Robeisy Ramírez cuenta lo que lo forzaron a hacer en Cuba: “O te quitas los tatuajes o no boxeas más”

Havana
algo de nubes
30.2 ° C
30.2 °
30.2 °
54 %
5.7kmh
20 %
Vie
31 °
Sáb
31 °
Dom
32 °
Lun
32 °
Mar
29 °

El boxeador profesional cubano Robeisy Eloy Ramírez contó recientemente cómo las autoridades deportivas de la isla lo forzaron a borrar los tatuajes de su cuerpo para poder seguir boxeando. 

“O te quitas los tatuajes o no boxeas más”, le mandaron a decir con su psicólogo y con su entrenador poco antes de que escapara de Cuba en 2018 en busca de mejores oportunidades, según confesó el doble campeón olímpico durante una entrevista en el podcast ‘Moliendo Chatarra’. 

“Ninguno tuvo la cara de pararse delante de mí a decirme nada”, agregó El Tren Ramírez al referirse a los altos funcionarios que habían mandado el mensaje.

Por “una ley que puso un comisionado hace muchos años” a los boxeadores cubanos no los dejan tener tatuajes, “aunque algunos (los) tienen escondidos”, explicó el titular de Londres 2012, a quien en julio pasado el gobierno cubano le prohibió el uso del himno y la bandera nacionales en la defensa de su corona pluma de la Organización Mundial del Boxeo en Japón.

Aunque él tenía tatuado el nombre de su hija mayor Renata y una cruz en la muñeca, que “con las vendas y los guantes no se ven”, en Cuba le hicieron borrarse los cinco aros que se tatuó en su brazo izquierdo tras coronarse en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016.

Sabían que tenía dos tatuajes, “pero no les molestaba”. El problema llegó “cuando me tiré los aros olímpicos”, acotó el púgil de 29 años, natural de Cienfuegos.

Si bien reconoció que podía haber decidido no quitarse los tatuajes y dejar el cuadrilátero, él prefirió borrarlos y tomó una decisión que les hiciera pensar que “había caído en su juego”. Si no hubiera aceptado, aseguró Ramírez, hubiera tenido que “tirarme en lancha para venir para acá (Estados Unidos)” porque “no me iban a dejar salir legal del país”.

Lo que más le molestó fue el hecho de que lo operaran para removerle el tatuaje de los aros, pero que solo le quitaran la mitad porque “si no hubieran tenido que quitarme demasiada piel”.

“Eso me acomplejó más porque fue como decir: ‘Los que mandamos aquí somos nosotros y hay que hacer las cosas como nosotros digamos’”, relató.

En 2018, mientras se preparaba con la selección cubana en México para los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, Colombia, Ramírez huyó hacia Estados Unidos, donde debutó con derrota en el boxeo rentado, pero después ha triunfado de manera consecutiva.

Ahora, tras defender con éxito en julio su primer título mundial como profesional, Ramírez quiere regresar al ring antes de que termine el 2023 y preferiría hacerlo en Miami, donde el público latino conoce y aplaude su amplia trayectoria.

1 COMENTARIO

Los comentarios están cerrados.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+