Sitios más vulnerables para contraer la COVID

Havana
nubes dispersas
31.2 ° C
31.2 °
31.2 °
62 %
3.6kmh
40 %
Dom
30 °
Lun
30 °
Mar
28 °
Mié
30 °
Jue
27 °

No basta con estar vacunados, separados y usando mascarillas; si el lugar está mal ventilado, corremos riesgo de contraer COVID

Un nuevo estudio enfocado en detectar dónde es más probable que te contagies de COVID ha definido cuáles son, una por una, las ubicaciones de alto riesgo a la hora de poder contraer la enfermedad.

El estudio se enfocó no en las llamadas «conjeturas» – que si el cine, o el gimnasio – y fue a los casos concretos. El resultado, te lo expondremos más adelante.

La metodología analizada para la recopilación de información estuvo centrada en un aspecto básico: analizar los brotes y los eventos de superpropagación, a fin de conocer «los factores que dificultan y ayudan a la propagación del virus», con el objetivo de poder «diseñar un modelo matemático que tenga en cuenta muchos factores antes de dar un porcentaje de riesgo de infección.»

Señala el diario Miami Herald, que recoge las declaraciones ofrecidas por los autores del estudio que este «no es una estimación perfectamente precisa, pero ayuda a responder varias preguntas complejas».

¿Cuáles serían esa «serie» de preguntas complejas? Pues aquellas que todos nos hacemos a diario, entre las que se encuentran estas:

  • ¿Cuáles son las probabilidades de contraer COVID-19 después de una noche en el cine?
  • ¿Qué tal una tarde en el gimnasio?
  • ¿Andar sin máscara?
  • ¿O un trote temprano en la mañana en un parque del vecindario, junto a otros practicantes de ejercicios?
  • ¿En qué situaciones es más probable que me contagie de COVID-19?
  • ¿En cuáles es menos probable?
  • ¿Y qué tan probable es «probable»?

Hasta el momento lo que se conoce es que no es lo mismo encontrarse en un lugar abierto que en un lugar cerrado.

Se sabe también que las actividades fuera de casa, ya sean en un lugar abierto o en uno cerrado, nos exponen más al virus que si nos quedamos en casa. Estar fuera nos expone, en diferente grado de exposición al coronavirus, y este estudio lo hace es ofrecer «estimaciones claras» sobre dónde es más probable contraer la enfermedad.

Una precisión: este estudio está enfocado en EE.UU. Aquí no se habla de «guaguas» o «colas en las tiendas». Está claro que, aún cuando este estudio no lo indique, que mientras más estrecho es el lugar y más personas haya en ese reducido espacio, más alta es la probabilidad de contraer la enfermedad. Los elevadores donde caben apenas cuatro personas son el lugar más cerrado que podamos imaginar pero, debido a las pocas personas que caben en uno, el riesgo es menor.

Según los autores detrás del artículo, hay un 14% de posibilidades de infectarse en una sala de cine abarrotada con poca ventilación y una audiencia en su mayoría sin máscara. Eso, suponiendo que todos en la sala estén en silencio antes, durante y después de la película, sin estornudar o hablar, según los datos del estudio.

Sin embargo, esto es casi que imposible que suceda, y los expertos lo advierten.

«Si hay personas hablando en todo momento, potencialmente lanzando partículas virales al aire mientras lo hacen, las probabilidades de infección cuando se desenmascaran aumentan al 54%. Si la multitud está enmascarada, el riesgo de infección se reduce al 5,3% sin hablar y al 24% hablando,» detallan.

Pero, ¿es ese el lugar más propenso a infectarse? ¡Ni de cerca!

El estudio indica que «el ejercicio intenso en un lugar mal ventilado repleto de personas sin cubrebocas es una forma casi segura de contraer el COVID-19.»

Si eso sucede, y se hace aquí una referencia implícita a un gimnasio, la probabilidad de contraer la enfermedad es de un 99 %.

La diferencia pudiera estar en el uso de las mascarillas. Si aún dentro de un gimnasio lleno de personas, usas mascarilla todo el tiempo y el gimnasio se encuentra bien ventilado las probabilidades de infectarse se reducen a un 17 %. Si el gimnasio está mal ventilado y usas mascarilla todo el tiempo, hay un 67% de posibilidades.

De aquí se extrae una afirmación, y no precisamente que haya que dejar de ir al gimnasio y/o hacer ejercicios.

Debido al hecho de que la COVID-19 se propaga principalmente a través de partículas en el aire, el uso máscaras, la co correcta ventilación, la cantidad de personas en una habitación o edificio y el tiempo que pasan en ese espacio, son factores importantes en la ecuación.

Es por ello que, aún cuando estemos expuestos al aire libre, si estamos con mascarillas y las personas a nuestro alrededor están en silencio, las probabilidades de contraer COVID se reducen casi a cero.

Está claro que además del uso de mascarillas y estar vacunados, y de estar separados convenientemente del resto de las personas, entonces son otros los factores los que inciden.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades dicen “con una buena ventilación, la concentración de partículas de virus en el aire será menor y saldrán de tu casa más rápido que con una mala ventilación”,

Factores como la ventilación adecuada, que incluye ventanas abiertas, ventiladores de techo y filtros de aire, pueden ayudar a frenar la propagación de COVID-19.

El problema, sin embargo, dicen los investigadores, es que la mayoría de los lugares donde desarrollamos nuestra vida diaria – trabajo, escuelas, fundamentalmente – no están diseñados o equipados adecuadamente para manejar la pandemia.

Póngase por ejemplo un avión. A raíz de la propagación de la COVID, muchas aerolíneas incorporaron los filtros ultravioletas para aniquilar las bacterias, o el uso del llamado «filtro HEPA». ¿Qué es el filtro HEPA o HEPA filter, como se le denomina en inglés?

El filtro de aire HEPA (del inglés «High Efficiency Particle Arresting», o «recogedor de partículas de alta eficiencia») es un filtro que puede retirar la mayoría de las partículas y bacterias en el aire. Los filtros HEPA son un sistema de retención de partículas volátiles presentes en el aire, fabricados generalmente en fibra de vidrio y pueden remover hasta el 99.97% del polvo, polen, moho y cualquier partícula que circule en el aire.

“Necesitamos mejorar urgentemente la seguridad del aire que respiramos en una variedad de entornos” concluyeron los investigadores en su artículo.

“Los datos de los brotes de COVID-19 muestran consistentemente que una gran parte de los edificios en todo el mundo tienen tasas de ventilación muy bajas a pesar de los requisitos establecidos en los estándares de construcción nacionales”, argumentaron.

Tal vez quieras leer: COVID-19 en Florida: ¿Cómo vamos con Ómicron?

Déjanos tu opinión

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA → Desde $2.99 / LBENVIAR AQUÍ
+