Cuba: El Estado y la violencia de género

Havana
nubes dispersas
28.2 ° C
28.2 °
28.2 °
83 %
3.6kmh
40 %
Lun
32 °
Mar
31 °
Mié
31 °
Jue
31 °
Vie
28 °

El gobierno y estado cubanos parecen seleccionar qué es o qué no es violencia de género. Ejemplos para demostrarlo sobran, y algunos son muy recientes.

Si bien esta afirmación puede provocar una airada respuesta de parte de quienes creen tener la verdad absoluta en la mano – «verdad» que además quieren que sea enarbolada por todos sin distinción ni discrepancias – hechos como los actos de repudio frente a la casa de la activista Saily Gónzalez, en Santa Clara, o la represión vivida en los últimos meses por otra activista, Thais Mailén Franco, lo confirman.

A ello súmele, sin muchos miramientos, el penoso artículo publicado por el historiador Ciro Bianchi en el portal digital Cubadebate legitimando el acoso a las mujeres, en lo que Bianchi cree considerar fue una oda al piropo.

noticia relacionada: Ciro Bianchi refrenda acoso callejero mediante piropos

Si se unen todas las piezas dispersas, está claro que el estado y gobierno cubanos por un lado intenta lavar la imagen de lo mal que van las cosas en materia de violencia de género en Cuba, con leyes y programas de Mesa Redonda mientras, por ejemplo, algunas feministas cubanas son acosadas en las redes por perfiles falsos evidentemente controlados por la Seguridad del estado. Otras, hasta son citadas a interrogatorios enmascarados en «una conversación».

Thais Mailén Franco.

La activista cubana Thais Mailén Franco, quien el pasado 15 de noviembre amaneció sitiada por la Seguridad del Estado para impedirle salir a la calle, hace 24 horas pidió en su perfil personal de Facebook ayuda para encontrar un psicólogo.

«Necesito un psicólogo o terapia. ¡Urgente! Si alguno de mis amigos conoce alguno que me contacte al privado», dijo la joven en su perfil.

Horas después, se conoció que la joven madre de 34 años fue diagnosticada Trastorno de Estrés Postraumático debido a la fuerte presión – y represión – que ha recibido de parte de las autoridades y la Seguridad del Estado.

La joven acudió al Centro Comunitario de Salud Mental del municipio Playa y allí, una especialista, la diagnosticó.

Según el portal MedlinePlus, un portal gestionado por la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, el Trastorno de Estrés Postraumático o TEPT, como se le conoce en la jerga médica por sus siglas «es una afección de salud mental que algunas personas desarrollan tras experimentar o ver algún evento traumático.»

«Estrés postraumático… Ese es el diagnóstico de la activista Thais Mailén, madre de tres pequeños, y expresa política… La presión y el hostigamiento constante son las estrategias para quebrar a los activistas… ¡Eso también es tortura!», denunció ayer miércoles en su cuenta en Twitter el también activista cubano Magdiel Jorge Castro.

Castro compartió una copia del certificado médico que le entregaran a Franco, luego de su evaluación.

Pesadillas, pensamientos aterradores, evasión de lugares, personas y situaciones que se asocian con el evento traumático, hipervigilancia, reactividad, insomnio, arrebatos de ira, pérdida de memoria y de concentración, desmotivación, entre otros, son algunos de los síntomas que pudiera haber desarrollado la activista, debido al acoso al que ha estado sometida por agentes de la Seguridad del Estado, desde que fuese encarcelada el pasado 30 de abril, por participar en la manifestación de Obispo, en solidaridad con Luis Manuel Otero.

Activistas mujeres en Cuba han enfrentado múltiples situaciones de violencia.

No solo Thais Mailén. También Katherine Bisquet, Camila Lobón, Tania Bruguera, Carolina Barrero, entre otras.

Violencia de género, simple y cruel.

Sobre el tema de la violencia de género en el país y del modo en que de manera impune actúa el estado y gobierno cubanos, o al menos de la permisividad manifiesta con la que actúa, habló hace unas horas en su perfil de Facebook la Plataforma Yo Sí Te Creo en Cuba.

Esta denunció que de 122 víctimas de violencia de género que han atendido ellos en su línea de ayuda, solo dos agresores han sido debidamente sancionados por los tribunales.

