Historias de Cuba: El Rincón, la casa del “Viejo Lázaro” que todos deben visitar

Havana
nubes dispersas
26.2 ° C
27 °
26.2 °
94 %
2.1kmh
40 %
Jue
32 °
Vie
32 °
Sáb
32 °
Dom
32 °
Lun
28 °

El Santuario Nacional de San Lázaro, conocido popularmente como El Rincón, es lugar de obligada visita para los peregrinos del santo milagroso cada 17 de diciembre. Pero durante todo el año su iglesia mantiene las puertas abiertas para los fieles que recurren a realizar sus peticiones o pagar sus promesas.

Ubicado en las proximidades del poblado de Santiago de las Vegas, en el municipio habanero de Boyeros, El Rincón siempre trae a recuerdos de esas visitas que hacían muchos de pequeños para acompañar a sus padres y que no dejaban de impresionar entre flores, velas, pagadores de promesas y atuendos púrpuras.

Y es que precisamente este es el color con que identifican los creyentes a San Lázaro, santo patrón del templo, muy querido y reverenciado por los cubanos. Al “Viejo Lázaro” se le atribuyen muchos milagros, principalmente aquellos relacionados con la curación de enfermedades graves o incluso incurables, pero también ante cualquier situación problemática en la vida sus devotos encomiendan pedidos por su ayuda.

El 17 de diciembre, fecha que rige en el calendario católico a San Lázaro, la peregrinación a este santo es multitudinaria. Decenas de miles de personas acuden cada año a su santuario ya sea en transporte, caminando o pagando sus promesas con acciones físicamente dolorosas. Esta tradición comienza la noche anterior cuando muchos fieles empiezan el camino desde sus lugares de residencia, generalmente muy distantes, hasta El Rincón.

El Santuario está presidido por una pequeña ermita y en su parte trasera se ubica un hospital que trata enfermedades de la piel, heredada del antiguo Real Hospital de San Lázaro o Leprosorio de San Lázaro. A uno de sus costados, de una fuente reformada hace algunos años, brota agua bendecida por la deidad, a la cual recurren los creyentes para mojar sus cuerpos o reservar en botellas y llevar a sus casas.

El templo, inaugurado en febrero de 1917, acoge en su interior varios altares o capillas con imágenes de los santos más venerados por los cubanos, como la Caridad del Cobre, la Inmaculada, la Virgen de Regla, la Virgen de Guadalupe y Santa Bárbara, entre otros. Durante varios años, la imagen de San Lázaro que se encontraba en el altar principal era la del obispo con su capa púrpura, pero dada la gran devoción popular se decidió sustituir a esta figura en 2019 por la imagen del Lázaro pobre, con muletas y llagas en el cuerpo acompañado de sus perros.

Frente a su imagen, los visitantes depositan flores, dinero, encienden velas y hacen peticiones o cumplen promesas. Estas últimas, según la tradición popular, deben ser pagadas al concederse el milagro porque el santo es uno de los más exigentes con aquellos que incumplen.

En un primer momento, el templo fue regentado por el sacerdote Apolinar López, quien además se dedicó durante 37 años al cuidado de los enfermos de lepra que permanecían en el mencionado hospital trasero de la iglesia. En el año 1998 fue visitado por el Papa Juan Pablo II durante su visita a Cuba, dada su importancia para la iglesia y los católicos de la isla.

Según la tradición, el nombre de Lázaro significa “Dios ha ayudado” y su historia en la religión católica aparece reflejada en dos historias que parecen mezclarse en la creencia de los cubanos. Así se registran en la Biblia dos personajes con el nombre de Lázaro.

Por una parte, el hermano de Marta y María, y amigo de Jesús, quien fuera resucitado por este luego de permanecer muerto cuatro días y que, según la Iglesia Ortodoxa, se convertiría posteriormente en Obispo. En la Iglesia Católica su imagen se representa con una túnica cardenalicia de color púrpura.

También está la parábola bíblica del Rico y Lázaro pobre, un mendigo enfermo, acompañado de perros que come las migas sobrantes de la mesa de un poderoso. Esta es la única mención que se hace de este personaje de la manera en que se representa con sus muletas y al que el pueblo cubano rinde más devoción.

En cuanto a la religión yoruba, Babalú Ayé es el orisha de origen africano que se sincretiza con el San Lázaro católico. Esta deidad está vinculada a las enfermedades de la piel y las epidemias, además es considerado uno de los más temidos y poderosos de la santería.

A pesar de ser un lugar de culto casi obligatorio en los días cercanos a su fecha, muchos cubanos le rinden devoción desde sus casas, en una especie de ceremonia para “velar al santo” la noche del 16 al 17 de diciembre. Mientras, en El Rincón se dan cita ese día muchos otros después de un largo peregrinaje.

Para los creyentes lo más importante en esta fecha es rendir culto a San Lázaro, ya sea desde sus casas en la isla, su santuario o cualquier lugar del mundo donde se encienda una vela o se vista ropa púrpura para pedir su intercesión y cumplir las promesas hechas al “viejito milagroso” de todos lo cubanos.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+