Cuba importa huevos desde Colombia; autos desde EE.UU., pero nada contra los apagones

Havana
nubes dispersas
33.2 ° C
34.2 °
33.2 °
49 %
2.1kmh
40 %
Jue
33 °
Vie
33 °
Sáb
31 °
Dom
31 °
Lun
31 °

Parece una ecuación o ciclo sin fin, pero la realidad de Cuba es una derivación de consecuencias. No hay dinero para invertir ni combustible para echar a andar las empresas y las fábricas, el país se sumerge en apagones, la gente quiere irse y aunque no es sencillo se va, disminuye la fuerza laboral, se produce menos y se importa todo. Hasta los huevos de la canasta básica. Y en un mundo tan conectado es imposible no conocer estos detalles, y todo lo que compra la isla y dónde; y su explicación más fidedigna del por qué lo compran.

Para nadie es un secreto que la situación sigue siendo preocupante en todos los aspectos para los cubanos, quienes enfrentan dificultades en su vida diaria debido a la falta de energía eléctrica, que es, de todos los males, el más molesto; si bien la ausencia de un huevo o dos, en el refrigerador para almorzar es ya de por sí molesta.

Este lunes, el déficit energético en Cuba alcanzó casi 1,300 megavatios lo que ha resultado en apagones en varias provincias, a medida que las autoridades lidian con la falta de generación eléctrica y aseguran haber implementado medidas para reducir el consumo.

La situación con los apagones es crítica y afecta a la población que sobrevive en medio de la crisis económica y la escasez de recursos. Población que, se cuestiona – al menos desde las redes – qué es lo que está importando el país, en vista de cada vez se produce menos.

Por un lado están los huevos de la canasta básica. Lógica importación si se tiene en cuenta que este y el arroz, son alimentos primordiales de la canasta básica.

El país alega que la falta de piensos y el stress de las gallinas, así como la reducción de la masa avícola la ha obligado a recurrir a medidas desesperadas como, puede ser, la tenencia de las llamadas «gallinas decrépitas», que no son otra cosa que aves inmersas en un ciclo productivo más allá de sus límites; y también la compra a proveedores extranjeros.

Según explicó a RCN Radio un directivo del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), Cuba importará por primera vez en su historia, huevos desde Colombia, algo que para muchos representaría un hito en las relaciones comerciales y agropecuarias entre ambos países, pero que para otros tantos representa una pregunta: «¿hasta cuándo?».

Entre los primeros está Juan Fernando Roa Ortiz, gerente general del ICA, quien está feliz y orgulloso de encontrar nuevos mercados para 518.400 huevos colombianos.

“Como país, estamos muy orgullosos de haber logrado este importante hito. Esta primera exportación de huevo a Cuba es el testimonio del compromiso de nuestros productores con la sanidad, inocuidad y calidad, permitiendo que nuestros productos lleguen a más mercados internacionales”, explicó.

Según las declaraciones dadas por el funcionario, el primer cargamento llegará a puertos cubanos en dos contenedores de 40 pies, cargados con 17.280 bandejas de 30 unidades cada una, para totalizar más de medio millón de unidades.

«Otras» compras de Cuba

Pero no todo es felicidad. La isla también ha importado recientemente «sombrillas y perfumes» desde los Estados Unidos, hecho que a muchos les molestaría grandemente porque, ¿si no se tiene comida, para qué quiero oler bien? O… ¿para qué quiero una sombrilla, si no se puede salir a la calle (o puedo usar un cartón para cubrirme)?

La dinámica -o intereses – detrás de estas compras son desconocidos por el pueblo, pero gracias a la prensa independiente e internet, en algunos casos se conocen hasta los más mínimos detalles.

De acuerdo con datos oficiales del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, enero de 2024 marcó un récord de intercambio comercial entre la isla y su vecino del norte, echando por un lado la teoría del llamado «bloqueo», al que alude La Habana cada vez que quiere justificar sus ineficiencias.

Según estos datos, en enero, se importó a la isla desde los EE.UU. mercancías por valor de 45.168.873 dólares, lo cual significa un incremento del 39.4% en comparación con el mismo mes del año anterior.

Entre lo importado hay más de tres millones de dólares en autos, sombrillas y perfumes.

Dentro de la amplia lista de cosas compradas, estos tres sobresalen por su inutilidad en momentos actuales, en el que los cubanos asumirían como de mayor beneficio utilizar ese dineral e invertirlo en la agricultura, y producir alimentos, por ejemplo.

Sin embargo, un «experto» consultado por Cuballama Noticias y que prefirió el anonimato dijo que «lo de los autos es un negocio redondo» que da «muchas utilidades».

Según la fuente consultada, importar cada auto le cuesta a cada uno de los propietarios, en general, 6 mil por el espacio del contenedor, más el 15 % del valor del carro, más casi 2 mil entre MN y MLC.

«Después, a eso, súmale casi el 50 % del precio del carro».

Bajo ese cálculo, un carro valorado en 60 mil dólares en USA, cuesta puesto en tierra, en Cuba, unos 112 mil 500 usd.

Más allá de sombrillas y paraguas.

Si se compraron «sombrillas y paraguas», ¿por qué no se compraron baterías solares? Esa es una pregunta que cuelga de los $45 millones utilizados en compras por Cuba a los Estados Unidos.

Como siempre, el mayor volumen correspondió a la compra de «pollo» (Muslos de pollo (congelados) – $11,150,925; Carne de pollo (congelada) – $10,649,852; Despojos de pollo – $7,605,353.00; Piernas de pollo (congeladas) – $3,288,831); Pollos jóvenes enteros (congelados) – $317,407 y hasta las famosas «alitas de pollo».

Además, se compró Soja – $2,853,680 – y Despojos de ganado – $608,106 – y carne de cerdo, alimento que según la locutora ya retirada Julita Osendi, ni siquiera existirían razones para importarlo, pues en Cuba, hace años, el cerdo estaba a pululu, y para alimentarlo solo se precisaba el boniato y el llamado sancocho. Las compras de este alimento corresponden a: Carne de cerdo (congelada) – $802,746 y Carne de cerdo (fresca) – $481,107.

Y si la compra de la carne de cerdo resulta «extraña» otro tanto lo es la compra de Café (tostado) por $302,612. A los cubanos le resulta ilógico que se compre café, teniendo el país montañas y un buen clima para cultivarlo, pero así las cosas diría, de estar vivo, Fritz Suárez Silva.

Las exportaciones de enero de 2024 incluyeron también pavo, tocino, huevos, cebollas, aceitunas, manzanas, arroz, salchichas, pasta, papas fritas, mantequilla de maní, helado, agua, pinturas, perfumes, champús, revestimientos para pisos, ascensores y excavadoras.

Pero, ¿cuánto se gastó en autos, sombrillas y paraguas?

Los datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos son más que exactos. En la compra de vehículos nuevos, Cuba gastó 27.400 dólares, lo cual debe ser dos autos.

Sin embargo, en vehículos usados se emplearon 3.071.032 dólares; en vehículos nuevos eléctricos $34.000; en camiones $52.592; y en los polémicos paraguas para la lluvia, unos $4.887 dólares.

te recomendamos leer: Familia cubana muere en Miami en caso de aparente homicidio-suicidio

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+