La vuelta a las aulas: El nuevo dolor de cabeza de las familias cubanas

Havana
algo de nubes
25.2 ° C
25.3 °
25.2 °
88 %
1.5kmh
20 %
Vie
31 °
Sáb
31 °
Dom
32 °
Lun
33 °
Mar
28 °

El curso escolar 2023-2024, el primero después de la pandemia del covid, comenzó este lunes 4 de septiembre en Cuba como lo que promete ser un verdadero dolor de cabeza para las familias, sobre todo por el déficit de profesores y de materiales escolares, y la caótica situación del transporte que existe en el país, según han reconocido las propias autoridades del gobierno.

En días anteriores, no pocos padres cubanos han dejado clara su decepción del Ministerio de Educación, que poco o nada dice sobre las carencias económicas que hacen que sea difícil (o imposible) garantizar como mínimo una merienda o un almuerzo a un escolar; o que llegue temprano al aula. 

Con los niveles de inflación de la economía cubana actual, de acuerdo con varios expertos, una persona debería ganar entre 30 y 35 mil pesos cubanos (CUP) para cubrir las necesidades básicas, sin contar los gastos en sectores como educación y salud, que son cada vez menos gratuitos.

Si ya antes de volver a clases las familias cubanas se han visto atormentadas porque solo teniendo miles de pesos (algo de lo que carecen casi todas) pueden comprar uniformes y otros materiales escolares, ahora han empezado a lidiar con una odisea marcada por la insuficiencia de libros y de cuadernos, y por una disponibilidad “ajustada” de libretas.

Así, en un país donde el salario medio en 2021 era de poco más de 3.800 CUP, una mochila, un par de zapatos o dos camisas de uniforme en el mercado informal cuesten más que el sueldo de un mes. Claro, es un panorama todavía peor para los que tienen un salario mínimo, que es de 2.100 CUP.

La propia ministra de Educación, Naima Trujillo, ha reconocido que, para el periodo lectivo que se desarrollará en 46 semanas totalmente de forma presencial, en el Oriente existe una situación mucho más favorable que en las provincias centrales y occidentales. Tan es así, que de allí salen profesionales hacia el resto de los territorios.

En cuanto a la base material de estudio para un curso que el presidente cubano Miguel Díaz-Canel ha denominado como “sumamente retador”, la titular de Educación ha explicado que se han priorizado los cuadernos que “metodológicamente más impliquen en el desarrollo de las habilidades”.

Mientras, ante la falta de materiales, los negocios particulares se han dedicado a hacer libros de texto que luego venden a altos precios. Un ejemplar para adquirir los primeros conocimientos de Lengua Española, por ejemplo, tiene un costo de 1.200 CUP; y uno de Matemática, de 1.000 CUP.

Con precios un poco más bajos, entre 300 y 700 CUP, aparecen los elaborados en pasta blanda y con menor cantidad de hojas. Sin embargo, todas las tarifas están fuera del alcance de un cubano que recibe un salario medio de alrededor de 4.000 CUP.

No en vano algunos padres han calificado de “abuso” la decisión de volver a clases en medio de un contexto de limitaciones constantes, por lo que han pedido una flexibilización de los horarios, o que se tomen medidas “radicales” porque ya en el curso anterior fueron muchas las horas de clases perdidas por falta de personal docente.

Aunque desde el gobierno siguen queriendo adornar la realidad, lo cierto es que principalmente en La Habana, Artemisa, Mayabeque, Sancti Spíritus, Camagüey y Ciego de Ávila, las provincias con más falta de profesores, los padres tendrán que recurrir (si es que pueden pagarlo) a las clases particulares, visto que ya son varios los años en que los estudiantes han estado pasando de grados con muchas deficiencias académicas.

Como alternativa para la cobertura docente se ha recurrido a la contratación por hora, o de estudiantes universitarios y de “los años terminales de las escuelas pedagógicas”, “con el reto que implica en términos de calidad”.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+