La Generación de las Despedidas enfrenta críticas en su conquista del «sueño americano»

Havana
algo de nubes
22.2 ° C
22.2 °
22 °
100 %
0.5kmh
20 %
Mié
31 °
Jue
32 °
Vie
32 °
Sáb
32 °
Dom
31 °

Mientras algunos jóvenes encuentran nuevos comienzos, otros enfrentan la incertidumbre, pero todos comparten un deseo común de prosperidad y reunificación con sus seres queridos.

Este éxodo, marcado por la separación y la lucha, define a la «Generación de las Despedidas» de Cuba.

En medio de una crisis política y económica agravada por la pandemia, el embargo y las políticas gubernamentales, miles de jóvenes cubanos han optado por el exilio, marcando un éxodo sin precedentes y convirtiéndose en eso que la fotógrafa documentalista Natalia Favre, a través de un proyecto apoyado por el Fondo Howard G. Buffett para mujeres periodistas de la International Women’s Media Foundation, llama «La Generación de las Despedidas».

Señala Favre que más de 200,000 cubanos han huido a los EE. UU. en el último año, superando las olas migratorias de décadas anteriores; y añade que la situación ha generado un impacto profundo en la juventud cubana, quienes enfrentan peligrosas travesías y la ardua tarea de comenzar de nuevo, en los que se van; mientras que aquellos que se quedan observan la decadencia de su país y la partida masiva de seres queridos.

El reportaje sobre «La Generación de las Despedidas» se centra a través de las historias de amor y separación protagonizadas por tres parejas jóvenes; una aún en Cuba y las otras recién llegadas a los EE. UU. Gabriel y Yossell crecieron juntos en La Habana, pero ahora Yossell vive en Tampa, lidiando con la soledad y el estrés de la migración, mientras Gabriel sigue en Cuba, sintiendo la ausencia de su amigo.

Por su parte, Lauren y Jan, una pareja separada por la migración, mantienen su relación a través de llamadas diarias, esperando reunirse pronto. Finalmente, las hermanas Laura y Maidel están separadas por la distancia, con Maidel en Las Vegas después de escapar de una relación abusiva y Laura aún en Cuba, anhelando una vida mejor.

El reportaje patentiza la complejidad del exilio cubano actual, un entramado de pérdida, esperanza, y la búsqueda constante de libertad y oportunidades.

La gran diferencia entre esta Generación de las Despedidas y aquellas otras Generaciones de Despedidas sucesivas en la historia de Cuba post 59, es que mientras que las primeras encontraron el apoyo mayoritario de los que llegaron antes – a excepción, quizás, de los llamados Marielitos que enfrentaron cierto rechazo por el exilio ya asentado en los EE.UU. debido a las historias de naturaleza violenta que traían cientos sobre sus espaldas, pues recordemos que Fidel Castro vació las cárceles cubanas durante el Mariel – la generación actual no solo ha encontrado rechazo, sino que hasta les han puesto un apodo: la generación del pan con bistec.

Quienes le ponen el mote plantean que estos «nuevos», en lugar de venir buscando prosperidad y trabajo, vienen «con hambre». Lejos de marcar una ruptura total con la isla, como hicieron sus antecesores, estos «nuevos» cuentan los días para obtener su residencia y regresar a la isla.

Incluso, los que han llegado han sido «separados». Aquellos que les dieron I-220B (orden de deportación expedita) son los que con menor suerte han navegado entre el apoyo de los que del lado de acá se encuentran. Incluso los de la I-220A – que no conllevan orden de deportación – ya tienen su «apodo». Les llaman «los I-220A», un calificativo que para muchos de ellos es despectivo, por cuanto se consideran, no todos, «pan con bistec».

Nada pudiera ser más triste que intentar establecer una nueva vida y encontrarte con un rechazo en el lugar donde piensas asentarte; y si el rechazo viene de tu «propia gente», el dolor puede marcarte más aún.

Sin embargo, hay quienes piensan que «se lo merecen», y abiertamenre los consideran como una generación sin educación, que le gusta la vía fácil a la hora de conseguir «el sueño americano», y como tal se expresan.

Uno de esos que no las tiene todas muy buenas con los recién llegados es un joven que se ha hecho viral recientemente, gracias a un video divulgado por el periodista de Univisión Javier Díaz.

En el video, el cubano, residente en Miami, expresó críticas severas hacia los recientes inmigrantes cubanos, describiéndolos como mal educados y acusándolos de falta de respeto hacia el país que les brinda nuevas oportunidades. Según él, muchos de los recién llegados critican constantemente a Estados Unidos, esperan beneficios sin estar dispuestos a trabajar y muestran desdén por las luchas del exilio cubano en Miami.

Carlos Faroy, quien emigró a los EE. UU. a los 17 años y ahora tiene 32, expresó vergüenza por el comportamiento de algunos compatriotas recién llegados. Criticó su renuencia a discutir temas políticos, a pesar de que la situación política en Cuba es a menudo la razón subyacente de su emigración. Faroy sugiere que aquellos que abusan de su estatus migratorio deben ser devueltos a Cuba y aboga por la reimposición de restricciones de viaje.

En su discurso señaló que no son todos, pero sí un número significativo de los nuevos inmigrantes busca el éxito por medios deshonestos en lugar de trabajar duro. Una percepción que se ve reforzada por informes de los medios de difusión en momentos de cobertura de actividades criminales, incluidos robos y asaltos, donde hacen énfasis en los casos que son de «recién llegados». Incluso hasta lo preguntan o intentan averiguar: «¿cuándo llegó?», lo cual contribuye al sesgo, la marginación y el etiquetamiento.

Afortunadamente Faroy reconoce que solo un pequeño sector está manchando la reputación de aquellos que están genuinamente motivados para mejorar sus vidas.

Y es que dentro de esos pocos que a menudo salen en la televisión «robando y tarjeteando», están los otros; aquellos que de verdad vinieron a este país a prosperar, no obstante las duras pruebas que les ponga en un inicio la mal llamada «gringolandia».

Entre ellos, está otro cubano que se hizo viral la semana pasada, al mostrarse viviendo entre una camioneta – donde duerme – y una especie de Warehouse donde ha montado una minifábrica para hacer tostones.

También está la historia de Yoandry Rifas, un inmigrante también «nuevo» en este país, que vive en un contenedor en Miami-Dade, y que mostró a través de un video de Tiktok que se hizo viral, una perspectiva diferente del «recién llegado». En ese video, el joven, mostró las condiciones en que vive, para nada idóneas, pero expresó gratitud por las oportunidades que ha encontrado en EE. UU., enfatizando la importancia de apreciar lo que se tiene, independientemente de las circunstancias.

@yoandry.rifas

♬ sonido original – Yoandry rifas

Su actitud resalta la diversidad de experiencias y actitudes entre los inmigrantes cubanos recientes. Esos que llaman «La Generación de las Despedidas».

te recomendamos leer: ¿Por qué los actores cubanos se marchan a España?

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+