La UJC sale a controlar el daño

Havana
lluvia moderada
25.2 ° C
28.1 °
25.2 °
83 %
7.7kmh
40 %
Mar
28 °
Mié
29 °
Jue
28 °
Vie
29 °
Sáb
26 °

De lo expresado por la Primera Secretaria de la UJC Nacional está más que claro que Armando Franco Senén, es un cuadro que les pertenece.

Lo que más «vale y brilla» dentro de los mandos intermedios de la política cubana, entiéndase Departamento Ideológico del Comité Central del Partido y Unión de Jóvenes Comunistas, UJC, salieron a controlar el daño dejado en la sociedad cubana con el caso de la destitución del joven Armando Franco Senén al frente de la Revista Alma Mater.

Sin embargo, lo sucedido con Armandito le ha dejado una amarga experiencia y una enseñanza a esta casta que, al menos en la redes, anda en cueros.

Al menos, según lo visto en Facebook y en Twitter, estos «dirigentes» actúan como verdaderos influencers. Postean y se van. Es decir: no entienden la dinámica de las redes sociales y la retroalimentación. No reaccionan luego a los comentarios. No comentan.

Esto trae como resultado que los internautas que les siguen, detractores y no, se sientan despreciados. Que perciban que sus criterios no son tomados en cuenta. Una periodista cubana, amiga personal del presidente de la Unión de Periodistas de Cuba, UPEC, Ricardo Ronquillo Bello, dice que dejó de reaccionar en su Facebook porque Ronquillo «no le da like ni a su madre».

«Tal parece que no me conociera. Y como él, son muchos los dirigentes de este país que conozco personalmente, les comento y NADA. Me cansé. Parezco una chicharrona reclamando atención,» dijo vía chat.

Igual sucede con la 1ra Secretaria de la UJC, Aylín Álvarez, que a duras penas le respondió un «Es nuestro deber» – tres palabras – a otras tres palabras – «Gracias por escuchar» – expresadas en forma de comentario por la periodista Rosy Amaro, a su última explicación, que es la explicación de la UJC, con relación a lo sucedido con el joven periodista director del Alma Mater.

Pero… ni siquiera puso una foto de «la reunión», sino una foto antiguo. ¿Ocurrió realmente tal encuentro? Otro error que demuestra a las claras que están muy lejos de la dinámica comunicacional y periodística de estos tiempos.

Un análisis a fondo del lenguaje y las intenciones

El primer error de la UJC es haber lanzado ese escueto mensaje en las redes sociales con relación a la liberación de Armandito. El segundo – y claro, esto tiene ya más que ver con el totalitarismo y el miedo – es no haberle dado luz verde al Community Manager (al menos) de la Revista, para que respondiese a los cuestionamientos y dudas. En un país normal, y Cuba no lo es, algún medio de prensa, oficial o independiente, hubiese salido a averiguar bien qué había sucedido. Ya habrá luego tiempo para preguntar por ese fondo negro en el logo, en señal de luto.

Interesados en exponer noticias sobre la siembra de la papa y reuniones ministeriales de análisis del cumplimiento de tal cual plan, ningún medio fue a la UJC, ningún medio fue a Alma Mater y solo Diario de Cuba contactó a Armando Franco Senén, o Armando Franco Senén solo quiso hablar con Diario de Cuba.

Mientras el secretismo sumaba «adeptos» y despistados como Gerardo Hernández Nordelo salían a decir lo que pienso sin pensar lo que digo, lo sucedido traspasaba de nivel. Solo cuando varios pesos pesados se manifestaron, fue que la UJC y el Departamento Ideológico del PCC salieron a controlar el daño.

Como siempre lo hicieron demasiado tarde. El nivel de desconexión que tienen los dirigentes cubanos con la realidad es desconcertante. Apenas conocen o aquilatan el poder movilizativo de las redes sociales y ciertamente parecen desconocer que los jóvenes cubanos ya no están para la cantaleta y los cantares heroícos. ¡Si se les están yendo del país hasta voceros como Yunior Smith y Maray Suárez!

Pero de las palabras vistas, de lo sucedido, del secretismo y del mal manejo de lo sucedido con Armandito, no se pueden escapar tan fácilmente.

Ronquillo Bello dejó dicho por lo claro que en el nuevo modelo de prensa que ellos proponen – utópico por completo – el PCC será el que «apoye» y controle todo. Aylín Álvarez dijo que la UJC controla Zunzún, Pioneros, Somos Jóvenes, El Caimán Barbudo y Juventud Técnica. Dijo que todas estas publicaciones pertenecen a la Editora Abril, la cual es dirigida por el Comité Nacional de la UJC.

Todavía ninguno ha explicado por qué nadie en las redes de la Revista Alma Mater pudo explicar que era un «movimiento» de cuadros lo sucedido con Armando. Nadie parecer haber conversado, para explicarles o llamarlos de vuelta, con los jóvenes que se marcharon tras Armando. A todas luces «el perfil» del cuadro que sustituyó a Armandito, que sí es periodista, no parece encajar con lo que se estaba gestando en Alma Mater o siquiera en la filosofía de trabajo creada por Armando. Yunyer Feliciano es un mero cuadro emergido del Pedagógico, sin obra reconocida. Ni liderazgo tampoco.

Los cuadros, cuadros son

Y he aquí un punto interesante. ¿Por qué movieron a Armando Franco Senén de Alma Mater si él no lo pidió?

La respuesta seguirá siendo una e inequívoca, a pesar de que los trastazos que le ha dado la vida a eso que en Cuba gobierna, son más que evidentes. Ha quedado demostrado y hasta el mismísimo Raúl Castro lo ha reconocido, que el famoso engendro creado por su hermano de la «Política de Cuadros» no funciona. No evita la corrupción. Y en el caso de Armandito, sus logros en Alma Mater, no le servirán probablemente para dirigir una Fábrica de Calzado. Ese error, reiterado, de poner a «cuadros» a dirigir empresas y organismos cuyo contenido de trabajo desconocen ha sido funesto durante 63 años. El único ejemplo de cuadro que se conoce en Cuba que ha logrado relativos triunfos donde quiera que ha estado es Lázaro Expósito. Ni siquiera Díaz-Canel tuvo resultados palpables en Holguín, aunque de allí salió con Lis Cuesta.

Pero la UJC y el PCC insisten en ser los dueños de las vidas de los cubanos a los que tratan como simples esclavos por más que «lo miren a los ojos».

De lo último expresado por la máxima dirigente de la UJC a nivel nacional, queda claro que Armando Franco Senén les pertenece; son sus dueños, y pueden moverlos para aquí o para acullá, según les convenga, a ver si levanta «aquello», para luego ver si lo movemos para este otro lugar a ver si lo levanta también.

Uno de esos cuadros que movieron de un lado para otro hasta que terminó en el Comité Central, fue el célebre Manolito «Miel de Purga» (los cienfuegueros conocen la anécdota de por qué le pusieron el apodo)

La última vez que lo vi, y ya era un cuadro encumbrado, pasaba en su Lada por 5ta Avenida, cargado de las «flores de 5ta Avenida» a las que Silvio un día cantó.

Estaba borracho – manejaba el chófer – y le daba besos a una, que bailaba al ritmo de la Charanga Habanera, NG la Banda, Manolito Simonet y su Trabuco o Bamboleo. No recuerdo bien.

A veces lo mejor es eso. No recordar. Ni siquiera preocuparse.

Déjanos tu opinión

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA → Desde $2.99 / LBENVIAR AQUÍ
+