Emprendedores cubanos en EE.UU. o cómo pasarle gato por liebre al Tío Sam

Havana
algo de nubes
27.2 ° C
27.2 °
27 °
89 %
2.6kmh
20 %
Lun
32 °
Mar
31 °
Mié
31 °
Jue
31 °
Vie
28 °

Emprendores cubanos aprenden de negocios con apoyo estadounidense, pero entre críticas y recelos.

Una serie de emprendedores cubanos han estado recibiendo formación empresarial a través de un programa ofrecido por la Embajada de los Estados Unidos en Cuba.

Sobre el tema se venía hablando con fuerza, este 2023, desde enero, cuando la Embajada de Estados Unidos en Cuba comenzó a promover la participación de emprendedores cubanos en la Iniciativa de Jóvenes Líderes de las Américas 2024.

El anuncio fue hecho a través de sus redes sociales, con la embajada invitando a los cubanos a participar en esta convocatoria.

El programa tiene como objetivo empoderar a los emprendedores emergentes y crear redes duraderas de jóvenes empresarios y líderes empresariales y sociales en la región. Fue creado en 2015 por el Departamento de Estado de Estados Unidos y proporciona instrucción a jóvenes empresarios, además de promover modelos y prácticas de negocio en América Latina, el Caribe, Canadá y Estados Unidos.

El programa de intercambio anual beneficia a 280 jóvenes empresarios y emprendedores de 37 países, que son asignados a empresas y organizaciones de todo Estados Unidos. Los becarios de la Iniciativa de Jóvenes Líderes de las Américas (YLAI, por sus siglas en inglés) también tienen acceso a intercambios, pequeñas subvenciones, recursos y eventos, así como a oportunidades exclusivas ofrecidas por el Departamento de Estado de EE.UU. La red YLAI es una comunidad virtual de más de 50,000 miembros con mentalidad emprendedora de todo el continente americano​, según información contenida en el artículo de Marti Noticias​.

Esta iniciativa forma parte de los esfuerzos para fomentar el crecimiento del sector privado en la isla.

nota relacionada: Embajada de EE.UU. lanza becas para jóvenes emprendedores cubanos

Entre los beneficiarios de este programa se encuentran Redys Adalberto Cubax y Osvaldo Soto, quienes tienen una carpintería en La Habana, así como Adriana Heredia, que dirige Beyond Roots, una empresa que incluye una tienda de ropa, un salón de belleza especializado en cabello afro y varios otros proyectos culturales. Maria Carla Puga y Ana Maria Torres, propietarias de una joyería y taller llamado Ama, que también tiene una cafetería, también se han beneficiado de la formación empresarial, señala por su parte AP.

​Redys Alberto «emigró» desde el sector estatal, pues con anterioridad se desempeñó como Jefe de Mantenimiento en el Complejo Hotelero Isla del Sur, en Cayo Largo del Sur, y desempeñó algunos puestos de importancia dentro del lugar y sector, hasta que parece haberse desencantado de trabajar para el estado, y pasó a ser, de un obediente empleado a un crítico «privado» en las redes sociales.

Benjamin Ziff, el Chargé d’Affaires de la Embajada de los Estados Unidos en Cuba, declaró que el futuro de Cuba reside en su sector privado y que aquellos que lo ven como un mal necesario están completamente equivocados. Según él, el sector privado es cada vez más necesario para el bienestar de la gente, recoge la nota de AP​.

Sin embargo, el programa y la postura de la Embajada de los Estados Unidos ha recibido críticas.

El congresista republicano Carlos Antonio Giménez ha cuestionado la celebración de la Embajada de un «importante crecimiento» del «sector privado» en la isla.

Giménez sostiene que esta es una farsa impulsada por la «dictadura castrocomunista», y que el tuit de la Embajada confirma que la administración de Biden está negociando con el régimen de La Habana.

Según el congresista, la administración de Biden ha mostrado complicidad con el régimen de Miguel Díaz-Canel y ha hecho concesiones y gestos hacia La Habana que solo han beneficiado a la cúpula en el poder​​.

Lo cierto es que, bajo la fachada de emprendedores hay nombres que causan escozor, y el de Redys Alberto no es ni por asomo «de peligro».

Entre los emprendedores verdaderamente peligrosos está Yoandy Riverón.

Pero, ¿quién es Yoandy Riverón?

Según varias denuncias, Yoandy Riverón estaría disfrazándose bajo el manto de emprendedor, pero es – lo fue y es lógico que lo siga siendo – un colaborante de la Seguridad del Estado. Y más aún.

«Yoandy Riveron no es un emprendedor; es un colaborante activo de la Seguridad del Estado»

Yoandy Riveron, mejor conocido por su alias «Cristian», es un exoficial y reconocido represor de la Seguridad del Estado en Cuba. Recientemente, se unió a la creciente oleada de micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYMES) en la isla, pero su pasado polémico y su supuesta continuidad con prácticas autoritarias arrojan dudas sobre la autenticidad de su iniciativa empresarial.

Riveron es propietario de una MIPYME llamada Merca-Max, que supuestamente se dedica a la comercialización de productos agrícolas. Sin embargo, su historial de acoso, hostigamiento y expulsión de estudiantes y profesores universitarios, incluyendo a Karla Pérez González (2017), Dalila Rodríguez (2016-2017) y Javier Larrea (2018-2020), plantea serias preguntas sobre sus verdaderas intenciones y el rostro del sector «privado» en Cuba​​.

