La lección de Javi Pérez, el cubano que sobrevivió a un atropello en Miami y 26 cirugías

Havana
nubes dispersas
23.2 ° C
23.2 °
23.1 °
100 %
0.5kmh
40 %
Lun
29 °
Mar
31 °
Mié
30 °
Jue
31 °
Vie
28 °

Javi Pérez, un cubano exdirector de escuela que sobrevivió a un terrible accidente en el año 2016, ahora está haciendo campaña por un puesto en la junta escolar de Miami-Dade, dándonos una gran lección de vida, a pesar de todo.

Javi Pérez fue atropellado por un conductor ebrio hace siete años, mientras entrenaba al equipo de béisbol de ligas menores de su hijo. El incidente le provocó la pérdida de ambas piernas y requirió que se sometiera a 26 cirugías.

Pasó aproximadamente cinco meses en el hospital recuperándose de sus heridas, y allí donde tal vez otros se hubieran derrotado, él sacó una lección de inspiración para todos.

Entrevistado por el periodista Hatzel Vela dijo sobre el accidente:

«¿Es terrible? Absolutamente. Pero mis hijos van a tener un padre».

Y afirmó con confianza:

«No estoy muerto».

Un accidente grave, como el sufrido por este cubano residente en Miami puede tener un impacto significativo en la vida de cualquier persona, tanto física como psicológicamente. La pérdida de un miembro, como un brazo o una pierna, que en el caso de Javi Pérez fueron las dos, es una de las consecuencias más devastadoras que pueden surgir de un accidente, y el dolor físico es tan solo una de las primeras preocupaciones.

En entrevista concedida a la periodista Rosi Rosell, para Calle 8 News dijo que «lo primero que notó y que lo hizo adoptar un enfoque más optimista fue su gratitud. Poder ver a sus hijos y aún verlos crecer es en lo que se concentra hasta el día de hoy. ¿Asumir la mentalidad de “¿Cómo puedo mejorar”? Además, ponerse objetivos a corto plazo y hacer las cosas poco a poco es como ha superado los días más duros».

Si bien las técnicas modernas de amputación y el manejo del dolor han avanzado, el dolor postoperatorio y el «dolor del miembro fantasma» (sensación de dolor en el miembro amputado) son problemas comunes que requieren de rehabilitación y adaptación. Un proceso largo que implica aprender a vivir con una prótesis y adaptarse a una nueva forma de moverse, vivido en carne propia por Javi Pérez.

Esto puede ser emocionalmente agotador y físicamente desafiante. Una experiencia traumática que a menudo se acompaña de un período de duelo, donde las personas pueden pasar por diversas etapas emocionales, como negación, ira, negociación, depresión y aceptación, pues la pérdida de un miembro puede afectar gravemente la autoestima y la autoimagen de una persona.

La adaptación a una nueva apariencia física y las limitaciones funcionales pueden ser emocionalmente agotadoras, pero la terapia cognitivo-conductual y otras formas de asesoramiento psicológico como el apoyo de amigos, familiares y grupos de apoyo especializados puede ser invaluable en el proceso de recuperación.

Javi Pérez

Nacido en Cuba, Pérez se mudó a Estados Unidos cuando tenía apenas 7 años. Su madre trabajaba en la cafetería de una escuela y su padre era mecánico.

Ha trabajado durante tres décadas en el sistema educativo, desempeñándose como monitor de seguridad, maestro, entrenador, subdirector y director, y su campaña pretende aprovechar su resiliencia y amplia experiencia para servir a la junta escolar de Miami-Dade y, por extensión, a la comunidad.

No hay dudas que su historia de vida, que damos a conocer en este mes de la Herencia Hispana, sirve como testimonio de cómo superar las adversidades de la vida, por muy difíciles que se nos presenten.

tal vez quieras leer: Mes de la Herencia Hispana. Historias de migrantes cubanos en EEUU (parte I)

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+