No le aceptan los hijos en escuela por falta de pupitres y busca fabricarlos

Havana
nubes dispersas
24.2 ° C
24.2 °
24.2 °
94 %
0.5kmh
40 %
Lun
29 °
Mar
30 °
Mié
31 °
Jue
31 °
Vie
27 °

Un joven profesional de la ciudad de Matanzas, que pidió no revelar su nombre, comentó a Cuballama que una escuela primaria de esa ciudad no quiso aceptar el traslado de sus dos hijos (niño y niña) de corta edad porque no cuenta con pupitres para sentarlos en las aulas. El joven padre está enfrascado en estos momentos en buscar mesas y sillas escolares, o de las dimensiones apropiadas, para poder matricular a sus descendientes.

“La madre de mis hijos tenía la custodia de ellos luego que nos separáramos hace un tiempo”, explica el padre, detallando que la nueva pareja de la mujer pasó a residir en los Estados Unidos, y ella de repente, “decidió seguirlo vía Centroamérica. Compró un pasaje para Nicaragua y voló sola. Ahora debe estar recorriendo esas selvas para llegar a la frontera con México. Dejó los niños con su madre, que está enferma y no puede cuidarlos adecuadamente.”

El matancero debe entonces ocuparse de la crianza de sus hijos, pero reside a considerable distancia de la casa de su ex pareja, por lo que requiere trasladar a los niños a una escuela a distancia práctica de su casa actual. “Fui a la primaria cerca de mi vivienda, donde van todos los niños chiquitos del barrio, y la directora me dijo que aunque está sobregirada en matrícula pueda recibir a los niños, pero el verdadero problema es que no tiene pupitres para sentarlos”, declara.

Dejar que sus hijos continúen asistiendo a su escuela actual no es una opción para el joven padre, pues la distancia es muy grande para viajar diariamente con dos niños pequeños. Entonces decidió tomar la iniciativa y buscar o fabricar los pupitres para que puedan sentarse en sus nuevas aulas.

“Ya encontré una mesa medio rota que necesita reparación, una nueva pata. Y tengo la madera para fabricar la otra”, detalla el padre, con cierto optimismo en la voz, pero aun no encuentra las sillas o los materiales para mandarlas a hacer a algún carpintero. “El tamaño pequeño que necesitan tener esas sillas las hace más difícil de conseguir. Ya me han aparecido varias, pero son de comedor y no tienen las dimensiones necesarias para ellos ni para las mesas.”

Una vez que el joven matancero cuente con los dos pupitres, podrá matricular a su hija y a su hijo en la escuela cerca de su casa, lo que facilitará su crianza, ahora que la madre está en el trayecto migratorio, y una vez logre arribar a los Estados Unidos, demorará un tiempo en regresar.

“No he tenido noticias suyas desde que se fue para Nicaragua. Espero el cruce de esas selvas no le sea tan duro. Quizás debió pensarlo dos veces pero cada uno es dueño de su vida. A mí me toca ocuparme de los niños, pues soy su padre en primer lugar”, comenta, mientras prosigue su búsqueda de maderas o muebles rotos para completar los pupitres.

El curso escolar comenzó esta semana en Cuba para los niños en edad primaria, con carencias confesadas por las instituciones educativas. La Ministra de Educación, Ena Elsa Velázquez Cobiella declaró en la televisión estatal que el completamiento de los uniformes, la base material de estudio y el mobiliario de los centros escolares dependen de la importación de materia prima que aún no ha arribado al país.

Igualmente se hallan “en etapa de importación” otros artículos como equipos eléctricos, hidráulicos y de refrigeración, implementos deportivos y “base material de vida”, sin que se precisara la fecha de arribo al territorio cubano. En esas cargas venideras deben estar los pupitres de los niños matanceros cuyo padre tomó la iniciativa de fabricárselos.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+