El salto ingrato de Arletty Roque Fuentes

Havana
algo de nubes
22.2 ° C
22.2 °
22 °
100 %
0.5kmh
20 %
Dom
29 °
Lun
30 °
Mar
29 °
Mié
29 °
Jue
30 °

Si se realiza una encuesta en la calle, en Cuba, entre jóvenes menores de 25 años, el 99,99% dirá que no sabe quién diablos es Arletty Roque Fuentes.

La locutora y actriz cubana Arletty Roque Fuentes tuvo una época de gloria en la Televisión Cubana, antes de saltar hacia la radio, medio en el cual «se alejó» por fuerza de los cubanos – que ya no oyen la radio – y desde entonces, si acaso una vez por quinquenio o en una década, uno, en Cuba, escuchaba hablar de ella o la veía.

¡Mira que han pasado cosas en Cuba y de Arletty, ni esta pista!

Arletty, sin embargo, ha salido de su ostracismo radial, oportunamente, no sabemos bajo qué motivos, y sin estar en los zapatos de Mailén Díaz, única sobreviviente del accidente aéreo de 2018 en La Habana, ha hecho caso omiso a la sororidad, y ha gritado: ¡Vergüenza!”.

¿Interesante, no?

No había saltado Roque Fuentes – blanca y de élite – en muchísimo tiempo ante nada y ¡mira que ha tenido motivos para hacerlo! Si uno hace un resumen de los muchos momentos que en estos últimos, digamos, diez años, Arletty Roque Fuentes debió haber saltado y no lo hizo, tenemos, a saber:

  • Mujeres violadas
  • Mujeres desaparecidas
  • Mujeres golpeadas
  • Mujeres abusadas

La locutora y actriz cubana no se sintió identificada con Amelia Calzadilla. Tampoco con Carolina Barrero. Ni con Daniela Rojo.

¿Con Saily González? Ni escuchó hablar de ella. Tampoco saltó con la represión sufrida por Camila T. Lobón. O el exilio forzado de Katherine Bisquet. No dijo nada cuando a Anamely Ramos no la dejaron regresar a Cuba.

Tampoco, que se sepa, ha ejercido su papel en la radio, ya que en la Televisión ya no se le ve el pelo, para protestar por las ya, quizás, cientos de veces que la policía política cubana le ha impedido salir de su edificio a la periodista Luz Escobar.

Pero, Mailén Díaz, única sobreviviente del accidente aéreo de 2018, pide ayuda y «explota» contra el abandono institucional, y Roque Fuentes decide unirse al coro de defensores del régimen.

Llamó ingrata a la joven, sin conocer o importarle, mucho menos vivirlo, el motivo por el cual Mailén, que hasta ahora había estado muy callada, explotó.

Es lícito reconocer que el enojo, Mailén pudo desahogarlo mejor. Es válido reconocerlo pero, aprovechar el momentum, para «lucir que estás viva», Arletty, parece oportunismo.

No hay mucha empatía ni amor, en una persona que expresa «Hoy para mi, murió» al referirse a una joven que desde el año 2018 está en una silla de ruedas a causa de un accidente no provocado por ella; dependiendo íntegramente de otro, para ciertas tareas.

«INGRATA», en mayúsculas, gritó la desaparecida Roque Fuentes, y luego arrepentida eliminó sus palabras.

También se unió al coro del ataque Maritza Navarro, locutora y guionista del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), a quien hace unos meses se le criticó fuertemente en las redes por un post racista el cual defendió ella con uñas y carnes y, al contrario de Roque Fuentes, no eliminó. ¿O sí? Pero, arrepentimiento, ninguno.

Mailén, fuera de los días en que fue un símbolo de resistencia, ya ha pasado a ser una cubana más.

Sí, es cierto, que todavía conserva el cartelito de «única sobreviviente del accidente aéreo en Cuba del 2018», pero en estos instantes es una cubana más, exigiéndole a su gobierno y a sus gobernantes una mejor atención.

Eso mismo hizo, lo que en otro contexto, Amelia Calzadilla.

Y lo hizo ahora Yanilys Sariego.

Y lo hizo también otra madre cubana: Daisy Columbié. Esta última se dirigió hasta la sede del gobierno de Sagua de Tánamo en Holguín, para pedirle LITERALMENTE, comida a las autoridades. No para ella, sino para poder alimentar a sus tres hijos.

Tal vez Arletty Roque Fuentes se solidarice, no con Mailén Díaz, y quizás no tenga que pagar $ 6000 CUP de corriente como Amelia Calzadilla, pero tal vez la faceta de madre le haga alzar su voz por Yanilys Sariego o por Daisy Columbié.

Tal vez se solidarice más con los funcionarios que atendieron a Columbié, quienes apenados le dijeron que ellos tampoco tenían nada qué comer.

Déjanos tu opinión

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA → Desde $2.99 / LBENVIAR AQUÍ
+