Juan Carlos Cremata sobre la muerte de su hija: “Soy una persona triste que vive sin ilusión”

Havana
nubes
28.2 ° C
28.2 °
28.2 °
78 %
4.6kmh
100 %
Vie
28 °
Sáb
29 °
Dom
30 °
Lun
31 °
Mar
30 °

El destacado cineasta y dramaturgo cubano Juan Carlos Cremata Malberti se confesó como “una persona triste que vive sin ilusión”, tras la muerte de su hija en extrañas circunstancias a principios del año pasado.

“Mi vida perdió sentido. Yo soy una persona triste, soy una persona que vive sin ilusión, aun cuando yo aquí pudiese ganar dinero, fama, pero nada de eso me interesa porque todo eso estaba en función de mi hija”, dijo Cremata durante una entrevista el viernes con el activista y youtuber Eliecer Ávila.

En dolorosas declaraciones, Cremata contó que su hija Yésica, de 19 años, sufrió una serie de convulsiones que ocasionaron su fallecimiento, e infirió que la adolescente fue víctima de una negligencia, que bien pudo ser accidental o deliberada.

Aseguró que no tiene pruebas para acusar al Estado, pero tampoco tiene pruebas para librarlo de las dudas, ya que desde hace años es conocido por su enfrentamiento frontal al régimen cubano.

Cremata duda de que a su hija le hayan realizado una apropiada autopsia, dado que las autoridades tampoco llevaron a cabo una investigación del porqué de esa muerte tan sorpresiva. El cineasta radicado en Miami contó que logró contactar con algunos hospitales en Cuba donde solo le ofrecieron evasivas y que la única “supuesta” doctora que lo atendió no quiso identificarse.

El fallecimiento ocurrió a inicios de la ola de muertes por Covid-19 en la isla, aunque el director de “Viva Cuba” asegura que su pequeña Yésica no tenía síntomas de nada, ni siquiera un dolor de cabeza.

“Yo no tengo duda de que a mi madre y a mi hija las mató ese sistema. Es mentira que el sistema de salud es una potencia médica”, recalcó, al tiempo que reveló que su plan al salir del país era proporcionarle a su ya fallecida madre y a Yésica un mejor futuro.

“Mi idea era abrirle una puerta de salida a mi madre y a mi hija. La pérdida de mi hija cerró para mí toda posibilidad de esperanza, de ilusión en la vida (…) Mi hija murió en condiciones muy raras y estaba totalmente sana”, declaró.

Finalmente, Cremata aseguró que a él le “decretaron la muerte en vida en Cuba cuando me hicieron firmar un acta en el Ministerio de Cultura diciendo que de por vida yo nunca iba a hacer teatro en Cuba”.

“No me iba a quedar a morir, porque yo no tengo vocación de mártir”, zanjó.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+