Cuba fabricará harina de yuca en Artemisa

Havana
muy nuboso
26.2 ° C
26.2 °
25.9 °
47 %
4.1kmh
75 %
Vie
26 °
Sáb
25 °
Dom
22 °
Lun
24 °
Mar
26 °

Como en tiempo de los taínos, la yuca recupera protagonismo en la alimentación de los cubanos, o al menos esa es la impresión que dejan una serie de iniciativas gubernamentales, desde promover el consumo del casabe y el helado de catibía, hasta inaugurar en Artemisa una planta para el procesamiento de harina a partir de este tubérculo.

Hace un tiempo, Miguel Díaz-Canel afirmó que “la limonada es la base de todo”, en un país donde el limón brilla por su ausencia… Ahora la yuca (mandioca) emerge como la salvadora del cotidiano condumio, pero no en su elaboración más socorrida y deliciosa –hervida y con mojo- si no convertida harina para darle luego usos varios.

“Este es un alimento muy completo, rico en carbohidratos y le da energía al cuerpo. Su harina se emplea en la fabricación de alimentos. Dentro de las recetas más populares destacan el casabe, la tapioca, el cake y las croquetas”, explica el periódico El Artemiseño al mostrar la fábrica, que definieron como “el nacimiento de un sueño”. 

La idea es contar con una alternativa a la harina de trigo, importada para la elaboración del pan y sus derivados, pero cuyo precio se disparó desde el pasado año por la guerra entre Rusia y Ucrania. Con tecnología donada por el Proyecto de Apoyo a la Agricultura Sostenible (PAAS) y cintas transportadoras inventadas por los trabajadores, la instalación es montada en el poblado de Caimito.

La instalación avanza a la velocidad que puede, por la falta de materiales de construcción, pero el contratista de la obra afirma que nada amilana a su equipo. “En recursos ahora lo tenemos todo: la parte eléctrica, las redes hidráulicas y el piso, que está contratado en su totalidad, pero entra en pequeños volúmenes”, agrega el emprendedor.

Cuando la industria entre en funcionamiento tendrá la capacidad de procesar de 200 a 1.200 kilogramos por día: de dos toneladas de yuca fresca saldría una tonelada de harina. La mandioca traída del campo pasa por una limpieza con agua, y de ahí a un tanque donde unas aspas le retirarán toda la cáscara. La yuca pelada pasa a un triturador y luego a una prensa, donde perderán un 15 por ciento de humedad.

“En el siguiente nivel llegará a otra trituradora y al proceso de secado en el horno, a unos 400 grados. Finalmente quedará solo el envasado, luego de un proceso decantador”, explica Alejandro Valdés, director de la fábrica cuyo nombre aún se desconoce.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA → Desde $1,69 x LBENVÍA AQUÍ
+