Biden y Lula conversaron, a pesar de «Cuba» y la guerra en Ucrania

Havana
nubes
25.9 ° C
25.9 °
25.9 °
94 %
4.2kmh
98 %
Jue
32 °
Vie
32 °
Sáb
32 °
Dom
31 °
Lun
31 °

Joe Biden parece haberle dado en la vena del gusto a su homólogo brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, viejo sindicalista brasileiro, al hablarle de trabajadores y derechos laborales. El mandatario norteamericano es un fiel defensor de los sindicatos desde hace mucho tiempo y eso parece haberle agradado al presidente de Brasil, a pesar de las notorias diferencias de enfoque en dos temas que han ocupado la ONU por estas horas: el embargo a Cuba y la guerra en Ucrania.

El embargo de EE.UU. a Cuba piedra angular de los reclamos ante Biden

Si bien el discurso del presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva y el del presidente estadounidense Joe Biden en la ceremonia de apertura de la 78ª Asamblea General de las Naciones Unidas se parecieron en muchas cosas – hambre en el mundo, desigualdad social, fenómenos ambientales extremos como el cambio climático – los dos presidentes, electos por voto popular, abordaron términos bastante diferentes sobre el embargo a Cuba.

Por un lado Lula dijo que “Brasil seguirá rechazando medidas tomadas sin el apoyo de la Carta de la ONU, como el embargo económico y financiero impuesto a Cuba y el intento de clasificar a este país como Estado patrocinador del terrorismo”, mientras que Biden optó por no mencionar a Cuba.

La mención de Lula al embargo, muy probablemente la hizo para dejar el estrado caliente (al final de su discurso), poco antes de que el presidente estadounidense subiera a pronunciar su discurso. Lula dijo que Estados Unidos mantiene a Cuba bajo un embargo comercial y económico desde hace seis décadas; que la cataloga como patrocinadora del terrorismo, y que esto afecta comercialmente a La Habana.

Biden, sin embargo, no se dejó provocar y no reparó en las palabras finales de Lula. El mandatario norteño continuó con su guión, y habló, sin embargo, de la grave crisis que enfrenta Haití, que está provocando que gran parte de su población intente huir para evitar una violencia rampante. Una situación no muy diferente de la que enfrenta Cuba, con el gobierno que la dirige, pero «la solución» que ofreció Biden fue distinta. Mientras optó por hacer silencio sobre Cuba, abogó por enviar una misión de paz a Haití y exigió una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU.

“Fue una bofetada a Estados Unidos, el único tema que me sorprendió en el discurso de Lula”, dijo a Brasil de Fato .

Según Paulo Velasco, profesor de Política Internacional de la Universidad Estatal de Río de Janeiro (UERJ), esa parte referente al embargo por parte de Lula en su discurso ante la Asamblea de la ONU fue una especie de «bofetada», aunque auguró que no se lo diría cara a cara en la reunión que tuvieron después.

Sin embargo, también el presidente de Argentina habló en la Asamblea General de la ONU sobre el embargo de Estados Unidos a Cuba.

Fernández afirmó que la perpetuación del embargo de Estados Unidos contra Cuba es “inaceptable” y llamó a “sacar a Cuba de la lista de países supuestamente patrocinadores del terrorismo internacional”.

Y sí, Lula fue fuerte, pero puertas adentro no.

El embargo y la guerra en Ucrania: eje de la «discusión» entre Biden y Lula

En esas dos materias, las diferencias entre Lula y Biden son notorias, pero nada que impidiese el diálogo.

Sin embargo, de la conversación trascendió que ambos acordaron «evitar discutir abiertamente desacuerdos como la política de Estados Unidos hacia Cuba y la guerra de Rusia en Ucrania». Brasil ha dicho que está dispuesto a unirse a un grupo de naciones elegidas por Ucrania y Rusia para promover la posibilidad de la paz, y el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Mauro Vieira, dijo que así se lo transmitió Lula a Zelensky.

«No hay ningún desacuerdo entre los dos jefes de Estado», dijo Vieira, con relación a la reunión entre Zelensky y Lula, aunque uno pudiera asumir que tampoco la hay entre Lula y Biden, a pesar de la posición de Brasil, que es diferente a la de Biden.

Los líderes de las dos democracias más grandes del hemisferio occidental se reunieron en Nueva York, a pesar de que sus discursos en la Asamblea General de la ONU fueron por caminos distintos.

Lula, en su discurso ante la Asamblea de la ONU, criticó el embargo y las sanciones de Estados Unidos contra Cuba, acusó a Estados Unidos de alimentar el conflicto en Ucrania al brindar ayuda militar y desestimó las acusaciones de autoritarismo de Venezuela.

Biden, que no las tenía muy buenas con Jair Bolsonaro, admirador secreto de Donald Trump, parece haber escogido de los dos males, «el mejor». Defendió su posición sobre la guerra en Ucrania y habló sobre pasos que se deben tomar para ayudar a la democracia en Venezuela.

Y si la Casa Blanca emitió un comunicado haciendo hincapié en que Biden planteó en privado algunos de sus desacuerdos políticos con Lula, el mandatario brasileño fue más «agradecido» con relación a lo conversado.

“Esta reunión aquí, para mí, es más que una reunión bilateral; es el renacimiento de una nueva era en la relación entre Estados Unidos y Brasil. Es una relación de iguales”, dijo Lula con relación a su encuentro con Biden.

Ambos encontraron otro punto en común con la democracia, luego de haber vivido experiencias similares. Por un lado, Biden recordó el 6 de enero de 2021. Por el otro, Lula recordó cuando los partidarios de Bolsonaro irrumpieron en el Congreso, la Corte Suprema y el palacio presidencial en Brasilia, en un intento por derrocarlo del poder.

Hablaron además, sobre la deforestación del Amazonas, y como ésta se disparó a un máximo de 15 años bajo el gobierno de Bolsonaro.

tal vez quieras leer: Cubanos (y el mundo) se burlan de Díaz-Canel por pedir en la ONU un reordenamiento

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+