Eros, Niña y Susi: ¿qué fue de estos perros rescatados en el incendio de supertanqueros de Matanzas?

Havana
muy nuboso
32.2 ° C
32.2 °
32.2 °
62 %
3.1kmh
75 %
Mié
31 °
Jue
31 °
Vie
31 °
Sáb
30 °
Dom
31 °

El portal oficialista matancero Girón, nos trae ahora la historia de Niña, Susi y Eros, tres perros que fueron rescatados en medio del incendio que hace exactamente un año, conmovió a todo el país: el incendio en la base de supertanqueros de Matanzas, Cuba.

¿Qué fue de la vida de estos tres canes? ¿Dónde se encuentran? ¿Quién o quiénes los acogieron? Esta es la hermosa historia de Niña, Susi y Eros, tres perros sobrevivientes a la tal vez mayor catástrofe que ha enfrentado la isla en los últimos diez años, y una de las más graves de su historia. Una catástrofe que al día de hoy, no tiene un(os) culpable(s) identificado, pero que dejó 17 personas muertas que nunca serán olvidadas por el pueblo de cubano.

Estos tres perros sobrevivientes, a un año del incendio, son un recordatorio de la solidaridad que se manifestó en aquel momento de tragedia.

Más allá de las barreras de especies, los habitantes de Matanzas demostraron un amor desmedido por los animales, brindando apoyo, cuidado y cariño a estos seres que necesitaban una segunda oportunidad. Las historias de Niña, Susi y Eros son un testimonio conmovedor de la resiliencia animal y del poder del amor en medio de la adversidad.

Sobrevivientes de un Incendio en la Base de Supertanqueros: Resiliencia y Solidaridad en Matanzas

En realidad fueron seis perros, una gata y un pichón de codorniz los animales que fueron rescatados del siniestro por valientes miembros del Cuerpo de Bomberos y la Cruz Roja Cubana, durante las operaciones en el incendio devastador en la Base de Supertanqueros, en la provincia de Matanzas.

Mientras los rescatistas buscaban frenéticamente salvar vidas humanas, estos animales aparecieron ante sus ojos, y también fueron rescatados.

La gatica, a la que se le puso el nombre de «Vida» no corrió con igual suerte.

“Ella llegó muy mal, solo se veían sus ojos. Tenía los bigotes quemados, sus extremidades totalmente cubiertas de combustible. La anestesié para retirar todo ese pelo y piel dañada, y sabía que sería muy difícil. La traje para mi casa, y sobrevivió una semana. Fue toda una guerrera, pero sus quemaduras eran muy graves”, comentó al diario la veterinaria Yusleydis Abreu.

Girón destaca que la Red de Bienestar Animal – un grupo independiente – fue quien «se activó en busca de veterinarios, para valorar el estado de las mascotas, y de hogares temporales o de tránsito donde pudieran recuperarse de las lesiones y esperar su ubicación final.»

Gracias a ellos, gracias más que todo a colaboradores y animalistas.

Señala Girón, un año después de la tragedia, que entre estos sobrevivientes, destacan las historias de Niña, Susi y Eros, tres perros que encontraron nuevos hogares llenos de amor y cuidado.

Estos animales, indica el diario, a pesar de las huellas que el trágico día dejó en ellos, han demostrado resiliencia y han sido testigos de la solidaridad y el humanismo que se manifestaron en la Ciudad de los Puentes en medio de la tragedia.

Eros, Susi y Niña: Tres perros distintos, un año después

Eros, encontró un hogar en las Alturas de Simpsom, donde comparte espacio con otras mascotas y ha demostrado una belleza que asombra a todos los que lo ven.

La historia de Eros es especialmente conmovedora, ya que fue hallado en condiciones alarmantes, amarrado y desnutrido. Su rescate fue un verdadero acto de compasión y dedicación por parte de los rescatistas, y hoy en día, Eros vive en un hogar lleno de amor y cuidados, donde se ha convertido en el centro de la familia.

Niña y Susi, por su parte, son las consentidas de su familia, disfrutando de dos casas y de la admiración de quienes las rodean. Son, dice Girón, «las consentidas de Eneida y Julio».

Las dos perritas rescatadas, son madre e hija.

“La decisión de adoptarlas fue de inmediato, enseguida que las vimos mi esposo y yo. Y cuando llamé para interesarme, el compañero que me atendió me advirtió que eran dos, y le dije: sí, las dos las quiero”, señala Eneida al diario.

Foto: Momento en que Niña y Susi fueron rescatadas. Foto: Vía Girón.

“Nosotros teníamos ya tres perros, pero eso no impidió que les creáramos un espacio”, indica por su parte Julio.

Así llegaron Niña y Susi a la vida de Eneida y Julio.

“Ellas para nosotros son muy importantes. Mi esposo siempre está pendiente de su agua y comida. (…) Cuando sienten el motor de mi esposo llegar se vuelven locas. Conocen el ruido desde lejos.«

Eros fue hallado el 10 de agosto.

Estuvo amarrado desde el inicio del incendio, sin agua y sin comida, y fueron sus ladridos lastimeros los que guiaron a los rescatistas hasta el área donde se encontraba.

«Verlo donde estaba y como estaba, superó todo mi sentir como rescatista”, escribió Michel Cervantes Gómez en su perfil de Facebook.

“No tenía nada a mano para liberarlo, juré que se iba conmigo y empecé a doblar el cable de acero hasta que se partió. Lo nombramos Eros, es un nombre con historia entre nosotros».

“En el momento del rescate le dieron comida y lo calmaron porque se encontraba muy estresado, desorientado pero no agresivo, sí necesitando mucho afecto y moviendo la cola cada vez que veía a sus héroes. Ya es el tercero que hoy rescata la Cruz Roja de Cuba. Ya coordinamos para el traslado y las debidas atenciones que necesitará”, decía otro de los muchísimos post referidos a su rescate.

El animal padecía una desnutrición severa en el momento del rescate, y debido a la inhalación de gases tóxicos, presentó en los días siguientes problemas respiratorios y gastrointestinales.

«(..) Cuando lo tuve frente a frente fue un amor a primera vista. Enseguida me enamoré del perrito, porque a pesar de estar muy desnutrido era pintoresco y muy cariñoso. Aunque tengo varios animalitos más, Eros se ha convertido en el centro de la casa”, señala Evián, su actual dueño.

Sin embargo, aunque a estos tres perros no les ha faltado el amor, aún tienen secuelas de lo vivido aquellos trágicos días.

“Ellas están estresadas todavía. Cuando sienten un trueno o ven una candela, se ponen muy nerviosas y ansiosas, corren de un lado para otro y buscan y se esconden”, dice Eneida sobre Susi y Niña.

“Eros no se puede tener mucho rato trancado en el pasillo, porque empieza a gemir como si tuviera miedo. Es cobarde”, asegura Blanca, una de las que a menudo pasa y lo consiente como si fuera suyo.

Los tres son consentidos y mimados; «(..) evidencia de la solidaridad y del humanismo».

Estas mascotas han encontrado la felicidad en su nueva vida.

tal vez quieras leer: Hallan 30 perros muertos y otros 90 en condiciones «horrendas» dentro de una vivienda

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+