La última donación de China a Cuba: pozuelos plásticos vacíos

Havana
algo de nubes
25.2 ° C
25.3 °
25.2 °
65 %
5.7kmh
20 %
Mar
29 °
Mié
30 °
Jue
29 °
Vie
31 °
Sáb
31 °

En un acto que ha generado controversia, críticas y hasta memes, el gobierno de China, liderado por Xi Jinping, ha enviado a Cuba una donación consistente en pozuelos plásticos vacíos. Esta acción, que ha sido confirmada por una nota de prensa del Ministerio del Comercio Interior de Cuba (Mincin), ha suscitado interrogantes y descontento entre observadores y ciudadanos.

La donación, que a primera vista podría parecer un gesto de solidaridad, ha sido recibida con escepticismo y crítica debido a la naturaleza aparentemente inútil de los artículos donados.

Los pozuelos plásticos, al estar vacíos, no ofrecen aparentemente una solución tangible a las necesidades básicas de la población cubana, que enfrenta desafíos significativos en términos de acceso a alimentos y recursos básicos, y en ese sentido han sido vistas críticas, que incluso resaltan la naturaleza «cruel» de esta donación.

¿A quién se le ocurrió la idea de enviar pozuelos plásticos vacíos a una isla sin comida para satisfacer la población? ¿Es acaso una broma de mal gusto?

Para nada, pues las vasijas chinas tienen un objetivo bien claro y definido: serán destinadas al Sistema de Atención a la Familia (SAF) para la entrega de alimentos a domicilio. Los alimentos que haya para distribuir y entregar.

El SAF es un programa que ofrece servicios de alimentación a personas vulnerables y de bajos ingresos, y también embarazadas. A él están adscritos cientos de unidades gastronómicas, las cuales ofrecen desayuno, almuerzo y comida a estos ciudadanos.

La nota oficial añade que los “módulos de insumos de donación proveniente de la hermana República de China permitirán dotar a estas instalaciones de los recursos necesarios para un mejor funcionamiento, al tiempo que mejora las condiciones en la elaboración y distribución de las ingestas que reciben los beneficiarios de este servicio”.

Sin embargo, algunas críticas más efectivas van en sentido no de la donación en sí, sino de este hecho incuestionable: el poco o nulo aprovechamiento que se hace en Cuba de los plásticos ya desechados para ser reciclados y reutilizados incluso en algo tan sencillo como eso: fabricar pozuelos.

Alrededor del año 2018 se hizo viral una publicación en la que un cubano reveló mediante imágenes un «artefacto» con el que él podía, usando materiales reciclables, entre ellos plásticos, vidrios, cartón y hasta escombros, fabricar cientos de bloques – de construcción – al día. Lo curioso de su revelación es que el hombre dijo llevaba años intentando hacer conocer su invento a nivel nacional, pero el Estado no le había ofrecido la más mínima ayuda.

La industria del reciclaje cubano enfrenta un grave problema de raíz y es este: el cubano no tiene cultura de reciclaje.

En este caso de los pozuelos plásticos chinos se trata de una donación, pero el país caribeño eroga al año cientos de miles de dólares en la compra de productos que, perfectamente, se pudieran fabricar en el país con el uso de los cientos de miles de toneladas de productos reciclables que el cubano bota inmisericorde, en el primer rincón de la calle que se encuentra.

tal vez quieras leer: Percheros sí, pero esos cepillos dentales plásticos están en candela

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+