Robo de mascotas: un negocio lucrativo en Cuba

Havana
algo de nubes
19.2 ° C
19.2 °
19.2 °
94 %
2.1kmh
20 %
Vie
31 °
Sáb
31 °
Dom
31 °
Lun
31 °
Mar
31 °

En los últimos años, Cuba ha experimentado un preocupante aumento en el robo de mascotas, una práctica que se ha convertido en un negocio lucrativo para ciertos individuos sin escrúpulos. La falta de regulaciones claras y la insuficiente aplicación de la ley en este ámbito facilitan la proliferación del ilícito comercio.

Este fenómeno no solo deja un rastro de familias desoladas y mascotas perdidas, sino que también pone de manifiesto la existencia de un mercado negro en crecimiento que se alimenta de la venta ilegal de animales.

El robo de mascotas en la isla se ha diversificado, afectando tanto a razas comunes como a aquellas consideradas de lujo o de alto valor económico. Los perros de raza pura, como los bulldogs franceses, los pomerania y los labradores, son especialmente codiciados debido a su valor en el mercado. Estos animales son sustraídos de sus hogares, a menudo mediante métodos astutos y a veces violentos, para ser luego vendidos a precios exorbitantes.

Las redes sociales y sitios de clasificados en línea se han convertido en plataformas populares para la comercialización de estas mascotas robadas, complicando aún más los esfuerzos por rastrear y detener a los responsables, pues en ocasiones mascotas robadas en una provincia son vendidas en otras; y puede darse el caso, perfectamente, de una mascota robada en La Habana que es vendida a una persona de Guantánamo que está de visita en la capital y se la lleva luego.

El impacto emocional en las familias afectadas es devastador. La mascota, considerada por muchos como un miembro más de la familia, desaparece a veces sin dejar rastro, dejando un vacío y una sensación de impotencia ante la dificultad de recuperarla.

Frente a esta situación, han surgido iniciativas ciudadanas que buscan combatir el robo de mascotas mediante la concienciación, la promoción de medidas de seguridad y la creación de redes de apoyo para la búsqueda y recuperación de animales perdidos.

Las redes sociales ha sido un punto clave en la recuperación de las mascostas, algunas de las cuales, por decir las más, escapan de casa y luego no pueden jamás encontrar el rastro de vuelta.

Entre los ladrones de mascotas los hay, astutos, que lo hacen en ocasiones a sabiendas del cariño que le tiene el dueño o del alto valor de la raza. Algunos de ellos utilizan el ardid, astuto, por cierto, de «secuestrar al animal», hacerlo pasar hambre, ensuciarlo y devolverlo luego como «encontrado en la calle» y así agarrar la recompensa ofrecida. Devuelto el animal, posiblemente al doblar de la esquina, roban otro y así continúa la cadena.

Sin embargo, la red que se ha tejido entre los animalistas tiene en jaque sobre todo a quienes roban los animales para luego revenderlos o para tomar la recompensa.

El reciente caso del robo de dos perros bulldogs francés en La Habana, Rocco y Dorita, puso al descubierto el inmenso poder de la difusión masiva de información a través de los medios independientes, haciéndole prácticamente imposible a los ladrones la idea que tuvieron de venderlos o optar por la recompensa, bastante onerosa por cierto, que se ofrecía por los animalitos.

noticia relacionada: Ofrecen generosa recompensa por Rocco y Dorita, dos cachorros de bulldog francés robados en La Habana

La difusión del robo de Rocco y Dorita de la puerta de la casa, hasta ha servido de alerta a los dueños de animales. Los ladrones de mascotas no entienden de gato, perro o incluso, conejos – hámster también – pues todos tienen un precio, y todos pueden revenderse.

En casos aún más tristes y criminales, sirven de entrenamiento para peleas. Y alimento de perros de pelea.

te recomendamos leer: Recuperados Rocco y Dorita en La Habana. Los bulldogs ya están con sus dueños

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+