VERGÜENZA: Anciano se desmaya de hambre en Cuba, y la gente lo filma

Havana
nubes dispersas
25.2 ° C
25.3 °
25.2 °
69 %
5.7kmh
40 %
Sáb
26 °
Dom
28 °
Lun
28 °
Mar
30 °
Mié
24 °

Un anciano, sin camisa y con aspecto de estar más fuera que dentro de este mundo, se desmayó de hambre en una céntrica calle de Holguín, y algunos testigos prefirieron filmarlo que ayudarlo.

La escena ha circulado hasta la saciedad en redes sociales, como testimonio del abandono de la vejez en Cuba y la mala alimentación, pero también de la pérdida de valores morales.

De hecho, los comentaristas en los diversos perfiles que compartieron el video coinciden en que los presentes demoraron en mostrar cierta empatía por el viejo, desfallecido en plena calle.

“Ayúdenlo, que es un ser humano. Ese hombre pasa hambre y necesidad. El Gobierno no se ocupa de la gente así”, se le escucha gritar a una mujer en el video, que comenzó a circular el miércoles.

El hombre se desplomó, y por suerte no pasaba ningún carro en el momento. Claro, con la crisis actual del combustible, tendría que ponerse más fatal aún si andaba algún vehículo cerca.

Desde la acera del frente, varias personas presenciaban el hecho desde una parada de ómnibus, pero solo al cabo de un rato, un señor toma al anciano por el brazo derecho y trata de incorporarlo.

Como consecuencia de la caída, el anciano se hizo un hematoma en la cabeza. En un vasito plástico tenía par de billetes de 10 pesos, a todas luces una limosna.

“El Gobierno tiene que ayudar a esta gente. Mira que mala higiene tiene ese cristiano. Tiene una chequera, pero con eso no vive nadie porque la vida está muy dura y él es solito. Él vive allí en una cuartería”, comenta un presente.

Otro que pasaba afirmaba que no se trataba de un vagabundo. “Él tiene casa. Él no toma ron, pero no sé qué le paso”, agregó el hombre, que al parecer conocía al anciano.

Varios de los presentes se preguntaban por qué un caso así no contaba con un trabajador social, de los miles que se graduaron en Cuba a inicios de siglo. “Está muy débil. Claro, porque está falta de comida”, agregó otro.

Al final, el anciano logró sentarse en la acera y recostarse a la pared, donde dejó una mancha de sangre. Quienes le asistieron le pidieron que se quedara tranquilo, hasta que se le pase el “mareo”.

Tras la denuncia sobrevino el silencio: no se sabe qué fue del anciano, si finalmente comió algo, si se recuperó, si las autoridades locales tomaron nota por el escándalo y el bochorno.

De todas maneras, no es el primero y, lamentablemente, tampoco será el último anciano que pase por una situación similar en la isla: con jubilaciones irrisorias, falta de comida y una inflación galopante, a la tercera edad no le quedan muchos incentivos para vivir…

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+