La periodista Karla Pérez, exiliada en Costa Rica y víctima de la represión de Riverón, comentó la denuncia, declarando: «Un tipo entrenado para manipular, reprimir y violentar a activistas. Espero que pague por el daño que ha hecho en los tribunales de justicia que tendremos en una Cuba libre». Javier Larrea, otra de las víctimas de Riverón, relató cómo este lo acosó y persiguió durante muchos años en la UCLV, resultando en sanciones diversas, incluida la separación de la educación superior por tres años​​.

El periodista y académico José Raúl Gallego ha seguido de cerca a Riveron, denunciando la influencia y el poder que los supuestos empresarios como él pueden tener en la economía de la isla. Según Gallego, es crucial destacar y revelar estos eventos, ya que las empresas de represores de la Seguridad del Estado podrían beneficiarse de las medidas implementadas para el sector «privado» cubano, mientras que los verdaderos emprendedores continúan trabajando sin acceso a recursos elementales y temen ser juzgados si deciden levantar la voz​.

Gallego destacó que esta denuncia es un llamado de atención que señala a este conocido represor en Santa Clara y a todos los que aparentan retirarse de su labor con la dictadura. Según Gallego, forman parte de la «clase privada emergente» que muestra supuestos cambios que no existen​​.

Además de su actividad en la MIPYME, Riveron también se desempeñaba como un funcionario «Ideológico» del Minint, y se encarga de vigilar y controlar a los opositores en los municipios de Camajuaní, Santa Clara, Caibarién y Remedios. A pesar de que aparentemente se ha convertido en empresario, su pasado como representante de la policía política sugiere que su transformación puede ser más una fachada que una verdadera transición hacia el emprendimiento​​.

Su caso es el típico caso de cómo un represor cubano se puede «reinventar» como emprendedor mientras persisten acusaciones de hostigamiento

Incluso, hasta una fuente familiar prestó declaraciones sobre este «emprendedor» en el año 2020, afirmando que Riverón se dedicaba a investigar las vidas de las personas para manipularlas y chantajearlas, lo que ha generado numerosas fricciones familiares​​.

Esta fuente familiar cercana a la ex esposa de Riverón, afirmaba que este utilizaba su conocimiento de los disidentes y opositores en Villa Clara para extorsionar a los vendedores ambulantes y a cualquier otra persona que sorprendiera vendiendo algo ilegalmente​​.

La fuente reveló que Riverón se aparecía repetidamente en la casa de su ex esposa, con la que ya no tiene vínculo alguno, con mucha leche en polvo en la mano, lo que ha generó entre ellos preguntas sobre cómo obtenía estos productos​​.

En el 2020, Riverón trabajaba en una cooperativa de artesanos que producía zapatos, llamada Jonas, pero hasta hacía muy poco tiempo, se prestaba para vigilar opositores, llegando hasta acostarse un día, en horas de la noche, en una cuneta, donde fue sorprendido por su ex suegro, mientras vigilaba a dos ancianos opositores del municipio de Camajuaní.

La discusión sobre el tema de las MYPIMES (Micro, Pequeñas y Medianas Empresas) y el papel que el gobierno de Estados Unidos está jugando al alentar a los emprendedores cubanos

Por todo lo anteriormente expuesto, no hay dudas de que personas que han estado investigando el trabajo de las MYPIMES, han señalado que hay problemas con personas que están tratando de «pasar gato por liebre» al gobierno de los Estados Unidos; lo que podría implicar que hay personas que están tratando de engañar o aprovecharse de la situación de alguna manera, y que incluso hasta eventualmente pudieran infiltrarse en los EE.UU.

Es obvio que tal vez el gobierno de los EE. UU. entienda que ayudando a los cubanos a convertirse en emprendedores solucionaría en gran medida el problema migratorio, y hasta la propia embajada de EE. UU. en La Habana está aconsejando a la gente que no emigre, sino que invierta en su país y cree negocios.

Aunque hay negocios legítimos que se están estableciendo, como los zapateros, también hay personas dentro de la etiqueta de «emprendedores cubanos», con conexiones que están violando las sanciones bajo la apariencia de ser parte del «sector privado», y es lícito cuestionarse si se está comprobando adecuadamente quién recibe esta ayuda.

Incluso, pudiera pensarse que en un futuro cercano, dentro de esta administración, los EE. UU. destinen una cantidad de dinero cada año para los emprendedores, para que no emigren.

No obstante, conviene ser escéptico sobre esta idea, pues la lógica «migratoria» cubana indica que, en Cuba, tan pronto como las personas ganan dinero, salen del país.

Muchos vendrán a los Estados Unidos con ese dinero, en lugar de quedarse en Cuba a invertir, como les sugiere la Embajada de los EE.UU., así que una ayuda futura monetaria a estos emprendedores hasta pudiera convertirse en una especie de cuenta de ahorro para que estos emprendedores, comiencen a reunir fondos para su viaje definitivo al capitalismo. A fin de cuentas son emprendedores y dueños de negocios, ¿no?

Aquí, en esto, radica la esencia de la crítica a las políticas del gobierno de EE. UU. hacia Cuba y la sugerencia de que estas políticas no están logrando los resultados deseados y podrían estar siendo explotadas por individuos sin escrúpulos. Muchos de ellos vinculados al régimen, por lo que no es desacertado opinar que indirectamente, el gobierno de los EE.UU. pudiera estar ayudando al régimen a través de los llamados «emprendedores» cubanos.

tal vez quieras leer: «Hemos esperado años», aseguran emprendedores cubanos

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+