Parole Humanitario: a pesar de los desafíos continúa viento en popa

Havana
algo de nubes
25.2 ° C
25.3 °
25.2 °
61 %
7.2kmh
20 %
Lun
28 °
Mar
29 °
Mié
31 °
Jue
31 °
Vie
26 °

En una actualización reciente, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos brindó nuevos conocimientos sobre los desarrollos en curso del Programa de Libertad Condicional Humanitaria – o Parole Humanitario, como es conocido habitualmente – dirigido a ciudadanos de Cuba, Haití, Nicaragua y Venezuela (CHNV). Según el informe, Más de 41.000 cubanos, más de 72.000 haitianos, más de 34.000 nicaragüenses y más de 63.000 venezolanos, han sido aprobados para viajar a los Estados Unidos.

Esta iniciativa, lanzada por la administración Biden entre finales del 2022 (venezolanos) y enero de 2023 (para el resto de las nacionalidades mencionadas), sirve como salvavidas para quienes buscan refugio de la violencia, la persecución o las crisis humanitarias graves en sus países de origen. Un programa que, a pesar de los claros requisitos de elegibilidad que expone, ha enfrentado numerosos desafíos.

A medida que evoluciona, sigue siendo una herramienta fundamental de compasión y apoyo para los necesitados, que encarna principios humanitarios y brinda esperanza a miles de personas que buscan refugio en los Estados Unidos.

Desde su lanzamiento en enero de 2023, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de EE. UU. ha recibido la abrumadora cantidad de 1,8 millones de solicitudes para el programa CHNV. Si bien la CBP ha revelado recientemente datos de procesamiento de solicitudes para el período de enero a julio de 2023, el impacto del programa ya ha sido significativo.

Uno de los logros notables es su eficacia para disuadir la migración irregular y prevenir la explotación de aproximadamente 160.000 personas por parte de traficantes de personas. En cambio, a estas personas se les han ofrecido vías seguras, bien organizadas y humanas hacia los Estados Unidos.

A finales de julio de 2023, CBP informó que más de 181.000 ciudadanos de CHNV habían llegado legalmente a los Estados Unidos a través del programa de libertad condicional humanitaria.

Para calificar para el programa de libertad condicional humanitaria, las personas deben cumplir con criterios específicos. Deben ser nacionales de uno de los cuatro países designados: Cuba, Haití, Nicaragua o Venezuela. Además, deben demostrar de manera convincente que enfrentan una grave amenaza a su seguridad o libertad en su país de origen. Las personas aceptadas tienen la oportunidad de viajar a los Estados Unidos por un período que oscila entre uno y dos años. Durante este tiempo, pueden trabajar y solicitar asilo.

La gran ventaja para los cubanos es que, al estar vigente la Ley de Ajuste Cubano, en el caso de estos, al estar más de un año y un día en territorio de los Estados Unidos, son elegibles para aplicar para la residencia.

A pesar de su innegable éxito, el programa CHNV ha enfrentado varios desafíos.

El mayor de ellos se vio recientemente cuando el programa de Parole Humanitario fue sometido a un juicio en Texas. A pesar de las objeciones de estados liderados por republicanos, el juez Drew Tipton, nombrado por Donald Trump, mostró cautela durante el juicio y el programa – por ahora – sigue en vigor.

El juez reconoció que le incomodaba detener el programa temporalmente, ya que beneficia a muchas personas y ahorra recursos.

tal vez quieras leer: Cierra el juicio contra el parole humanitario: ¿Sigue vivo?

Más allá de eso, la administración de Biden pudo argumentar que el Parole Humanitario ha ayudado a migrantes a escapar de la violencia y la inestabilidad económica en sus países de origen; y que el programa ha reducido significativamente el número de migrantes en la frontera pues, como ya dijimos párrafos adelante, ofrece una vía legal y segura.

Sin embargo, el juez aún no ha tomado una decisión final. Si el programa es rechazado en el tribunal, los migrantes podrían ver limitadas sus opciones para migrar legalmente a los Estados Unidos. Al menos temporalmente, pues la Corte Suprema de los Estados Unidos podría tener la última palabra en este asunto.

La decisión del juicio podría tener implicaciones más amplias para otros programas de migración y la autoridad del poder ejecutivo en asuntos de inmigración y relaciones exteriores.

Además de ese, otro desafío que ha enfrentado el programa de Parole Humanitario ha sido la afluencia masiva de solicitudes, que ha provocado importantes retrasos. Debido a ello, muchos solicitantes han debido esperar varios meses para recibir la aprobación.

Para abordar estos problemas, el DHS ha implementado un sistema de revisión y aprobación que comprende dos componentes. El cincuenta por ciento de las aprobaciones se basan en la fecha de solicitud, lo que garantiza equidad para los primeros solicitantes. El 50% restante se selecciona mediante un proceso aleatorio, lo que introduce un elemento de equidad. Sin embargo, el gran volumen de solicitudes ha sobrecargado el sistema, provocando largos tiempos de espera para muchos solicitantes esperanzados.

Actualmente están llegando a los EE.UU. personas que hicieron la solicitud en el mes de enero.

te recomendamos leer: Diferencias entre el parole por reunificación familiar y el parole humanitario

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+