¿Nuevos límites para el CBP One?

Havana
cielo claro
29.2 ° C
29.2 °
29.2 °
42 %
2.1kmh
0 %
Jue
30 °
Vie
31 °
Sáb
31 °
Dom
31 °
Lun
31 °

La administración Biden ha propuesto limitar el asilo a migrantes que pasen por un tercer país antes de llegar a Estados Unidos. Esta regla, similar a una prohibición perseguida por la administración Trump en 2019, busca reducir el número de solicitudes de asilo en la frontera.

Cuba enfrenta una crisis migratoria sin precedentes, con más de 460,000 ciudadanos emigrando en los últimos dos años, una cifra equivalente a la población total de las provincias de Mayabeque e Isla de la Juventud. Este éxodo masivo ha sido analizado por la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), que utilizó datos estadísticos oficiales de varios países, incluyendo Estados Unidos, México, Brasil y Uruguay.

La noticia llega en un momento particularmente importante – estamos en un año electoral – con los reportes de crisis continuadas en la frontera con la llega de miles y miles de inmigrantes. Debido a ambas cosas, el presidente Joe Biden está considerando tomar un papel más activo en las negociaciones del Senado sobre cambios en el sistema de inmigración, con los republicanos presionando por reformas significativas.

El mandatario dijo que está listo para los cambios que vendrán, en la frontera.

No pocos de esos miles son cubanos que han elegido Estados Unidos como destino, con al menos 425,000 llegando al país en tan solo dos años. De estos, 50,000 han ingresado mediante el programa de parole humanitario, 13,000 han sido interceptados en el mar, y el resto ha cruzado la frontera sur. México, por su parte, ha acogido a unos 36,000 cubanos, mientras que Brasil y Uruguay han recibido a 15,000 y 6,000 respectivamente.

Faltan aquí las cifras de los que escaparon vía Europa y Rusia, que deben sumar otras decenas de miles.

El mandatario ha defendido esta medida como parte de un esfuerzo más amplio para abordar la situación en la frontera suroeste de Estados Unidos y gestionar el flujo de migrantes de manera más efectiva; pero en lugar de ponerle un freno definitivo lo ha extendido a ucranianos, afganos y migrantes en la frontera sur.

Esto, por supuesto, ha generado controversia debido a su naturaleza poco conocida y a su implementación en la política de inmigración de Biden. El presidente Biden ha expresado su compromiso con la seguridad fronteriza y la aplicación de la ley, destacando la importancia de abordar la situación en la frontera suroeste, pero los republicanos no lo ven tan claro.

La aplicación CBP One se ha convertido en el principal portal para el sistema de asilo de EE. UU., con decenas de miles de migrantes frustrados compitiendo por un número limitado de plazas para ingresar al país, pero que no ha logrado frenar del todo la inmigración ilegal.

Para la administración Biden-Harris, esta implementación y ampliación del CBP One representa un enfoque más estructurado y regulado hacia la política de inmigración y asilo, pero habría que tener en cuenta qué sucederá después de noviembre, cuando quizás un republicano suba a la Casa Blanca, y de ser Donald Trump, quien, como sabemos, lo que menos quiere es inmigrantes en los Estados Unidos.

También hay que tener en cuenta riesgos que ha representado dejando a los oficiales de inmigración la potestad de definir quién entra y quien no. Entre los que entran están – se sabe – decenas de personas con un pasado no verificado del todo, y otros que han tenido que tomar la difícil decisión de separarse de sus familias.

Una de estas familias, cubana, vivó en carne propia cómo unos miembros de la misma familia – una mujer con otros adultos y una niña -, lograron cruzar la frontera, pero su esposo y primo fueron detenidos por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP).

La dolorosa separación generó confusión y angustia, especialmente porque no entendían por qué, a pesar de seguir el proceso legal, fueron tratados como criminales.

La familia, compuesta por seis personas, había aplicado a CBP One desde Ciudad de México, esperando cinco meses por su cita. Aunque cuatro miembros lograron entrar, el esposo y el primo de la mujer quedaron detenidos desde el día de su cita. La esposa y madre, desesperada, pidió la liberación de sus seres queridos, destacando la ansiedad de su hijo pequeño por ver a su padre.

Por triste que resulte hay que destacar que la solicitud de asilo mediante CBP One no siempre garantiza la entrada legal a EE. UU.

De todas formas, quedan varios meses para seguir intentándolo, pues a partir de noviembre, todo podría cambiar.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+