Residente entierra «por diversión» a J Balvin

Havana
muy nuboso
30.2 ° C
30.3 °
30.2 °
66 %
1.5kmh
75 %
Lun
30 °
Mar
30 °
Mié
31 °
Jue
31 °
Vie
31 °

Después de esto, no queda nada. Épico. Monumental. Un crack. René Pérez Joglar, el rapero y artista del género urbano mejor conocido como Residente, sacó una tiraera – un beef al 100% – contra el cantante colombiano J Balvin. Lo hizo en la plataforma de Youtube de Bizarrap, que 14 horas después de publicado acumulaba ya 15,780,603 de reproducciones. Sí, 15 millones. Y 780 mil reproducciones.

Lo más bonito de todo, lo más cabrón – para decirlo como lo dicen los boricuas – es que Residente lo hizo para divertirse. O al menos así lo dice en su estribillo:

«Esto lo hago pa divertirme».

Todo el mundo habla de eso desde ayer. ¡Hasta el Kun Agüero! Y es que la letra – ¡vaya pedazo de letra – de la canción, es beef cien por ciento. Vaya, tiraera pura.

Pongamos la situación en contexto. Entre ambos, entre J. Balvin y Residente hay un conflicto. El segundo acusa al primero de muchas cosas, mientras el segundo parece divertirse hasta con lo que le dicen. Hasta un límite. Y aquí hay un problema de sinceridad. De ser honestos.

Mientras J. Balvin, por las redes, se vende «respetuoso» – es épico su tuit de «Respeto tu opinión» en respuesta a los once minutos que Residente le dedicó a raiz de su llamado a boicotear los Grammy Latino del 2021 – tras bambalinas, por Whatsapp, dice Residente, negocia acuerdos. Le pide a Residente que baje un video y él quita el tuit.

tal vez quieras leer: Residente también se las canta a J Balvin

Residente se lo recuerda ahora en un punchline:

«Aunque tú cambies de color yo siempre sé por dónde vienes🦎».

Esta falsa imagen de venta – adornada por Dolce & Gabbana y Cartier – es parte de las críticas que René, Residente, tiene sobre el colombiano. Luego, está lo otro, lo trascendental. Lo que Residente ahora le dice «por divertirse» a J. Balvin.

¿Quién originó el conflicto? ¿Por qué seguir el conflicto?

Residente parece sentirse molesto con J. Balvin, pero no solo contra el colombiano, sino contra cientos de artistas que, con el auto tune y el play activao, han hecho una fortuna y luego han olvidado a su gente. A su pueblo. A los que lo pusieron ahí. A pesar de no tener talento musical.

Cualquiera puede acusar a Residente de lo que le de la gana, menos de no tener las cosas claras con su pueblo.

En la tiraera, Residente se lo recuerda a J Balvin; le habla de la lealtad que él no tiene y es específico: mientras el ejército y la policía de Colombia masacraban al pueblo en el 2021, él J Balvin, ponía imágenes en Instagram de Ghandi rezando. A diferencia de J Balvin, Residente, en julio del 2019, fue protagonista – junto a Bad Bunny y Ricky Martin – de las protestas que sacaron al gobernador corrupto de Puerto Rico, Ricky Roselló, del poder. Cada vez que ha ocurrido un huracán que ha impactado a la isla del Encanto, él, Residente, se ha ido a las zonas desvastadas a repartir agua e hielo. Otros artistas se han quedado en sus mansiones de lujo, con sus pequeños problemas.

Residente se lo dice en la tiradera: «Una cosa es ser artista, otra es ser famoso».

Este video contextualiza muy bien todo lo sucedido. El camino que nos ha llevado hasta aquí. Hasta la tiraera de ayer.

La bomba llegaría ayer. Ya en días anteriores se había filtrado parte de lo que vendría. Residente, en un video, justo antes de propinarle el nocaut a J Balvin, reveló que el colombiano había estado ejerciendo presiones y haciendo llamadas para que él, Residente, no sacara la sesión con Bizarrap.

El asunto se habría puesto en manos de abogados y gerentes de disqueras. La parte «colombiana» había amenazado a la boricua – White Lion – con demandas.

«En estos días iba a sacar un tema. En el tema hablo de muchas cosas que para mí son importantes dentro de la música y al final le dediqué un par de líneas a un pend* ahí del género urbano. Resulta que el pend* se enteró que le estoy tirando y desde que se enteró no ha parado de llamar a todo el mundo pa’ que me llamen a mi, pa’ que no saque el c*** tema», explicaba Residente.

