El amargo trago de vivir en Cuba actualmente y ser mujer

Havana
algo de nubes
25.2 ° C
25.3 °
25.2 °
88 %
0.5kmh
20 %
Lun
34 °
Mar
33 °
Mié
31 °
Jue
31 °
Vie
32 °

En Cuba, ser mujer en estos tiempos es enfrentarse a una multiplicidad de desafíos que van más allá de la supervivencia diaria. La crisis económica que azota al país ha dejado profundas cicatrices en la sociedad, particularmente entre las mujeres, quienes frecuentemente son las encargadas del cuidado del hogar y el bienestar de sus familias.

La situación económica de la isla se ha deteriorado significativamente, con escasez de alimentos básicos, medicinas y otros insumos esenciales. Esta realidad golpea con mayor fuerza a las mujeres cubanas, en especial a las madres, quienes se ven en la angustia de no poder vestir ni alimentar a sus hijos adecuadamente. Cuando estos enferman, la desesperanza crece ante la falta de medicamentos, un dilema que se agrava con la precariedad del sistema de salud pública.

Muchas de estas mujeres viven en condiciones deplorables de vivienda. Algunas se encuentran en la calle, mientras que otras ocupan por la fuerza locales del estado en desuso, buscando refugio ante la ausencia de opciones.

La historia de una enfermera en Ranchuelo, quien denunció vivir en una situación de extrema pobreza, sin salario, sin comida y sin electricidad, es un reflejo de la realidad que enfrentan algunas cubanas hoy en día.

Pero la crisis económica y social no es el único enemigo de las mujeres en Cuba.

El incremento de los feminicidios ha añadido una capa más de vulnerabilidad. A pesar de la falta de estadísticas oficiales y de visibilidad en los medios estatales, el problema de los feminicidios en Cuba es real y alarmante. La inexistencia del feminicidio como figura penal en el derecho cubano refleja la necesidad urgente de reformas legales que protejan de manera efectiva a las mujeres.

Recientemente, Ileana Álvarez, directora del Observatorio de Género de Alas Tensas, habló durante la presentación del Informe Anual de Feminicidios en Cuba, el pasado 7 de marzo, y explicó la importancia de elaborar estos informes para prevenir futuros feminicidios y comprender con más profundidad los principales factores que ponen en riesgo a las mujeres. Álvarez expuso los principales datos del informe de feminicidios, donde La Habana fue la provincia con mayor cantidad de casos en 2023, con 11, seguida por Matanzas y Santiago de Cuba con 9.

Sin embargo, más recientemente aún y en aparente respuesta a este informe, el mandatario cubano Miguel Díaz-Canel negó abiertamente que existan los llamados feminicidios en Cuba y dijo que eso es «una construcción mediática».

Apelando a su verborrea característica y «escondido tras argumentaciones semánticas», como lo definiera Cibercuba Noticias, Díaz-Canel eludió hablar de la violencia de género en Cuba, y optó por hacerlo «a su modo» desapegándose del modo en que otras sociedades mucho más avanzadas en materia de género y social, emplean la terminología, para reconocer la existencia de este flagelo.

Al hablar de los crímenes machistas que cometen los hombres sobre las mujeres, Díaz-Canel preferió encontrar un culpable – o varios – en «las plataformas subversivas anticubanas» que dijo «intentan imponer la matriz de que en Cuba existe feminicidio, término que indica supuesta inacción estatal ante hechos violentos por razón de género».

«Podemos asegurar aquí categóricamente que esa es una construcción mediática ajena por completo a la realidad cubana”, afirmó categórico el gobernante Miguel Díaz-Canel el pasado viernes durante su discurso de clausura del congreso de la Federación de Mujeres cubanas (FMC).

Interesante fue cuando dijo que no existe “inacción estatal” ante estos crímenes, pero imágenes recientemente difundidas en las redes sociales lo pone en tela de juicio.

“El sistema de tribunales, apegado a la ley, prevé condenas altas y ejemplarizantes para los comisores de este tipo de delitos”, aseguró el gobernante al hablar de los feminicidios en Cuba.

Inseguridad alimentaria, violencia de género y la mala respuesta oficial

Investigaciones recientes subrayan la relación entre la inseguridad alimentaria y la violencia de género, incluidos los feminicidios, como manifestaciones de la crisis socioeconómica en Cuba. Esta violencia se agrava por la precariedad en la que viven muchas mujeres, quienes se encuentran en una posición aún más vulnerable debido a la crisis económica, la falta de oportunidades y el deterioro de las condiciones sociales.

Las cubanas enfrentan estos desafíos con una resiliencia admirable, pero la carga es inmensa y las soluciones, escasas. La comunidad internacional y las organizaciones de derechos humanos han denunciado la situación, pero la respuesta del gobierno cubano sigue siendo insuficiente para abordar las raíces profundas de estos problemas.

La lucha de las mujeres cubanas es una llamada de atención sobre la urgencia de cambios sustanciales en la isla, no solo en términos económicos y políticos, sino también en lo que respecta a los derechos humanos y la igualdad de género.

Vivir en Cuba siendo mujer en estos tiempos es, sin duda, beber un amargo trago de realidad. Entre la crisis económica, la inseguridad alimentaria, la precariedad de vivienda y el aumento de los feminicidios, las mujeres cubanas se enfrentan a un panorama desolador que requiere atención y acción inmediatas.

tal vez quieras leer: Activistas de la sociedad civil cubana exigen acción inmediata contra feminicidios en Cuba, en carta a Ministra de Igualdad de España

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+