Quejas por caso en EICTV y violadores perdonados hacen cuestionar protección de mujeres en Cuba

Havana
algo de nubes
25.2 ° C
25.3 °
25.2 °
88 %
1.5kmh
20 %
Vie
31 °
Sáb
31 °
Dom
32 °
Lun
33 °
Mar
28 °

A pesar del cacareo oficial de que la Revolución proteje a las mujeres en Cuba, la realidad de sucesos recientes demuestra todo lo contrario; con sucesos que incluso rallan en lo absurdo y lo ofensivo.

En un video que circula desde hace ya unas horas por las redes sociales, una madre cubana denuncia como un hombre, al que ella describe como un agente de la Seguridad del Estado, que abusó sexualmente de su hija menor de edad, fue «condenado» a tres años de reclusión domicialiaria, poniendo en riesgo la vida y la inocencia no solo de su hija, que vive en la misma cuadra, sino también de otros niños.

El presunto agente de la Seguridad del Estado resultó beneficiado por la laxitud de un sistema de justicia que premia a sus agentes y los exonera de toda culpa, como se pudo ver recientemente en la absolución de todos los cargos al policía que asesinó por la espalda al joven manifestante del 11 de julio de 2021 Diuvis Laurencio.

Si esto no fuera suficiente, la semana anterior se conoció del premio «8 de marzo» de la Federación de Mujeres Cubanas otorgado a Susana Molina, directora de la Escuela Internacional de Cine y Televisión (EICTV) de San Antonio de los Baños, quien días antes había sido señalada como encubridora de abusos sexuales y violaciones, de estudiantes bajo su cuidado y mando en el centro, a manos de perpetradores del sexo masculino.

Gisselle Ordoñez Milián (izq) y Karina Ríos Estrada (dcha). G. ORDOÑEZ/FACEBOOK Y CUBANET. La primera debió acudir a Facebook a denunciar a su ex pareja que destrozó su casa y la acosaba. La joven estaba en peligro de muerte, y solo la denuncia a través de Facebook, que fue compartida cientos de veces, logró encarcelar al abusador. Karina, no corrió con igual suerte, y fue golpeada salvajemente por su agresor, quien luego, con el cuerpo casi sin fuerzas para seguir viviendo, la cargó y la metió dentro de un auto, donde la dejó encerrada por más de 20 horas.

A ello se suma un reciente post publicado en Facebook por el periodista Mario Luis Reyes, el mismo que destapó el caso del trovador-violador Fernando Bécquer y quien fuera también el que cubriera las historias de abuso sexual y violaciones en la EICTV.

Mario, en su post, denuncia que ha recibido «críticas» de parte de un grupo de personas temerosas – más que todo – de que el relato de las denuncias de cuatro víctimas de abuso sexual dentro de ese Centro, obligue a las autoridades cubanas al cierre de la Institución, y añade que dentro de ese grupo «(…) que teme porque cierre la EICTV», hay personas que alegan hay» “malas intenciones” en las denuncias hechas.

«¿Malas intenciones de las sobrevivientes? ¿Malas intenciones mías? ¿Malas intenciones de las plataformas feministas independientes cubanas que las han apoyado? ¿Malas intenciones de las organizaciones cinematográficas de Latinoamérica y Europa que han pedido explicaciones a la Escuela? ¿Malas intenciones de los medios de prensa que se han hecho eco? ¿Malas intenciones de las chicas que no se pudieron graduar porque no aguantaron vivir tres años con su agresor, o peor, las que han tenido que convivir con su agresor en silencio?,» se pregunta con toda justeza Mario.

El periodista cubano residente en Madrid, los acusó de querer “instrumentalizar” lo ocurrido y los condenó públicamente.

Dijo que él en lo personal no aspira a que el Centro cierre y ni lo desea, «(…) pero la Escuela no puede ser un lugar donde se normalicen los abusos sexuales o la impunidad para agresores y cómplices.»

Añadió el joven periodista su deseo, sí, de que se condene «el manejo de la Dirección del centro respecto a estos asuntos.»

«Dicen que ya todo cambió en un comunicado sumamente revictimizante que invisibiliza a las víctimas y presenta a la Escuela como un paraíso feminista. Dicen que ya todo cambió en un comunicado donde restringieron los comentarios. Dicen que ya todo cambió, pero desconocemos qué han hecho con los agresores que siguen viviendo y trabajando en la Escuela. Dicen que ya todo cambió, pero siguen dirigiendo la Escuela las mismas personas que permitieron que esto sucediera por años y que no han asumido su responsabilidad de forma pública y transparente. Dicen que ya todo cambió, pero no es verdad,» apuntó de manera enérgica.

Y agregó que su queja está enfocada en la Dirección de la Escuela.

«¿Han pensado en reparar a las víctimas? ¿O solo piensan en reparar el prestigio de la Escuela?», se preguntó, y de inmediato apuntaló lo ya dicho en párrafos anteriores: que «no había pasado una semana de la publicación de las denuncias y la Federación de Mujeres Cubanas condecoraba a la EICTV y a su directora con la “Distinción 8 de Marzo”.

«Si las cosas hubiesen cambiado, no habrían aceptado esos reconocimientos, con los que vuelven a revictimizar a las sobrevivientes de abusos sexuales. Entiendan esto: no se puede proteger a la Escuela y a los agresores y a sus cómplices a la misma vez,» concluyó diciendo el periodista.

De especial significación dentro de su post es el comentario dejado por Liliana Balance, una joven que fue una de las denunciantes en el primer texto del medio independiente El Estornudo, cuando reventó el movimiento #MeToo en Cuba con el caso del trovador Fernando Bécquer.

En su comentario, Liliana expresa:

«Esto me recuerda cuando a Les extremistes  les dio por decir que atacábamos a un negro revolucionario, y por tanto atacábamos a la Revolución, cuando denunciamos a Fernando Becquer. Y entonces, por tanto encontraban ellos valor para cancelar nuestras denuncias, en el aquello de cuidar la Revolucion cubana. Nunca una reparación. Más bien teníamos que pedir nosotras disculpas por denunciar. Y así va a ser siempre que denuncien desde un medio independiente. O sea siempre. Porque nunca verás una denuncia de este tipo en Granma. Y así si seguimos por esa senda, llegamos a la conclusión de que en esa “Revolución” las mujeres seguirán desprotegidas. Cuando es más importante preservar la imagen que cuidarnos…».

Lo sucedido con la Escuela Internacional de Cine y Televisión, la denuncia hecha desde El Estornudo, y el premio dado a su directora Susana Molina menos de una semana después por parte de la FMC, y la condena de tres años de reclusión domiciliaria a un agente de la Seguridad del Estado, se suman a otras denuncias hechas con anterioridad por las redes sociales, de mujeres que están siendo acosadas y en peligro de muerte por parte de machos abusadores a los que los famosos «Héroes de Azul» han dejado en la calle.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+