Culpas en Cuba a debate: Derrumbe en La Habana y migración por Centroamérica

Havana
algo de nubes
22.2 ° C
22.2 °
22 °
100 %
0.5kmh
20 %
Mié
31 °
Jue
32 °
Vie
32 °
Sáb
32 °
Dom
31 °

La relación entre el gobierno cubano y su pueblo ha sido históricamente compleja. Recientes sucesos en Cuba han exacerbado estas tensiones, evidenciando dos perspectivas contrastantes sobre la realidad en la isla.

No hay dudas que la realidad cubana es multifacética y compleja. Mientras el gobierno atribuye muchos de los problemas a factores externos, como «el bloqueo de EE.UU.», gran parte de la población señala deficiencias internas y decisiones gubernamentales como las verdaderas causas de sus desafíos. La brecha entre estas dos perspectivas continúa creciendo, y solo el tiempo dirá si se puede encontrar un terreno común para el bienestar de todos los cubanos.

Por un lado, el gobierno cubano, liderado por Díaz-Canel, atribuye muchos de los problemas actuales en la isla al «bloqueo impuesto por EE.UU.,» aunque elude hablar del mal llamado «ordenamiento monetario», una política implementada por el gobierno, que ha llevado a una inflación en el ámbito social que según expertos supera el 400%. Esta situación ha exacerbado las dificultades económicas de la población, generando aún más descontento entre la gente.

La migración masiva de cubanos también es un tema de debate. Mientras el gobierno cubano culpa a EE.UU. del éxodo masivo, los cubanos culpan al gobierno de la estampida.

Este martes, el ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba (MINREX) emitió una declaración a raíz del fatídico accidente ocurrido en Chiapas, en la que achacó a Estados Unidos la responsabilidad por “la emigración irregular y desordenada de cubanos”; un trágico incidente ocurrido el pasado domingo en las carreteras mexicanas que ha dejado hasta ahora un saldo de 10 migrantes cubanas fallecidas y otras 17 personas heridas.

En la declaración llama la atención que la cancillería cubana no dirigió ni una sola palabra hacia las víctimas – muertos y heridos – ni hacia sus familiares. Más bien se limitó a decir que “Cuba ha alertado sobre la responsabilidad del gobierno de los Estados Unidos con la emigración irregular y desordenada de cubanos que llegan o se proponen llegar a sus fronteras”, y aludiendo una vez más a que el “bloqueo económico, reforzado en años recientes (…) provoca limitaciones extraordinarias a la economía cubana y al nivel de vida de la población, lo que estimula el potencial migratorio”.

En la declaración, donde la autocrítica hace gala de su ausencia, el gobierno de la isla, que antes se desgañitaba culpando a la política de Pies Secos Pies mojados como responsable del mal migratorio y de las sucesivas crisis migratorias cubanas, apela ahora a «otro culpable» (además del «bloqueo»: la Ley de Ajuste Cubano.

La llama «vía expedita para la obtención de la residencia, sin importar las formas y medios que utilizan, incluso si llegan de manera ilegal a su territorio”; “privilegio del migrante cubano”, que “no afecta solo a Cuba, al emigrante cubano y a los propios Estados Unidos, sino que tiene consecuencias para varios países de tránsito en la región, que se suman a los propios problemas que enfrentan esos países con la emigración irregular”, para cerrar con un párrafo de lujo donde señala una vez más que “Cuba ratifica su compromiso con una emigración regular, ordenada y segura”, tal vez haciendo alusión al acuerdo logrado con Nicaragua para que esta, aún a estas alturas, sostenga la política de libre visado para los cubanos.

“Nuestro gobierno se interesa y preocupa por el bienestar y la seguridad de sus migrantes, para lo cual proporciona la debida asistencia consular y las garantías para un retorno voluntario y seguro”, afirmó rotundo el MINREX, que sin dudas debe haber pensado en cuánto kilómetros de selvas y ríos le ha ahorrado a los cubanos, su decisión de no exigirle VISAS y ponerle en la boca, hasta 9 vuelos diarios desde Cuba a Managua, capital de Nicaragua.

