Tras la huella presentará nuevos actores tras protestas de 11 J

Havana
nubes dispersas
21.2 ° C
21.2 °
20.9 °
83 %
1.5kmh
40 %
Jue
26 °
Vie
25 °
Sáb
26 °
Dom
28 °
Lun
25 °

Este 5 de diciembre, la televisión cubana estrenará una nueva temporada del serial policiaco cubano Tras la Huella, con nuevo jefe del equipo operativo, luego de que el actor Roberto Perdomo, que encarna al siempre amargado Coronel Fernando, declarara recientemente en el programa Medio día en TV que se dedicaría a otros proyectos.

Luego que Perdomo “pase a cumplir nuevas funciones”, el nuevo liderazgo del equipo aun es una incógnita, y el legado del mítico Jorge Villazón, el Capitán (luego mayor) Pablo del original Día y Noche —modelo insuperable referente de Tras la Huella— pasará a un nuevo intérprete sin revelar aún.

Quizás, aunque no se ha avisado, la serie pudiera prescindir también del actor Leonardo Benítez (César), quien rompiera el silencio a propósito de las protestas populares del 11J, y declarara en una directa a través de su cuenta de Instagram que estaba “en contra de las golpizas entre nosotros mismos en las calles. Al final todos somos cubanos: el policía, el pueblo, el Gobierno”, proponiendo cerrar “todo capítulo de violencia y que se acabe el odio”.

Actor Leonardo Benítez Foto Con arte y Vida

Según reportaron medios oficiales de Cuba, luego de un año sin filmarse, en los nuevos cinco capítulos, que se trasmitirán desde el 5 de diciembre hasta el 2 de enero de 2022, en carácter de “programación especial de Fin de Año”, aparecerán los personajes con nasobucos y mascarillas, y se tratarán delitos como estafas, robos con fuerza, asesinato y tráfico internacional de drogas.

El retiro de Perdomo y el posible despido de Benítez no serán los únicos cambios al que se enfrentará el seriado coproducido entre el antiguo ICRT y los Estudios Taíno del Ministerio del Interior (MININT), luego del rol jugado por estas fuerzas uniformadas durante el 11J y de los colosales operativos desplegados conjuntamente entre la policía, la seguridad del estado y los militares para suprimirlas, así como para evitar todo intento de marchas pacíficas convocadas por la plataforma cívica Archipiélago para el 15N.

Cada acto de repudio ejecutado alrededor de esta fecha contó siempre con la celosa vigilancia de oficiales y patrullas, que velaron porque los partidarios del gobierno gritaran improperios a los opositores sitiados en sus casas.

La policía cubana ya nunca será la misma ante los ojos de los cubanos. Quizás tampoco ante los ojos de Perdomo, y de ahí su “casual” retiro del elenco de la serie para las nuevas temporadas post 15N. La naturaleza de ficción de esta producción transita hacia las clasificaciones más populares y exuberantes de “paquete”, en este caso de una precisión más aguda que cualquier análisis especializado. Pues Tras la Huella rompe con la verosimilitud de sus puestas en escena y ahora sufre la misma crisis de credibilidad que sus referentes reales, de los procedimientos y éticas profesionales de los policías.

Naturalmente, el grupo de “los buenos” varía poco las caras, en su carácter de protagonistas absolutos que nunca se levantan de los burós y siempre tienen las computadoras encendidas con fotos de sospechosos. Pero tampoco lo hacen “los malos”, los delincuentes, los villanos que siempre son apresados y cuyas sentencias son declamadas por la voz temible de Marlon Marlon al final de cada capítulo.

No es raro que de un capítulo al otro, el mismo actor encarne a personajes completamente diferentes, lo cual se pretende que se acomode dentro de los límites de lo creíble o aceptable para estas producciones. Los oficiales Fernando (Perdomo), Lucía (Maykel Amelia), Silvio (Omar Alí), César (Benítez) y otros de menos permanencia, siempre van sobre los mismos delincuentes con diferentes nombres. Pudiéramos pensar en moralejas como “el crimen siempre luce igual”, pero la verdad es que la escasez de actores residentes en la Isla provoca que estas constantes recurrencias sean la única forma de sostener este serial.

Igual sucede con las telenovelas, donde cada vez se ven menos jóvenes y actores de menos calidad, con cara de “último recurso” y de “callejón sin salida”.

Mientras en Miami y en otros países del mundo se acumulan elencos enteros de actores cubanos para posibles series y telenovelas, incluyendo algunos originales de las primeras entregas Día y Noche y su primer spin off, el inolvidable Su propia guerra, protagonizado por Albertico Pujols (el Tavo), Orlando Fundicheli (Suchel), y Fidel Pérez Michel como el “malísimo” El Puri. 

Orlando Fundicheli

Ver la participación de policías “reales” en los capítulos de Tras la Huella provoca cada vez más un particular temor, pues son rostros que trato de adivinar en las grabaciones del 11J y el 15N, en los que se vio cómo la policía usó la fuerza sin pensarlo dos veces contra el pueblo que deben defender. Tras la Huella intenta vender o regalar esta imagen benéfica de los oficiales, pero cada vez es más difícil seguirle la pista.    

 .

Déjanos tu opinión

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

MIAMI - HABANA desde $507RESERVA AQUÍ
+