Hanny, la talentosa artista que hace “funkos” para los famosos de Cuba

Havana
algo de nubes
25.2 ° C
25.3 °
25.2 °
100 %
2.1kmh
20 %
Mar
31 °
Mié
30 °
Jue
32 °
Vie
31 °
Sáb
30 °

Desde la nominada al Óscar, Ana de Armas, hasta Luis Alberto García, Héctor Medina, Blanca Rosa Blanco, Aly Sánchez o Yoyi “Cabecita Arriba”, las creaciones de la artista cubana Hanny Valenciaga han enamorado a decenas de famosos actores e influencers cubanos.

Las figuras de cerámica fría de Hanny, una joven de 27 años graduada de Comunicación Social, son la versión cubana de los clásicos “funko pop”, los mini-muñecos que esencialmente retratan a conocidas personalidades de la vida real o la ficción.

Hanny, natural de San José de las Lajas, no sabe dibujar, pero desde que tenía 11 años comenzó a crear sus primeras esculturas con plastilina. No fue hasta que llegó la pandemia que se le encendió el bombillo y decidió aventurarse en el mundo del emprendimiento dentro de Cuba.

Hoy agradece a su formación universitaria, además de su talento innato como escultora, el éxito de su negocio “Made by Hanny”. En plena pandemia comenzó a publicar sus creaciones en sus estados de WhatsApp; su primer muñeco lo vendió a 60 pesos cubanos.

“Me sentía en las nubes, nunca en mi vida había vendido nada, en ese momento llamé a mi mamá y a mi papá, estaba súper contenta”, dijo en una entrevista reciente con la revista Alma Máter.

Las solicitudes de creaciones personalizadas no demoraron en llegar. “Se conjugaron la necesidad de salir adelante económicamente y el deseo de hacer las paces con un sueño que tenía de niña: reencontrarme con ese momento que me hacía tan feliz y que era la creación”.

“Algunas personas me subvaloraron: ‘¿Y tú vas a vivir de eso, de hacer muñequitos?’, me decían. Y eso, por supuesto, me hacía sentir mal. Quizás no al principio, porque los inicios son complicados, pero enseguida tuve el presentimiento de que todo iba a salir bien. Quizás nunca llegue a ser la mejor en esto, pero quiero esforzarme, por lo menos, intentarlo”.

Ahora sale adelante, aunque lidia con la falta de proveedores, las subidas y bajadas de los precios, la devaluación de la moneda nacional y problemas con los envíos al exterior. “Una amiga mía, que vive en Estados Unidos, es quien me almacena en su tarjeta los pagos que me hacen desde otros países. Todo eso encarece el producto”, explicó.

La foto que publicó Ana de Armas durante su última visita a La Habana catapultó su negocio a la fama. “Verdaderamente, fue un regalo para mí. Yo tenía dos mil y pico de seguidores, y llegué a 5 mil de la noche a la mañana. La foto alcanzó los 7 mil likes en cuestión de horas. Me llovieron los pedidos. A mí ella siempre me encantó. Desde la secundaria veía El Internado, luego todas sus películas. Para mí es un orgullo que ella tenga algo mío”.

“También tuvo mucha repercusión las dos que hice de Santiago Feliú, la interpretación de La joven de la perla de Veermer, el Sombrerero de Alicia… Los pedidos que más se repiten son Coraline, Lolek y Bolek”.

Por lo pronto, Hanny solo desea que más personas conozcan su trabajo. “No quiero vender más, sino vender mejor. No quiero tener a personas trabajando para mí, ni tampoco industrializar mi producto”.

“Tengo un amor muy especial por todo lo relacionado con Cuba y su cultura. Me encantaría hacer a Pablo, a Bola de Nieve, a Silvio, a Omara Portuondo, a Celia Cruz”, confesó.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+