Dos de 122. O sea, el 1,64%.

«Cada día nos duele la impunidad, que crece por el negacionismo y la desactualización del sistema cubano», denunciaron las especialista detrás de la página en Facebook de Yo sí te Creo, en Cuba.

«Las mujeres (incluidas madres de niñas víctimas de abuso sexual) que acuden a la línea generalmente son víctimas de delitos como Amenazas, Lesiones, Violación, Ultraje Sexual o Abusos Lascivos. Las leyes vigentes en Cuba apenas reconocen la especificidad de la violencia machista, por lo que la legislación y las instituciones del sistema jurídico no responden a las necesidades de las víctimas y se convierten en agentes de revictimización», expresaron además.

Sin embargo, medios estatales como el ya mencionado Cubadebate, y el Servicio de Noticias de la Mujer de Latinoamérica y el Caribe (SEMLAC), por estos días, con bombo y platillo han cubierto las jornadas mundiales por la eliminación de la violencia contra mujeres y niñas, mientras pasan por alto, como bien destaca la periodista cubana Mónica Baró en una nota escrita para Cibercuba Noticias, «muchos de los conflictos, desafíos y fallos en la sociedad cubana y su sistema político para enfrentar este flagelo» de la violencia de género.

«Se evidencia que no existe responsabilidad estatal ni accionar de las autoridades municipales (Gobierno, Fiscalía, Vivienda, Federación de Mujeres Cubanas), en pos de garantizar una protección efectiva a estas mujeres y sus niñes, las que llegan a ser desalojadas o abandonan el hogar para salvar sus vidas», explicaron las activistas, al hablar de aquellas «mujeres y niñas que se encuentran en un contexto de violencia machista por parte de sus padres o abuelos y no pueden romper el ciclo porque carecen de viviendas propias o son emigrantes de otras provincias.»

Yo Sí te Creo, en Cuba, considera que las mujeres víctimas de violencia de género, están «completamente desprotegidas».

Entre ellas están las víctimas de violencia política como es el caso de Thais Mailén, Yanilys Sariego, y otras muchas mujeres activistas más, por parte del Gobierno y sus órganos represivos.

Imposibilitadas de acudir a una institución independiente que decida al menos apoyarlas, «ellas sufren, sobre todo, amenazas, vigilancia policial, detenciones arbitrarias y domiciliarias, violaciones al debido proceso, secuestros, violencia vicaria y los llamados actos de repudio.»

La periodista Baró Sánchez fue, durante todo el año 2020 principalmente, víctima de violencia de género por parte del Estado cubano que, a través de los órganos de la Seguridad del Estado, se encargó de ejemplificarle sin mucho ocultamiento quién es el que tiene el verdadero poder en Cuba.

Mónica enfrentó, como enfrentan actualmente varias de las demás activistas mencionadas en los párrafos superiores de esta nota, lo peor dentro de la violencia de género «política».

Fue víctima, como muchas otras mujeres activistas en Cuba, del ciberacoso o acoso en línea, una modalidad delictiva que no está tipificada como delito en el Código Penal cubano (y en cientos de países tampoco)

Cada día las mujeres cubanas activistas y periodistas independientes cubanas – Yoani Sánchez, Luz Escobar, Yadiris Luis Fuentes, entre otras -, son víctimas de la violencia de genero mediante el ciberacoso.

El nombre y teléfono personal de Yadiris apareció, apenas horas después de su interrogatorio privado con la Seguridad del estado cubana, en una lista de «solteras y solteros» buscando pareja en Cuba. También apareció su teléfono y nombre, en el portal Revolico.com como «vendedora de leche en polvo.»

Sin embargo, Yadiris Luis no tiene a dónde acudir para denunciar tales delitos.

«En estos casos la Policía se niega a recibir denuncias y justifican este actuar negligente en la falta de pruebas y en la idea machista de que ‘mientras no te toquen no hay delito'», expresa Yo sí te Creo, en Cuba, con relación a esta «modalidad cibernética», dentro de las mil y una formas en las que el Estado en Cuba practica la violencia de género.

tal vez quieras leer: Plataforma YoSíTeCreo denuncia alta impunidad en Cuba de la violencia contra mujeres y niñas a pesar de las “evidencias científicas” del Cenesex

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+