Ex pelotero cubano Oscar Macías deambula por las calles de Miami

Havana
algo de nubes
25.2 ° C
25.2 °
22 °
69 %
4.6kmh
20 %
Mar
27 °
Mié
27 °
Jue
28 °
Vie
28 °
Sáb
28 °

La cruenta historia de quien hace apenas unos años era uno de los tres mejores segunda bases del béisbol cubano, Oscar Macías, da facilmente para un guión de Netflix.

Su calidad beisbolera era tal que, por delante de él, solo se pudieran mencionar dos nombres: Juan Padilla y Antonio Pacheco. Aunque sin dudas, Oscar Macías era más bateador que el primero y por mucho; un bateador que logró conectar más de 270 jonrones en la pelota cubana, frente a muy buenos pitchers.

Sin embargo, culminado su periodo de gloria y especialmente luego de haber emigrado a Miami su vida dio un vuelco total. Básicamente ha estado entre la prisión y la calle, con arrestos por parte de la policía; y consumiendo droga. Y en peleas constantes.

Jonrón número 270 de Oscar Macías.

Lo último que se conoció de él es que se encontraba en prisión pero, según ha reportado el ex beibolista cubano Jesús “Chully” Atmeller en la web deportiva Swing Completo, Macías se encuentra en libertad.

Salió de la cárcel, pero sin casa y sin lugar dónde quedarse, anda deambulando por las calles de Miami.

Atmeller dijo haberlo visto en las cercanías de un “Home Depot”, en la barriada de Kendall, y no precisamente muy bien de salud.

“Me lo encontré en el parqueo del Home Depot y luego lo volví a ver en el baño de ese centro comercial, donde se estaba aseando. No me reconoció nunca”, dijo el ex pelotero de los Cardenales a Swing Completo, en un fragmento de video que fue utilizado por el medio América Tevé, posteriormente.

Macías y Atmeller coincidieron generacionalmente en la pelota cubana, por lo que el hecho de que Macías no lo haya reconocido habla a las claras del deterioro mental en el que puede encontrarse.

Oscar Macías, en su época de gloria, en un pasado tan cercano como el año 2000.

Según Atmeller, Macías no se veía nada bien y se notaba que estaba en malas condiciones tanto físicas como mentales.

“Una verdadera pena, y no quise decirle nada porque no sabía cómo iba a reaccionar, además de que aquello me conmocionó,” comentó Atmeller a la página.

Si algo no ha faltado entre quienes han querido ayudar a Oscar Macías, sub-campeón olímpico de Sidney 2000, son los deseos. Muchos de sus excompañeros del béisbol lo han llevado a sus casas para ayudarlo a que salga a flote nuevamente. Le han ofrecido cobija, alimentos, transporte; se han ofrecido para curar su adicción, pero la actitud del ex pelotero, y el peligro en que ha expuesto a estas familias ha obligado a todos a renunciar y mirar hacia otro lado.

Tal es el caso de un tocayo suyo, camagüeyano, que intentó ayudarlo pero, cuando ya casi todo parecía encaminado recibió la alerta de otro ex pelotero de la Selección Nacional, advirtiéndole de que hacerlo, podría a la larga perjudicarle. A pesar de la amistad entre ambos, O.S decidió acogerse a los consejos del amigo, cuyo nombre no nos ha sido autorizado a revelar, y prefirió que Macías siguiera en la calle y llevarle, a cada rato, un poco de comida.

Similar sucedió con el ex pelotero Andy Morales, compañero de equipo en las Series Nacionales, integrantes ambos de aquel equipo Habana, tan temido. Morales reveló el año pasado que él, personalmente intentó ayudarlo y….

“Verlo casi como un homeless me dio mucha tristeza y lo puse a vivir en mi casa por varios meses. Pero él no estaba bien de la cabeza. Hizo cosas con mi hijo mayor y desgraciadamente tuve que decirle que se fuera,” comentó Morales en la entrevista.

“Mucha gente lo ha querido ayudar, familiares y amigos, porque en definitiva uno es amigo de sus amigos, no de sus defectos, lo que pasa es que él no se ha dejado ayudar y ha pasado los últimos tiempos entre la prisión y la calle”, señaló Morales al final.

Veámoslo en algunos de sus mejores momentos.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

¡Gestiona tu PAROLE HUMANITARIO con Cuballama!PEDIR CITA
+