Cifras recientes indican que más de 400 mil personas han cruzado el Darién en 2023, evidenciando una crisis migratoria sin precedentes. Y aunque no todos son cubanos, los nacidos en la isla están entre los cinco grupos de nacionales que más han cruzado por el Darién este año. Son los segundos en Honduras, y entre los tres primeros que más solicitan Asilo en México.

Las cifras del Servicio Nacional de Migración de Panamá, divulgadas por la agencia EFE, indican a las clras que este número, supera ampliamente los 248 mil reportados en 2022 y los 133 mil de 2021.

Hasta este miércoles 27 de septiembre del 2023, eran 399.606 migrantes los que habían cruzado la histórica región del Darién en su tránsito hacia los Estados Unidos; en la que más de 252 mil son venezolanos; 47 724 son ecuatorianos y 13 404 colombianos. También se han contabilizado 39.200 antillanos, mayormente provenientes de Haití, 27 878 asiáticos y 7 389 africanos.

En la región de Tapachulas, en Chiapas, por ejemplo, ya vox populis la llaman «Cubachula», por la cantidad de migrantes cubanos que hay allí. Cuando se les entrevista, la inmensa mayoría culpa al gobierno cubano del haber tenido que emigrar de la isla, y señalan entre los motivos, la falta de derechos civiles y democráticos; el régimen de terror impuesto después del 11 de julio del 2021, la implementación de un código penal a espaldas de la votación popular donde, por una publicación en Facebook que cuestione la gestión gubernamental o de las fuerzas del orden, se pueden enfrentar años de cárcel.

Mientras, el gobierno culpa a EE.UU. de la emigración irregular y desordenada de cubanos, sugiriendo que «el bloqueo» ha contribuido a crisis económicas, este mismo comodín le sirve para culparlo de todas las tragedias. Incluso de los derrumbes.

Mientras, este miércoles el Ministerio del Interior publicaba una nota informativa sobre el derrumbe ocurrido en La Habana Vieja, en el que perdieron la vida al menos dos rescatistas, donde dijo que estos cayeron «en cumplimiento del deber» y que se adoptaron «las medidas de seguridad para evitar afectaciones de las personas y edificios colindantes”.

La nota destacaba también la presencia en el lugar “desde los primeros minutos de la ocurrencia del lamentable suceso (de) dirigentes del Partido Comunista de Cuba, del Gobierno, jefes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y del Ministerio del Interior, así como miembros del sistema integral de urgencias, grupos de operaciones y socorro de la Cruz Roja, empresas constructoras, eléctrica, del gas y servicios necrológicos”, una manera muy sutil de resaltar la labor de funcionarios que, a no dudarlo, durante meses, quizás años, se hicieron los sordos y ciegos ante un desastre que a todas luces ocurriría de un momento a otro.

Miguel Díaz-Canel, por su parte, expresó su preocupación y prometió apoyo tras el derrumbe de un edificio esta madrugada en La Habana.

«Pendientes del derrumbe de esta madrugada en La Habana. Fuerzas de Rescate trabajan sin descanso para encontrar a las personas atrapadas. Lamentamos mucho el fallecimiento de una rescatista en el lugar. Enviamos condolencias a sus familiares. Toda la ayuda a los afectados», aseguró el mandatario en su mensaje publicado en X (Twitter).

Este trágico incidente se suma a otros derrumbes recientes en La Habana que han cobrado la vida de al menos otras dos personas en las últimas dos semanas. Un mal que se viene manifestando durante años, mientras que al lado de esos mismos edificios a punto de derrumbes se construyen hoteles para unos turistas inexistentes.

«Se derrumba Cuba en general. Su modelo político y económico mantiene a la gente en la miseria mientras los grupos de poder viven como reyes», «Pero bueno, ustedes siguen construyendo hoteles con inversión extranjera, engrosando sus bolsillos a costa del sacrificio q tanto piden a la gente», «Envíen materiales de construcción a los edificios, escuelas y viviendas que están todo el tiempo colapsando», le contestaron a Díaz-Canel un grupo de internautas en su publicación.

«¿Les vas a reparar la casa a todos los demás que viven en viviendas sin seguridad alguna o prepararás otro discurso, espero sea en español, para cuando se caigan sus casas?», cuestionó otra persona.

Es evidente que muchos cubanos tienen una perspectiva diferente de la culpa – las culpas – ante la reciente tragedia del derrumbe en La Habana, que resultó en la muerte de varias personas, incluyendo dos rescatistas.

