Silvia Águila: un desnudo inolvidable y varios años de ausencia

Havana
muy nuboso
31.2 ° C
31.2 °
31.2 °
70 %
5.1kmh
75 %
Lun
32 °
Mar
31 °
Mié
31 °
Jue
31 °
Vie
28 °

Silvia Águila estuvo entre las actrices cubanas más populares de los años 90’ y principios de los 2000 en Cuba. Un rostro que muchos recordarán gracias a sus protagónicos en el cine y la televisión, aunque también incursionó en el teatro.

Nacida en La Habana en 1971, esta actriz comenzó su trabajo en la televisión con sólo cuatro años de edad. Así pasó su niñez y adolescencia entre series infantiles, juveniles y el casi olvidado espacio de aventuras.

Fueron esos roles los que la hicieron crecer como artista y le aportaron una experiencia a pesar de su corta edad, algo que posteriormente se vio reflejado en cada uno de los personajes que llevó a la pequeña pantalla y al séptimo arte.

Desde el año 1990, Silvia comenzó su trabajo como actriz profesional en la radio y el teatro, pero no fue hasta 1996 que apareciera en la gran pantalla con una actuación que la posicionó como una de las actrices más fuertes en la isla.

Su arrancada fue por todo lo alto, nada más y nada menos que al lado del actor Jorge Perugorría en la cinta “Amor vertical”, dirigida por Arturo Soto.

Aunque Águila fue una de las primeras actrices en desnudarse frente a las cámaras de la televisión cubana, su imagen en la película de Soto marcó sin dudas a toda una generación de cubanos que no solo pudieron apreciar su figura, sino que presenciaron “el nacimiento” en el cine de una prometedora diosa.

Junto a Perugorría, Silvia protagonizó inolvidables escenas de sexo en la cinta, consideradas por algunos críticos entre las más loables del cine cubano y gracias a las cuales “Amor vertical” ocupa un lugar entre las mejores obras de la cinematografía del país.

Después de este exitoso debut, la artista continuó su trayectoria en el séptimo arte en más de una decena de obras. Por solo mencionar algunas estaría “Malhabana”, del italiano Guido Giansoldatti; “El hombre de Venus”, de Charlie Medina; “La noche de los inocentes”, de Arturo Sotto; “Puertas”, de Magda González Grau; y “¿La vida en rosa?”, “Los dioses rotos” y “Conducta”, dirigidas por Ernesto Daranas.

En la televisión son muchos los personajes que ha encarnado en cuentos, teleteatros, series y telenovelas. Para destacar estarían títulos como: “Ramona”, “Papeles secretos”, “Cumbres borrascosas”, “Los Papaloteros”, “Pasión y Prejuicio”, “Las huérfanas de la Obra Pía” y “Lo que me queda por vivir”, entre otras.

Igualmente su trabajo en la radio, aunque no fue tan popular, sí gozó de buenas valoraciones por parte del público amante de las novelas radiofónicas. Quienes gustan de esos espacios, recordarán a Águila en algunas como “El Callejón de la Esperanza”, “Intolerancia”, y “Azúcar, canela y miel”.

Por otra parte, aunque su actividad sobre las tablas no ha sido tan extensa como en las pantallas, algunos medios cubanos han destacado su papel en la obra “Historia de una escalera”, de Antonio Buero Vallejo.

Silvia Águila es de esas actrices que ha desaparecido del mapa. Actualmente reside en Cuba pero su presencia es nula en todos los escenarios del país. Desde aquella aparición en “Conducta” en 2013, poco o nada se le ha visto frente a las cámaras.

Igualmente, no existe apenas rastro de ella en las redes sociales, salvo ciertas menciones de colegas de profesión a aquellos materiales en los que compartieron roles y que hoy solo quedan en la memoria de algunos.

Habrá que remitirse a esas imágenes en las que Silvia Águila demostró la valía con la que cuenta como actriz. Hacerse recordar por un cuerpo desnudo ante los espectadores no es tarea difícil muchas veces, pero sin dudas Silvia dejó su huella por algo más que por su silueta desprovista de ropa: su talento. Eso sólo lo hacen los buenos artistas y a esos son a los que se les debe recordar, más allá de los años y la ausencia.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+