Perro que no puede oír ni ver se pierde y ¡ocurre un milagro!

Havana
muy nuboso
34.2 ° C
35.3 °
34.2 °
52 %
3.1kmh
75 %
Lun
34 °
Mar
32 °
Mié
31 °
Jue
33 °
Vie
32 °

Un perro que no puede ver ni oír se escapó de su casa, se alejó una milla y media de ella y terminó con un misterio de otra desaparición, en lo que puede considerarse como un verdadero milagro.

Jolene, una perrita – aunque grande – de apenas dos años de edad, que nació con una deformidad congénita que le impide escuchar o siquiera ver, y que solo se vale de su olfato para hacer sus actividades diarias estuvo dos días perdida y sola.

Su dueña, Jessica Nardo, sufrió muchísimo la desaparición de su perro. Más que nada porque es un animal que necesita atención y cuidados. Que no se desenvuelve como otro perro cualquiera puede hacer.

“Imagina que eres un perro perdido en la calle, no oyes y no ves bien”, dijo ella.

Y no hay que ser un perro para imaginárselo. Una persona ciega, caminando en la calle, convoca el deseo en los demás de ayudarle. Aún cuando escuche, si va a cruzar una calle siempre existe el peligro. Imagínense que sea un ser, ya sea humano o un animal, en este caso un perro, que además de que no pueda ver tampoco pueda oír. ¿Cómo se percata de si viene o no un carro, cuando va a cruzar una calle?

Ni siquiera el hecho de que Jolene sea «parcialmente ciega», disminuye en nada el peligro de imaginarla así en la calle, lejos de su casa, sin estar al cuidado de su dueña.

Fueron dos días en que Jessica se movilizó para encontrar a su perro, luego de que esta escapara de su casa en el suroeste de Miami-Dade el lunes por la tarde.

Repartió volantes. Pegó anuncios en los postes. Pasó horas en las redes sociales.

Su esfuerzo finalmente resultó recompensado. El miércoles, una persona le envió un mensaje a su teléfono. Alguien pensó que podría haber encontrado a su cachorro.

Sin embargo era un perro de la raza Shiatsu, no su perra Jolene.

Lo que sucedió después es lo que uno llama «los astros alineados». Jessica salió, se encontró con su cartero, y este le comentó que una pareja había perdido también a su perro, un Shiatzu.

Jessica se dio cuenta de que la persona que le había escrito, había encontrado un perro que otras personas habían perdido. De inmediato puso en contacto a ambos y…

¡Apareció el Karma!

Quince minutos después alguien la llamó y le dijo que había encontrado a su perrita Jolene.

“Cuando llegué allí, Jojo estaba triste, asustada, feliz, ya sabes, todavía está muy sucia y raspada, pero definitivamente está feliz de estar en casa, está muy cansada”, dijo Jessica, quien sin dudas con su buena acción ayudó a encontrar otro perro que estaba perdido.

“Sé que la gente va a decir, ‘Es solo un perro’, pero nunca son solo perros, nunca solo gatos, hámsters, conejillos de indias, ya sabes, lo que sea, nunca son solo el animal, son como una parte. de ti”, dijo la joven a WSVN.

tal vez quieras leer: Miami: Buen samaritano devuelve billetera

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+