De la tierra del bistec de frazada de piso y la pizza de yuca con condones, llega el potaje de mamoncillos

Havana
muy nuboso
28.2 ° C
28.2 °
28.2 °
94 %
3.1kmh
75 %
Mié
30 °
Jue
29 °
Vie
27 °
Sáb
29 °
Dom
31 °

La familia en Holguín que hace esto, asegura que «sabe a frijoles».

Durante el Período Especial en Cuba, un tiempo marcado por una severa escasez de alimentos, los cubanos demostraron una notable creatividad culinaria para enfrentar la crisis. Algunas de las las más inusuales «delicatessen» que surgieron en ese período sucumbirían ante una recientemente conocida: el «potaje de semillas de mamoncillos».

Sí, en el país donde se comía una cáscara de plátano machucada como si fuera un bistec – y hasta una frazada de piso vieja, también como si fuera bistec – ha surgido este nuevo platillo, según nos cuenta Cubanet en un reportaje.

La situación con la alimentación en Cuba es tan alarmante, que sin dudas puede hablarse de una extrema escasez de alimentos, y los cubanos, en su lucha por sobrevivir, han recurrido a métodos inusuales para alimentarse; entre los cuales, el más común de todos es el de ligar el café con el chícharo.

Un ejemplo destacado de esta «resistencia creativa», como sin dudas la llamaría el mandatario cubano Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez, es el de una familia en Los Pinos, Banes, provincia de Holguín, que ha creado un potaje utilizando semillas de mamoncillo para simular frijoles colorados. Este plato se sirve acompañado únicamente de arroz.

El proceso implica machacar las semillas de mamoncillo y hervirlas en agua, similar a cómo se cocinarían los frijoles. A pesar de que los comensales afirman que sabe a frijoles, este acto refleja la desesperada situación alimentaria en la isla.

Lo curioso es que en la web Steemit, se habla bastante sobre el uso de la semilla de mamoncillo como fruto, que seco y tostado, puede servir como sustituto de la nuez y de la almendra, aunque no habla nada sobre la elaboración de potajes con la semilla de esta fruta.

En Holguín, 500 gramos de frijoles cuestan alrededor de 600 CUP, lo que representa casi la mitad de lo que gana un jubilado.

Una encuesta de Cubadata reveló que casi la mitad de los cubanos no pudo comer al menos un día en el segundo trimestre del año debido a la escasez. La crisis ha llevado a muchos a reducir el tamaño de las porciones, comprar alimentos menos nutritivos, saltarse comidas o buscar ayuda externa.

A pesar de las afirmaciones del régimen de enfrentar «creativamente la crisis», la realidad muestra una disminución en la disponibilidad de productos básicos y proteínas como el huevo y el pollo. Mientras tanto, el gobierno sigue organizando eventos gastronómicos exclusivos, destacando la desconexión entre las élites y la población general.

Este potaje de mamoncillos es un testimonio del hambre y la desesperación, por más que algunos crean que es un testimonio de la resiliencia y creatividad del pueblo cubano durante tiempos difíciles.

Es además, un recordatorio de las severas condiciones de vida y de alimentación vividas durante el Período Especial en Cuba, que nos dejaron algunos «platillos» como este:

  1. Bistec de Frazada de Piso: En un acto de ingenio, se utilizaba una frazada de piso vieja, la cual se adobaba cuidadosamente, se pasaba por aceite y luego se colocaba dentro de un pan, vendiéndose como «bistec». Una «práctica» que refleja no solo la malicia de aquellos vendedores que te vendían el «bistec de frazada de piso», sino de la extrema escasez y hambruna que azotó a la población cubana hace tres décadas.
  2. Bistec de Cáscara de Plátano: De manera similar, la cáscara de plátano se machacaba, adobaba, freía en aceite y se servía en un pan, imitando un bistec. Este plato puede ser considerado un ejemplo de cómo los cubanos se adaptaron a la falta de ingredientes convencionales, pero al menos era «comestible». O al menos siempre los cerdos se lo han comido y no han enfermado.
  3. Pizza de Yuca y Condón: La escasez de queso llevó a la creación de la «pizza de condón», donde los condones se utilizaban como un sustituto del queso sobre una base de yuca. Este «plato» es emblemático de la crisis alimentaria y la creatividad para superarla [, pero al igual que el bistec de frazada de piso era un timo. La yuca rallada, también se usaba para hacer empanadas, y no pocas empanadas de queso, o de queso y dulce de guayaba, se llenaba con condones.
  4. Tableta de Maní de Frijoles: Ante la escasez de maní, los frijoles se usaban como sustituto para hacer tabletas de maní. Esta adaptación es significativa, especialmente considerando que actualmente en Cuba, incluso los frijoles son escasos y costosos, con una libra alcanzando precios de hasta 600 CUP, por lo que actualmente nadie en su sano juicio sustituiría el maní por los frijoles.

Hubo además otros «Inventos» que se hicieron con el «puré de tomate» y «el dulce de guayaba» que realmente hasta hemos olvidado.

Foto: Cortesía Redes Sociales.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+