La nueva receta: Congrí y en vez de arroz, spaghetti

Havana
algo de nubes
27.2 ° C
27.2 °
27.2 °
54 %
4.1kmh
20 %
Lun
28 °
Mar
29 °
Mié
31 °
Jue
30 °
Vie
31 °

La propuesta de hacer congrí con spaghetti en lugar de arroz no es un acto de resiliencia y de «creatividad» de los cubanos frente a la adversidad. Es miseria. Es escasez.

¿Un congrí hecho con spaghetti en lugar de arroz? ¡Que el diablo nos lleve!

En un contexto donde «dicen» que la creatividad se impone ante la escasez, la cocina cubana «se reinventa» una vez más, aunque no siempre con los resultados esperados. La última invención que ha causado revuelo en las redes sociales es una versión modificada del tradicional congrí, donde el arroz, por falta de este, es sustituido por spaghetti.

Esta propuesta, surgida en un grupo de recetas ante la ausencia de arroz en Cuba, refleja, según algunos, «la agudeza inventiva de los cubanos», pero la realidad es que refleja la profundidad de la crisis alimentaria que enfrenta la isla.

La idea de reemplazar el arroz por spaghetti en un plato tan emblemático como el congrí generó un debate intenso en el grupo donde fue propuesta. Algunos reconocieron la necesidad de adaptarse a la realidad de la escasez. Por otro, se criticó la transformación de platos tradicionales hasta el punto de que pierden su esencia.

¡Y hasta una dijo que parecía «arroz jasmine»! Y otra preguntó: «¿Y dónde encuentro los spaghetti para hacer el congrí?»

Este invento, más allá de ser una muestra de ingenio, es un símbolo de las dificultades que enfrentan los cubanos para acceder a alimentos básicos, obligándolos a modificar recetas ancestrales.

Este no es el único ejemplo de cómo la inventiva cubana ha tenido que adaptarse a la hora de comer.

La escasez ha llevado a la creación de alternativas alimenticias que, aunque ingeniosas, reflejan una realidad preocupante. Por ejemplo, la invención de un «arroz» hecho de col, propuesta como solución ante la falta del cereal. Aunque esta idea puede parecer una solución práctica, subraya la gravedad de la situación alimentaria en Cuba, donde incluso los productos más básicos se han vuelto difíciles de obtener.

Otro ejemplo es la recomendación de consumir cáscara de papa, sugerida hace ya dos años por el teólogo brasileño Frei Betto. Ante la ausencia de la papa en la isla, la propuesta del carioca pasó en dos años a convertirse en un lujo para muchos cubanos.

La harina sin gluten de plátano, yuca o coco, y el arroz con leche sin leche, son otras invenciones que reflejan esta «resistencia creativa». Estas alternativas, son también un recordatorio de las limitaciones a las que se enfrentan los cubanos en su dieta diaria, teniendo que sustituir ingredientes esenciales por otros menos convencionales y, a veces, menos nutritivos.

El polvo de semillas de calabaza y los postres navideños, como buñuelos sin huevo y turrones de semillas de calabaza, son ejemplos adicionales de cómo la escasez ha fomentado la creatividad culinaria.

Sin embargo, estas soluciones no deben ser vistas simplemente como ejemplos de ingenio, sino como señales de una crisis alimentaria profunda que requiere soluciones estructurales más allá de la inventiva individual.

La situación alimentaria en Cuba es compleja y multifacética, involucrando factores económicos, políticos y sociales.

Mientras que la inventiva cubana en la cocina es admirable, es crucial reconocer que estas «soluciones» son síntomas de un problema mayor.

La sustitución de ingredientes básicos por alternativas menos convencionales no solo cambia la naturaleza de platos tradicionales, sino que también puede tener implicaciones nutricionales para la población.

tal vez quieras leer: De la promesa del vasito para todos a pedir la leche al PMA

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+