Cubana dice estar «sobreviviendo» a ver hasta dónde puede

Havana
algo de nubes
23.2 ° C
23.2 °
23.1 °
100 %
1.5kmh
20 %
Vie
30 °
Sáb
30 °
Dom
30 °
Lun
30 °
Mar
29 °

Una cubana en Holguín asegura estar «sobreviviendo» en medio de una crisis enorme con el combustible.

No se trata de una «botera», ni de alguien se eventualmente, siquiera, se dedique a dar viajes. Es una cubana común y corriente que dice:

«No tenemos con qué cocinar, hemos vuelto a usar leña».

Su nombre es Estela Cruz Marrero, vive en Banes, y dio declaraciones al medio independiente Cubanet.

Fue ahí donde esta cubana denunció lo mal que vive. Banes es un territorio rural, y allí los recursos no llegan como, por ejemplo, y convenientemente, llegan a las cabeceras provinciales. O a Guardalavaca, en Holguín, donde existe un polo turístico y donde miles de holguineros tienen – unos más, otros menos, otros ninguno – «dolaritos».

En Banes sin embargo, las cosas son diferentes, y a falta de la balita del gas, muchos residentes rurales tienen que usar fogones de leña.

«Nos tienen aquí pasando trabajo a la mayoría de los cubanos. No tenemos con qué cocinar. El fogón de leña tenemos que encenderlo con nylon. Aquí, sobreviviendo a ver hasta dónde puedo», comentó la cubana, lamentándose de que, aunque cocinar con leña y el humo le afecta mucho los pulmones, tiene que, como se dice en buen cubano, «morir quemada» (nunca peor dicho)

«Aquí no te venden una resistencia para los fogones, nada. Si vas al monte, buscas madera y te cogen, te echan una multa. Nos quitaron el petróleo para darnos las ollas, sí, pero nos vendieron unas ollas bastante caras que no sirvieron. Las resistencias de los fogones tampoco sirvieron», dijo la cubana.

También en Cienfuegos se cocina con leña

En la provincia de Cienfuegos, y no hablaré del campo sino de la ciudad, hay quien cocina con leña.

Al menos así hace Pedrito, colaborador nuestro, quien a cada rato si se encuentra un trozo de madera en la calle bueno, como para hacer una fogata, lo recoge y le da candela luego.

A veces lo ha hecho por conveniencia, a veces por necesidad.

La que sí está con «una situación» es su vecina Dinorah, quien hace ya un mes que se quedó sin gas y sin dinero como para poder pagar una balita «por fuera» y cocina en el patio de su casa con un fogón de leña.

Dinorah ni se había enterado que a la Perla del Sur le habían otorgado la Sede del 26 y cuando se enteró dijo:

«Será por ser Vanguardia en el Hambre».

tal vez quieras leer: Mirando a los que se van de Cuba

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA → Desde $2.99 / LBENVIAR AQUÍ
+