Este derrumbe ha generado críticas hacia Díaz-Canel y el gobierno; a quienes se le acusa en modo general, de negligencia y falta de preparación, y familiares de las víctimas – al igual que sucedió en el incendio de la base de supertanqueros de Matanzas, expresan su dolor y frustración, cuestionando la gestión gubernamental ante los casos de desastre.

«Tienes parte de culpa y por eso te pusieron a dedo en el puesto. Aguanta lo que venga», expresó por su parte otro internauta al presidente designado Miguel Díaz-Canel, tras leer sus condolencias por la muerte de dos rescatistas en un derrumbe en La Habana Vieja.

«Muy doloroso confirmar el fallecimiento de dos jóvenes rescatistas mientras asistían a los afectados en el derrumbe de un edificio de La Habana Vieja: Yoandra y Luis Alejandro. Su heroísmo, probado en múltiples ocasiones, merece nuestro más sentido homenaje», dijo Díaz-Canel en la red social X, una especie de «pie forzado» – o comentario forzado – que dio pie a otras tantas críticas.

«Todo eso se pudo haber evitado si le dieran mantenimiento a los edificios que están en estado deplorables. Así pasó con el hotel el año pasado, con la planta de Matanzas y siempre es lo mismo. ¿De qué valen ahora unas palabras de condolencias? ¿Un homenaje? Eso no resuelve nada», le comentó otro internauta.

«Quizás si todo el dinero gastado en tus 24 viajes por el mundo en solo 12 meses se hubiera empleado en reparar esos ruinosos edificios, no tuviéramos que lamentar hoy estas muertes», le dijo otro.

«Ambos murieron por su irresponsabilidad, por destinar los recursos de los cubanos a enriquecerse en lugar de realizar acciones de conservación de nuestro entorno. Ustedes son los únicos responsables. Eso no es un accidente, es el fruto de su desidia y actuar mafioso», comentó un tercero.

«Apúntate esos dos también, algún día pagarás por tantas muertes y destrucción»; «mientras construyes hoteles que no se van a utilizar, La Habana se cae a pedazos. Las prioridades del castrismo están muy claras» y «Cuba cae a pedazos y es gracias a ustedes. Qué van a honrar cuando ustedes son una deshonra», esgrimió un cuarto.

Un familiar del combatiente Luis Alejandro Llerena Martínez, de 23 años de edad, residente en la Habana del Este y se desempeñaba como profesional rescatista desde 2022, uno de los dos rescatistas fallecidos, expresó su malestar con la muerte del joven de apenas 23 años.

«La verdad no sé cómo encabezar esta publicación. (…) Sé que no es momento para desviar estos temas pero hasta cuándo vamos a dejar que la dictadura cubana siga siendo el causante de las principales desgracias que sufre el pueblo de Cuba. Esto sucedió por negligencia, en ningún país del mundo se accede a ninguna edificación que sus condiciones pongan en riesgo de manera considerable la vida de los rescatistas», dijo Yordan Mendoza Cubillas.

«Primero se analiza la situación y las condiciones del lugar donde harán la labor de rescate y ningún capitán de bomberos permite que sus subordinados se arriesguen bajo esas condiciones. Eso se llama negligencia, mal trabajo, falta de recursos y una dictadura que no sirve para más nada que no sea hundir a su pueblo cada día más. Esos cabrones si tienen dinero para hacer hoteles y no para construir viviendas y evitar estas tragedias. Ya estoy más que cansado de todo eso, Cuba cada día se hunde más en la mierda de su propio gobierno. ¿Hasta cuándo lo vamos a aguantar? Hoy fue un familiar mío pero mañana puede ser el de cualquier persona», añadió.

«Así es. Por qué juegan con el dolor de una familia. Se perdió una gran persona que solo empezaba a vivir. Por qué son tan negligentes y hacen que esto llegue a mayores. Hoy fue él, mañana puede ser cualquiera de su familia», dijo por su parte una cubana identificada como Elegguasita Famada.

En respuesta a las críticas, Díaz-Canel ha prometido ayuda a las víctimas del derrumbe en La Habana. Sin embargo, queda por ver si estas promesas se traducirán en acciones concretas que mejoren la vida de los cubanos.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+