Cuba aprueba más Mipymes, pero no todos pueden comprar en ellas

Havana
nubes dispersas
35.2 ° C
35.3 °
35.2 °
49 %
1kmh
40 %
Vie
34 °
Sáb
32 °
Dom
31 °
Lun
29 °
Mar
31 °

Una persona no familiarizada con la realidad cubana consideraría «un cambio significativo en el panorama económico» la aprobación de nuevas micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes),» en la isla, que ya alcanzan un total de 9.546 desde su legalización en septiembre de 2021. Este jueves, el Ministerio de Economía y Planificación (MEP) de Cuba aprobó otras 66 nuevas solicitudes, de las cuales 62 son privadas y cuatro estatales.

Señala la agencia española EFE, que esta diversificación de la economía sucede en sectores como servicios gastronómicos, construcción, mantenimiento de vehículos, y programación informática, entre otros, pero lo cierto es que esta no deja de ser una «ilusión paralela» a la realidad.

Estas mipymes, que incluyen tiendas de comestibles y otros negocios minoristas, surgieron en respuesta a una economía en crisis y la necesidad de fortalecer la producción local, pero en la práctica se han convertido, la inmensa mayoría, en puros revendedores de productos. Digamos que un actor económico más, sí, pero insertado en un eslabón de compra venta que, perjudica finalmente al consumidor.

A pesar de su proliferación y la variedad de productos que ofrecen, desde alimentos hasta artículos de higiene personal, los precios elevados hacen que no sean accesibles para todos los cubanos. La agencia AP, en un artículo escrito desde La Habana por su corresponsal Andrea Rodríguez, señala que, por ejemplo, productos como la leche en polvo, la mayonesa española y el pollo importado de EE. UU. tienen precios que superan con creces los ingresos promedio de profesionales como médicos y maestros.

Un kilogramo de leche en polvo ya ronda los 2000 CUP. Dos paquetes de ese alimento es casi íntegramente el salario promedio en la isla; mientras que un cartón de huevo supera ya los 3000 CUP.

La mayoría de los productos en estas tiendas «mipymeras» son importados directamente por los empresarios a través de agencias estatales de importación, que no deberían estar encareciendo la transacción, pero es la manera en la que tiene el Estado totalitario de controlar todo lo que entra – y sale – en la isla, quien además de operar como garante en la transacción comercial, asegura una tajada en la operación de compra-venta.

Han surgido, dice AP, tiendas más grandes y mejor surtidas, como una que ya es conocida como el «Costco cubano». A pesar de su configuración modesta, estas mipymes representan un lujo para muchos, siendo accesibles principalmente para familias que reciben remesas del extranjero, trabajadores del turismo, diplomáticos y otros grupos con ingresos superiores al promedio.

Este desarrollo «privado» ha sido un paso importante en Cuba, país en el que durante décadas el estado comunista no solo mantuvo el monopolio de la mayoría de las ventas minoristas, importaciones y exportaciones, sino que también persiguió, estigmatizó, castigó de toda iniciativa privada; y hasta se apropió de «los resultados», una vez que ya estas, al margen de la ley se habían consolidado.

La realidad es esta y única: aunque las mipymes han introducido una variedad de productos que antes escaseaban o eran inexistentes en la isla, su presencia también ha generado preocupaciones sobre la inflación y las crecientes desigualdades sociales.

Un desconocedor o «ilusionado» del sistema pensaría que son un avance significativo en la diversificación económica y la oferta de productos, pero la accesibilidad de los cubanos a estos negocios sigue siendo un desafío para una gran parte de la población cubana.

tal vez quieras leer: Activistas de la sociedad civil cubana exigen acción inmediata contra feminicidios en Cuba, en carta a Ministra de Igualdad de España

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+