Granma dice que el  2022 será mejor para los cubanos “si tenemos más espiritualidad”

Havana
algo de nubes
29.2 ° C
29.2 °
29.2 °
61 %
4.1kmh
20 %
Mar
29 °
Mié
29 °
Jue
28 °
Vie
28 °
Sáb
27 °

Ni soñarlo, digo yo, porque a los “seducidos” también se le aparece en sueños la cáscara de la papa, para freírla e ingerirla con algún trago (aunque no haya papa) como dice el gran teórico brasilero Frey Betto, o las panaderías que abrirán para ofertar pan de yuca (¿será casabe y estamos retornando a la comunidad primitiva?) o de boniato que, según él, tiene mejor gusto

A estas alturas, al parecer, el gobierno cubano anda creyendo un poco más en los espíritus y la espiritualidad. A dónde se ha llegado en la isla comunista. Pero no sería como para sorprenderse después de tantos experimentos fallidos desde los 60, de los que escaparon las religiones tras una brutal censura. Y quien diría que no ayudarían al menos a que los cubanos, adeptos sobre todo a los cultos yoruba y el espiritismo, encuentren alguna deidad que, como “el camaroncito duro”, los saque del apuro.

Pero bueno, cómo no recordar lo que todos los de abajo (y hasta los del medio) solían comentar como oleaje incontenible, eso de que Fidel Castro tenía su “padrino” para la buena suerte como la mayoría de la cúpula.

“El babalawo del Comandante es de los buenos, aquí no se resuelve nada pero los de enfrente no pueden con él”. Eso le escuché decir allá por los 90 al bodeguero de mi barrio cuando el zapato más apretaba en aquel período especial (a fin de cuentas casi menos “especial” que este que sobrevino con las genialidades de la nueva gobernanza). Y hasta a su camarada el presidente venezolano Hugo Chávez le endilgaron un buen santero cubano, “de la cultura no se equivoquen”, afirmaba convencido un intelectual de turno.

Pero ¿a qué viene tanta historia? Este jueves, en su sección de cultura, el periódico Granma, del partido comunista, titula una nota, así “a guante quitao” como se dice en el argot deportivo que “El 2022 será mejor si tenemos más espiritualidad”. Y dale con los espíritus, con la espiritualidad.

El cuento no viene solo claro está, el periodismo oficialista que da un innegable aporte a la narración reporteril no cabe dudas y más si hay que sonreírle a la élite de poder, cita al presidente Miguel Díaz-Canel en un encuentro con instituciones culturales del país para echar un vistazo a lo realizado en el memorable 2021, y acude sin frenos a convocar a que esta esfera salve a Cuba del infortunio.

“No queda de otra, esto va para peor”, eso dicen a diario los de «a pie». Y la salvación, tan espiritual, vendrá de la mano de intelectuales y artistas, y de los santos que finalmente lograron a fuerza de ruegos u ofrendas, que el marxismo comulgara con ellos en la isla comunista.

El mandatario, así como diría alguna vez que la limonada es la base de todo, en esta ocasión insistió en que “ha sido este un año difícil, pero tiene que ser mejor (el 2022), y lo tenemos que poner bueno nosotros, y tiene que ser mejor si también tenemos más espiritualidad y trabajamos más con los sentimientos, y eso hay que lograrlo desde la cultura”. 

Y de veras que haya tanto sentimiento en un régimen de seis décadas ante el (des)amparo de organismos internacionales, destroza los corazones de los más curtidos.

Los artistas son seres eternamente seducidos. Movidos por la belleza truecan en arte lo que tocan, apunta y hasta emociona Granma. Y no sé por qué me acuerdo del ordenamiento monetario impuesto en el país a inicios de este año. Así, por coincidencias de la vida, será está medida también arte y los seducidos artistas habrán puesto sus manos en ese revolico monetario en que quiere liderar el juego el cup pero lo golpea fuerte el dólar americano, el euro o cualquier moneda dura que aparezca en el mercado soterrado.

Ni soñarlo, digo yo, porque a los “seducidos” también se le aparece en sueños la cáscara de la papa, para freírla e ingerirla con algún trago (aunque no haya papa) como dice el gran teórico brasilero Frey Betto, o las panaderías que abrirán para ofertar pan de yuca (¿será casabe y estamos retornando a la comunidad primitiva?) o de boniato que, según él, tiene mejor gusto.

Y refiere Granma que “sobre la atención a las comunidades”, el pago salarial a más de 12 mil artistas de la música y las artes escénicas, la recuperación de la producción editorial, la elaboración de la estrategia de trabajo político e ideológico, la profundización de los diálogos de las instituciones con sus correspondientes creadores, el seguimiento a los acuerdos de los congresos de la Unión de Escritores y Artistas (UNEAC), la Asociación Hermanos Saíz (AHS) y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Cultura, la firma de contratos comerciales, entre muchos otros tópicos, “versó el resumen de lo realizado”.

Algo muy propio del socialismo cubano y que engloba lo mismo al tejido económico, político o social destaca de esta manera el tabloide del partido comunista: “Lo que está por hacer” quedó recogido en las fundamentales prioridades y líneas de trabajo del Ministerio de Cultura para 2022.

Lo que está por hacer deberán encomendarlo lógicamente a los cultos religiosos de la isla, porque por esos lares solo salen airosos los hombres y mujeres de la ciencia, aparte de que lo más común en algunas instituciones de salud es que cuando se vaya a la próxima consulta te tropieces con la noticia de que el especialista salió del país y la mayoría de las veces para no regresar.

Entonces, mejor apelar a la calma y esperar que cuando llegue el 31 de diciembre del año en curso los babalawos de Cuba, tras su reunión espiritual, anuncien la denominada y popular Letra del Año, donde predicen el curso de los acontecimiento del 2023. Y seguro que al gobierno cubano, con el más profundo de los sentimientos y espiritualidad, le servirá de inspiración para seguir, por aquello de que se hace camino al andar.    

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA → Desde $2.99 / LBENVIAR AQUÍ
+