Puenting en Cuba: Una Aventura de Adrenalina y Comunidad

Havana
algo de nubes
23.2 ° C
23.2 °
23.1 °
94 %
1.5kmh
20 %
Sáb
32 °
Dom
31 °
Lun
30 °
Mar
31 °
Mié
31 °

El puenting, un deporte extremo que permite a los aventureros experimentar la sensación de caer desde un puente sujetos por una cuerda, ha empezado a ganar terreno en Cuba. Aunque este deporte tuvo sus inicios en Francia, con orígenes milenarios relacionados con rituales de fertilidad, no fue sino hasta la década de 1970, gracias al escalador alemán Helmut Kiene, que se popularizó como una actividad deportiva. Inicialmente, la técnica requería saltar desde un puente usando la cuerda de otro, pero con el tiempo, esto ha evolucionado para que solo se necesite un puente.

En la isla de Cuba, el puenting es una novedad y ha causado revuelo, especialmente en el puente Canímar, señala el diario oficialista Girón.

El puenting, deporte que consiste en saltar desde una altura con una cuerda elástica atada al cuerpo, requiere no solo de equipo adecuado, sino también de valentía y una meticulosa revisión de la seguridad.

En Cuba, este deporte extremo ha ido ganando popularidad, atrayendo a entusiastas que buscan esa efímera pero intensa descarga de adrenalina y esa sensación de libertad durante la caída.

Aunque se ha practicado en lugares como el puente de Bacunayagua, es en el puente sobre el río Canímar donde se ha consolidado como el principal punto de encuentro para los aficionados a este deporte.

Yunior Expósito Eckelson, instructor de esta actividad, nos da una idea de lo que sucede en estos eventos. Los encargados de supervisar la actividad son miembros de la Sociedad Espeleológica de Cuba, con muchos de ellos siendo expertos en Rescate y Salvamento del Cuerpo de Bomberos. Estas personas están bien entrenadas y equipadas con herramientas modernas, garantizando la seguridad y profesionalidad de los saltos.

La elección del puente Canímar no es fortuita. Según las normas de seguridad, es preferible usar puentes con estructura de arco, y Canímar cumple con este criterio, además de tener una altura moderada de 39 metros, lo que lo hace ideal para el puenting.

Más allá de la adrenalina que genera el deporte, lo que verdaderamente destaca es la camaradería y unidad entre los participantes. Como señala Yunior, son como una gran familia, compartiendo no solo la pasión por el puenting, sino también intereses en espeleología y ciencia. La mayoría de los participantes son jóvenes, aunque también hay personas de mediana edad.

A pesar del entusiasmo y la creciente popularidad del deporte, hay obstáculos en Cuba para su expansión, principalmente debido a la falta de organizaciones reconocidas y la necesidad de financiamiento propio para equipamiento e insumos.

En resumen, el puenting es más que un simple deporte extremo en Cuba: es una comunidad de apasionados buscando una forma única y emocionante de recreación, al tiempo que fortalecen lazos y comparten experiencias enriquecedoras. Esta actividad, aunque nueva en la isla, promete más aventuras y descubrimientos en el futuro.

Esta no es la primera vez que se realiza este evento en Río Canímar.

En abril de este año, un cubano identificado como Orlando Félix Velázquez Sánchez, sorprendió a todos al realizar un salto técnica y estéticamente impresionante, pese a presentarse con muletas y mostrar signos evidentes de la edad y sobrepeso. Este audaz participante no solo desafió sus propias limitaciones físicas sino que también desafió las expectativas de los espectadores.

Orlando Félix no es un principiante en el mundo del riesgo y la aventura. Es miembro fundador de la Sociedad Espeleológica de Cuba y cuenta con una vasta experiencia no solo como saltador, sino también como socorrista. De hecho, el año anterior, se unió a los equipos de rescate que trabajaron en incidentes graves como el del Hotel Saratoga y un gran incendio en la base de supertanqueros de Matanzas. Su valentía y compromiso en estos eventos tuvieron un coste, ya que sufrió hospitalización por inhalación de gases tóxicos resultantes de uno de los incidentes.

La proeza de Orlando Félix es un testimonio de que las apariencias pueden engañar y que el espíritu aventurero no conoce de limitaciones físicas ni de edad. Es, sin duda, un inspirador recordatorio de que la pasión y la determinación pueden superar cualquier obstáculo.

tal vez quieras leer: Saltador con muletas se roba el show en evento cubano de puenting

1 COMENTARIO

  1. Como puedo contactar con alguna persona que me diga las informaciones del precio hora y demás ? Me gustaría tener para ir con unos amigos estamos interesados

Los comentarios están cerrados.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+