Traían gente de Cuba para estafar al Medicare, pero terminaron en la cárcel

Havana
algo de nubes
25.2 ° C
25.3 °
25.2 °
88 %
1.5kmh
20 %
Vie
31 °
Sáb
31 °
Dom
32 °
Lun
33 °
Mar
28 °

Dos individuos han sido declarados culpables de conspirar para defraudar al Medicare por una suma astronómica de $93 millones. Los servicios por los cuales se facturó, principalmente terapias domiciliarias, nunca se llevaron a cabo.

Karel Felipe, un hombre de 42 años residente en Miami Shores, y Tamara Quicutis, una mujer de 54 años de Hialeah, fueron los cerebros detrás de este plan maestro. Juntos, presentaron facturas falsas a Medicare usando tres empresas de atención médica domiciliaria basadas en Michigan.

Sin embargo, la trama se profundiza: reclutaron a personas directamente de Cuba para inscribirse en Medicare, posando como propietarios de estas agencias, todo con el objetivo de ocultar las identidades reales de los conspiradores involucrados.

No es esta la primera ocasión en que los cerebros maestros de estas operaciones de fraude al Medicare se esconden tras otros nombres.

En el año 2012, el FBI desmanteló una banda que estableció clínicas falsas. Estas clínicas utilizaban identidades robadas y sobornaban a médicos para enviar facturas falsas al Medicare.

En el comunicado emitido ese entonces destacaban que «para ocultar sus verdaderas identidades, los sujetos registraron los negocios falsos a nombre de dueños nominales y abrieron oficinas para cambiar cheques llamadas Universal Money Fast. Ahí lavaron más de 50 millones de dólares en beneficios pagados por Medicare y aseguradoras privadas.» Los cerebros maestros de esa operación desmantelada por el FBI eran el ecuatoriano Orlin M. Tamayo Quiñonez, y los cubanos Ramón Fonseca y Juan Carralero, quienes en ese momento se encuentraban fugitivos.

La bola de Karel Felipe y Tamara Quicutis pica y se extiende

Las prácticas fraudulentas de Tamara y Felipe no se detuvieron ahí. Utilizaron las empresas de atención médica para enviar reclamaciones de servicios inexistentes, utilizando identidades de pacientes robadas. Además, para ocultar el rastro del dinero, crearon cientos de empresas ficticias y cuentas bancarias, blanqueando las ganancias del fraude y convirtiendo el dinero en efectivo en diferentes puntos de Miami, incluyendo cajeros automáticos y casas de cambio.

Jesús Trujillo, otro implicado de 52 años y residente de Miami, admitió su culpabilidad en la conspiración, siendo el encargado de supervisar el reclutamiento de propietarios ficticios y la conversión de las ganancias del fraude a efectivo.

A medida que este caso llega a su conclusión, Felipe y Quicutis esperan su sentencia el 4 de enero de 2024, enfrentando hasta 20 años de prisión por cada cargo. Trujillo, por su parte, será sentenciado el 21 de diciembre, y también enfrenta una pena similar.

No es esta tampoco la primera ocasión en que individuos de origen cubano han sido involucrados en estafas al Medicare. Algunos han sido capturados y han enfrentado a la justicia.

Además de los ya mencionados, en el año 2016, agentes federales arrestaron en el mes de abril a «18 sospechosos bajo cargos de operar una red de farmacias en Miami-Dade que servían como pantalla para robar millones de dólares al Medicare.»

La noticia publicada entonces por el diario El Nuevo Herald indicaba que había «cuatro fugitivos que de alguna manera conocieron de la investigación del FBI,» que huyeron a Cuba, país en el que «decenas de fugitivos de estafas al Medicare han encontrado refugio desde hace varios años.»

«Se calcula que 150 personas del sur de la Florida acusados de estafa al Medicare están en Cuba, México y otros países», afirmaba el Herald.

Como norma general, en los robos millonarios dirigidos a los beneficios de Medicare, los delincuentes han buscado robar las identidades de los beneficiarios o involucrarlos como cómplices involuntarios.

En noviembre de 2021, Leonel Palatnik, de 42 años, propietario de laboratorios de pruebas de diagnóstico en Florida y Texas, fue sentenciado a 82 meses de prisión luego de declararse culpable de delitos que generaron $73 millones en facturas fraudulentas de Medicare.

El modo en cómo lo hicieron en el área de Miami y sus afiliados, fue explicado en una nota publicada por AARP, que explica detalladamente cómo, algunos conscientes y otros de manera inconsciente, cayeron en la estafa.

AARP señala en otra nota que, de modo general, «el fraude a través de Medicare generalmente involucra a proveedores de servicios de salud o proveedores de equipos médicos deshonestos que facturan al programa por servicios, equipos o medicamentos que en realidad no proporcionan, o que inflan el costo de esos artículos.»

«Algunos incluso falsifican el diagnóstico de los pacientes para justificar pruebas innecesarias, cirugías y otros procedimientos, o escriben recetas de medicamentos para pacientes a quienes nunca han examinado. Otros usan la información real del paciente, a veces obtenida a través del robo de identidad, para crear reclamaciones falsas,» expresó.

tal vez quieras leer: Sospechoso de estafa millonaria al Medicare intenta escapar a Cuba en jet ski modificado

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+