«Amenazaron con demandar a mi sello si yo sacaba el tema. Le pidieron una llamada al presidente de mi disquera pa’ que me detuviera, para que no saque el tema. C*** por una simple tiradera, que ni siquiera es completamente pa’ él», dijo el rapero boricua Residente, que ahora, en uno de sus punchline, le dice a J Balvin:

«Esto se resuelve en la cabina».

La candente sesión, dividida en tres claras partes. Una, donde se alude a J Balvin y otros artistas del género urbano, y otra muy clara, explícita, contra el colombiano; donde le dice – entre otras cosas – «Tú ere’ má’ falso que un hot dog sin ketchup ni pan».

El tema, titulado BZRP Music Sessions Vol. 49, es otra de las sesiones que el joven productor argentino ha realizado con reconocidos artistas del género urbano. Por su cabina han pasado, entre otros, Nicky Jam, Anuel AA y Nathy Peluso. Y ahora Residente.

Pero, ¿qué le dijo Residente a Balvin que todo el mundo está bocarriba comentando de lo mismo? ¡De todo! Absolutamente de todo. Y con clase. Con estilo.

La canción, de casi nueve minutos, algo ya de por sí trascendental en un rapeo, es un recordartorio claro al colombiano y a cientos de cantantes más que van por ahí en poses de «soy el Rey» y no escriben siquiera sus canciones.

Así se inicia la sesión. Con una descarga de Residente hacia el género urbano, aunque sin mencionar específicamente a Balvin.

Ya luego, menciona la palabra hot dogs y uno sabe que el señalamiento comienza a ser directo. La tercera parte lo anuncia.

«Voy a rebajarme con un bobolón, que le canta a Sponge Bob y a Pokémon. La copia de un clon, el Logan Paul del reguetón», dice Residente a J Balvin.

En su lírica criticó duramente la manipulación del documental «El niño de Medellín», que el colombiano lanzó en 2021 con Amazon Prime. En el documental, J Balvin hablaba sobre sus problemas contra la depresión y la ansiedad. Residente le dice:

«Se hace el espiritual, usando la salu’ mental pa’ vender un documental.»

Noticia relacionada: Padre de J Balvin le defiende tras las críticas de Residente

Esta ha sido, quizás, la parte más cuestionable de la tiradera de Residente a J Balvin. Esta especie de bullying contra un hombre que presuntamente padece una enfermedad, pero la comercializa para su beneficio propio. Residente ya habría respondido a esto, antes de que Ud. lo imaginara. En sus plataformas digitales expresó que, por cada reproducción del video, él estaría donando a dos organizaciones que tratan la enfermedad «que Balvin nos vendió» en su documental. Los ingresos que tuvo J Balvin por el documental fueron todos para él.

Por supuesto, y aunque J Balvin se disculpó por el video de «Perra» y lo retiró de sus redes sociales, Residente no lo iba a dejar pasar, y le dice:

«Es un imbécil con tinte de cabello, que puso a mujere’ negra’ con cadena de perro en el cuello. Un blanquito que perdió el camino, todo un divino aceptando su premio de afrolatino».

Hasta ahora, J Balvin no ha dicho ni esta boca es mía. Es probable que no escriba ni cante nada. Lo más seguro – es entendible – que no cante ni diga nada y sí, vaya con sus abogados. O que intente olvidar el asunto.

No ha hecho ningún comentario en sus redes sociales con respecto al tema y hasta sus mismos seguidores se compadecen de él y lo sucedido.

La tiraera o beef de Residente a Balvin, no es del todo personal; es un repaso al origen del género. Un desahogo, como aquel Desahogo del Alma de Vico C, donde Residente pone de pie a varios cantantes muy humildes boricuas que desde su origen humilde, desde la pobreza de un barrio «marginal», con todo en su contra para surgir y hacer escuchar su música, sacaron el género urbano de las calles de Puerto Rico y lo hicieron sonar en el mundo entero. Ahí está, en un negro humilde como Tego Calderón o Julio Voltio, o el ya mencionado Vico C, la génesis de la fortuna que J Balvin acumula hoy, mientras olvida de dónde surgió la música que él, el año pasado quiso boicotear.

Lo más trascendental de todo es que Residente no hizo la tiraera para ganar millones. Ya lo dice el estribillo de la canción:

«Esto lo hago, pa divertirme».

Sin más, la tiraera más bellaca y trascendental en muchas décadas de género urbano.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+