Cuba le quiere comprar pescados a Maine

Havana
muy nuboso
24.2 ° C
24.2 °
24.2 °
83 %
5.7kmh
75 %
Sáb
26 °
Dom
28 °
Lun
26 °
Mar
28 °
Mié
28 °

Los objetivos de Doyle Marchant, presidente de Cedar Spring Agricultural Co. LLC, y negociador principal de Maine, son establecer una canalización anual de productos agrícolas para la población cubana y la industria del turismo.

Marchant, dice la revista National Fisherman, «ha aprendido a través de estos años que la verdadera moneda no es el dólar sino la confianza.»

Cuba, un país eminentemente agrícola; una isla, rodeada de mar y con abundantes peces ¡le quiere comprar pescados y productos agrícolas a Maine!

Maine es un estado en las regiones de Nueva Inglaterra y el noreste de los Estados Unidos que limita con New Hampshire al oeste, y que tiene el llamado Golfo de Maine al sureste; limitando por el norte con las provincias canadienses de New Brunswick y Quebec.

En tan luengas tierras quiere Cuba comprar pescados y productos agrícolas y al parecer les ha prometido a un entusiasta grupito de productores del estado que se lo pagarán.

Señala un medio norteamericano que «los delegados de los productores agrícolas y la pesca de Maine se reunieron por primera vez en mayo de 2022 con compradores y funcionarios del Ministerio de Agricultura de Cuba (MINAG) para desarrollar una cartera de productos agrícolas de Maine para exportar a Cuba.«

«Mejor» dicho imposible: ¡Cuba quiere importar productos agrícolas a Maine!

¡Y dice que va a comprarlos!

Con un negocio de tan alto calibre en la mano, y con la esperanza de convertirse pronto en millonarios, «representantes de las pesquerías, manzanas, patatas de siembra y semillas de hortalizas de Maine viajaron para explorar las oportunidades de exportación en Cuba en mayo pasado», expresa la nota.

Al parecer lo prometido en Cuba les endulzó los oídos a un grupo de productores porque una delegación ampliada regresó ahora, este mes de octubre a la isla.

«Después de una primera visita en mayo, para desarrollar una cartera de productos agrícolas de Maine para la exportación a Cuba, los representantes de las pesquerías, las manzanas, la agricultura sostenible y las semillas de hortalizas de Maine regresaron a Cuba para reunirse con compradores y altos funcionarios del Ministerio de Agricultura de Cuba (MINAG ) el 12 de octubre de 2022.»

En medios oficiales cubanos, al menos que se conozca, no se ha hablado por este pormenor, a pesar de que han transcurrido ya dos semanas del encuentro.

El motivo del alto secreto, seguramente está relacionado con la vieja política de no hacer ruido «para que se te dé», toda vez que el embargo comercial estadounidense prohíbe ciertos tipos de negociaciones con la isla. Estados Unidos no prohíbe la venta de alimentos a Cuba, aunque las transacciones se efectúan con el viejo método de «pago en mano», contrario a lo que Cuba pide que se realice de manera normal, con transacciones bancarias y créditos.

Estos últimos, y no pagarlos con posterioridad, han sido la salvación del gobierno cubano en muchos casos; pero también la piedra que permanentemente han tenido y tienen en su zapato.

Al no pagar a tiempo sus deudas – deben millones al llamado Club de París y otros tantos millones a España, Rusia, China, Venezuela – la nación caribeña ha adquirido el gran «desprestigio» de ser mala paga, algo que al parecer la delegación de Maine desconoce.

La nota expresa que «la misión agrícola, la segunda de un esfuerzo de delegación de dos fases, está dirigida por el facilitador de mucho tiempo, Doyle Marchant, presidente de Cedar Spring Agricultural Co. LLC, quien organizó la reunión siguiendo la invitación directa del Ministerio de Agricultura de Cuba (MINAG ).»

Según expresara Marchant a la revista National Fisherman el pasado mes de mayo, esta delegación ampliada que viajó a Cuba en octubre para reunirse con altos directivos del Ministerio de la Agricultura en Cuba, incluyó representantes de las industrias de productos forestales y productos médicos para el ganado, y de las pesquerías de Maine.

National Fisherman señala que «en representación de las pesquerías estuvo Robert Odlin, propietario de Odlin Family Seaföod, una familia que ha pescado en la costa de Portland durante tres generaciones.»

La delegación pesquera tenía como meta venderle a Cuba el llamado «tiburón del Cabo», el cual señalan es «un pez potencial alto en proteínas» y que se le vendería a la isla a muy bajo precio. Este se venderá «como lomos procesados ​​o como pescado entero mínimamente procesado para proporcionar alimentos y permitir el procesamiento de los subproductos en Cuba en fertilizantes para cultivos”.

Es decir: no se venderá como pescado, sino que se molerá para picadillos, hamburguesas y croquetas.

Al frente del «negocio» en Cuba está el representante de Cedar Spring Agricultural en La Habana, Ramiro Triana Abreu. El funcionario aseguró que los miembros de la delegación se reunirían – deben haberse reunido – con aquellos que toman las decisiones. Es decir: los que ponen la firma autorizada para la compra de los productos.

Según señala National Fisherman en su nota, las reuniones se iniciaron con la bienvenida que le diera a la delegación de Maine, la Viceministra de Agricultura del MINAG, Msc. Maury Hechavarria Bermudéz y el Director de Relaciones Internacionales, Orlando Díaz Rodríguez.

Los tres renglones principales que se discutieron fueron: Productos alimenticios; Semillas de Hortalizas y Agricultura Sostenible; y Ganadería.

Entre los primeros está la exportación de productos del mar congelados; mientras que en los segundos se centrará en la venta de manzanas a Cuba, «tanto para el mercado turístico como para el consumidor.»

Adam Brock, propietario de Brock Orchards, Lyman, Maine, dijo que espera que Cuba sea «un mercado nuevo y confiable para sus cultivos de manzanas de manera sostenida.» Igualmente se espera venderle a la isla semillas específicas «que producirán la mejor cosecha para las condiciones de cultivo específicas de Cuba.» La parte estadounidense dijo que tendrían la oportunidad «de colaborar con Cuba para ayudar a sus agricultores a aumentar las cosechas utilizando prácticas sostenibles que aborden los desafíos de obtener fertilizantes para los cultivos en Cuba.»

En cuanto a los productos ganaderos se habló sobre «las ventas potenciales de semen de toro y productos embrionarios a Cuba para mejorar la calidad del ganado de carne y de leche.»

La nota expresa en sus párrafos finales que todos los participantes que viajaron a Cuba «partieron de estas reuniones específicas con objetivos claros y próximos pasos para prepararse para enviar contenedores de mariscos y manzanas, así como pedidos de semillas y productos para la ganadería.»

Si los pagan, luego, serán otros cinco pesos.

tal vez quieras leer: Comprar alimentos en Cuba: una carrera de resistencia

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

¡Gestiona tu PAROLE HUMANITARIO con Cuballama!PEDIR CITA
+