LIBERTAD para la mente de Rainel y su madre

Havana
nubes dispersas
31.2 ° C
31.2 °
31.2 °
62 %
3.6kmh
40 %
Dom
30 °
Lun
30 °
Mar
28 °
Mié
30 °
Jue
27 °

La «liberación» del adolescente de 15 años Rainel Rodríguez, el chico matancero que respondiendo al llamado de la plataforma Archipiélago saliera a marchar el 15N vestido de blanco por la ciudad de Cárdenas, Matanzas, tiene más de una lectura que convergen todas en un punto: la absoluta falta de libertad en Cuba.

Ayer miércoles, el periodista José Raúl Gallego expresaba en su perfil de Facebook: «Cuánta falta hace la vergüenza y la valentía de esos maestros que se le plantaban a los voluntarios españoles y a los esbirros de Batista por tal de defender a sus alumnos. Hoy vemos decanos que piden a sus estudiantes que hagan videos inculpándose para la Seguridad del Estado, facultades que citan para actividades que constituyen actos de repudio, rectores que interrogan a los alumnos y los expulsan por pensar diferente y hasta maestros que montan en la patrulla a sus muchachos.No sé como duermen con tanta cobardía y complicidad. ¿Cómo pararse delante de un aula a dar lecciones de lo que sea sabiendo que quienes te miran desde el otro lado saben que has sido parte de toda esta vergüenza?.»

Y acompañaba su post con una imagen en que le se podía leer:

«Maestros cubanos en noviembre de 1871: «Si las autoridades españolas quieren llevarse a mis alumnos de medicina, tendrán que pasar sobre mi cadáver,» en clara referencia a lo expresado por un maestro de los estudiantes de medicina cubanos que fueron fusilados en el año 1871 por las tropas españolas (asesinados de dos en dos, con las manos atadas a la espalda), horas antes de ser estos arrestados.

Tal declaración contrastaba con la del maestro del adolescente cubano que, ahora en este 2021, llegó al aula y le dijo al niño de 15 años: «Rainel, te buscan ahí afuera», y dejó que la Seguridad del Estado se llevase al adolescente, y continuó luego su clase.

Este detalle es clave, porque toca un punto importante. Un maestro cubano deja que las autoridades se lleven a un estudiante menor de edad. Las autoridades, además, vulneran el derecho del menor a tener una representación legal. En este caso, la de su madre.

Fueron las redes sociales, esas que Díaz-Canel señala como «mercenarias» y que «confunden» y «hacen daño» y «tergiversan» y «mal informan», las que lograron:

  • Lanzar la alarma
  • Eventualmente, por la presión ejercida, lograr su salida del Centro al que fue recluido.

De aquí salta otro detalle: la falta de libertad en los medios oficialistas para dar a conocer una noticia. De la madre haber acudido a la prensa oficial, nada hubiese sucedido.

El Periódico Girón saltó ayer, alarmado, e intentó, como pudo, poner freno a la avalancha que se les venía encima.

Su intento de esclarecer lo sucedido, demostró lagunas evidentes en el manejo de la información y mostró además la absoluta falta de libertad: uno, para hacer periodismo.

Sacan a la luz un video editado, manipulado, el cual parece no fue un trabajo periodístico, sino un interrogatorio de la Seguridad del Estado. Una tesis que se sustenta en los primeros segundos de la grabación. La mujer que hace las preguntas, NO ES PERIODISTA. Se le nota la pobreza en el lenguaje y la proyección de su voz y coherencia en lo que dice. Su pregunta está más encaminada en que la madre de Reinel le diga al pueblo cubano, al mundo, que su hijo, casi, estaba en un hotel 5 estrellas.

Dos, la madre.

Las palabras de esta y su comportamiento lo dicen todo. El hijo le fue arrebatado. Ella se enteró después.

Está nerviosa, preocupada por lo que dice. Porque sabe que a partir de ahora todas las luces y ojos estarán puestos, en monitoreo constante, sobre su hijo, su casa y ella misma. Sabe que su libertad y felicidad, pasan por un primer estadío: lo que ella diga ahí.

Ya luego, debe sospecharlo, no habrá más calma.

Su hijo no va a salir en libertad o estará libre, hasta tanto sus mentes y lenguas no lo estén.

La libertad de Rainel y la de esta madre cubana, estarán siempre bajo lupa. Ya el joven no podrá seguir teniendo y expresando su opinión. Si lo hace, corre el riesgo de otra vez ser llamado.

Sacado del aula. Llevado ante las autoridades sin la presencia de una custodia legal de un adulto.

Sin avisarle a su madre.

Esto que sucedió es una advertencia para ella. Podemos hacer con la vida de tu hijo, la tuya, y la de todos los cubanos, lo que nos de la gana.

Déjanos tu opinión

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA → Desde $2.99 / LBENVIAR AQUÍ
+