La deuda de Cuba vista desde Londres, más allá de «lo normal» (II)

Havana
muy nuboso
26.2 ° C
26.2 °
25.9 °
94 %
4.1kmh
75 %
Jue
31 °
Vie
29 °
Sáb
30 °
Dom
30 °
Lun
31 °

CRF1, que comenzó a acumular el cargo en su deuda desde 2009, está demandando a Cuba y a su ex banco central por solo dos de los préstamos que poseen por más de 70 millones de dólares.

Si CRF gana en esta pequeña porción de la deuda cubana comercial pendiente, que se estima en $ 7 mil millones, podría dar lugar a más demandas de otros tenedores de deuda, con reclamos contra la isla que ascienden a miles de millones.

El gobierno de Cuba considera que el testimonio brindado vía remota por un exfuncionario del estatal Banco Nacional de Cuba encarcelado en la isla, y su mea culpa, pudiera ser la carta que les salve de la malísima mano con que se presentaron en el juicio, ante una corte en Londres las pasadas semanas que decidirá si tiene o no que pagar una deuda millonaria ante un fondo acreedor.

El funcionario, que lleva una caterva de años preso por su papel en lo que las autoridades cubanas consideran un fraude y una corrupción, rindió testimonio ante la corte en Londres por video desde La Habana y “expuso claramente cómo se desarrollaron estos lamentables hechos”, a decir del Ministro de Justicia de Cuba Oscar Manuel Silvera.

Por su parte, el Viceministro Primero de Finanzas y Precios, Vladimir Regueiro, quien también estuvo presente en Londres para la audiencia en la corte, dijo al Financial Times que La Habana “siempre estuvo lista para sostener las mejores negociaciones para buscar los términos y condiciones que se ajusten a las condiciones actuales de nuestra economía” con los acreedores “. quienes legítimamente ostentan el título”.

Cuba ha alegado que CRF adquirió los préstamos ilegalmente porque no se cumplieron las condiciones legales específicas necesarias para su validez. También ha afirmado que CRF usó sobornos.

Sin embargo, la contraparte en el juicio, CRF, desmiente esto.

CRF ha desestimado también las acusaciones de soborno, que es el argumento que expone la parte cubana para declarar como ilegítimo la deuda adquirida por esta entidad a la que La Habana califica como «fondo buitre», y que a todas luces funcionaría como una estratagema para librarse del pago de la deuda.

Olivera, el ministro de Justicia, dijo que Cuba “no le pidió al juez inglés que probara que había habido corrupción”. . . porque eso ya se ha comprobado en Cuba”.

Los abogados de la entidad acreedora argumentaron ante el tribunal de Londres que Cuba los retiró de su caso legal justo antes de que se abriera el proceso, lo que describieron como “un reconocimiento tardío de las acusaciones extremadamente graves realizadas (…) carecían de fundamento y nunca deberían haberse hecho”.

David Charters, presidente de CRF, dijo que había intentado en repetidas ocasiones negociar una reestructuración de la deuda mutuamente beneficiosa con los cubanos.

Dijeron también en el juicio, que no era interés de ellos demandar a Cuba, sino que lo hicieron solo como “último recurso” después de que el gobierno ignorara sus solicitudes de negociación durante 10 años.

“Incluso en esta fecha tardía, en un caso en el que esperamos ganar, CRF está dispuesto a llegar a un acuerdo”, dijo David Charters, presidente de CRF, al concluir el juicio.

Durante el testimonio, los representantes de CRF dijeron que hicieron más de una oferta al gobierno cubano que no agotaría el flujo de efectivo actual de la isla y ayudaría a mejorar su economía. Describieron ofertas de bonos sin cupón de larga duración y canjes de deuda por acciones, ninguno de los cuales obligaría a Cuba a obtener efectivo a corto plazo, o incluso a largo plazo, según el acuerdo.

“Pusimos algunas sugerencias bastante imaginativas sobre la mesa”, dijo Charters al Financial Times.

“Pero ignoraron por completo [las] ​​propuestas o simplemente las rechazaron de plano”.

Y es esta actitud prepotente, adquirida, como la deuda, desde la era Castro, la que bien pudiera inclinar a favor de CFR la decisión de la jueza.

Los cubanos, por su parte, argumentaron que CRF siempre tuvo la intención de demandarlos y los describió como un fondo buitre que se aprovecha de un país empobrecido.

Financial Times cita también a John Kavulich, jefe del Consejo Económico y Comercial EE.UU.-Cuba, quien expone una verdad como un templo: que el juicio de Londres “importa mucho más de lo que la mayoría de la gente está apreciando”.

“Lo que ha hecho esta demanda y juicio es poner la atención en cuánto debe Cuba, que no pagan lo que deben y que están peleando pagando lo que deben . . . Desde el punto de vista del marketing, es un desastre”, dijo Kavulich.

Esta es, a todas luces, la gran película.

Si bien la pregunta que tiene que responderse la jueza es si el fondo tiene derecho o no a demandar a Cuba por la deuda contraída, el gran problema es que el gobierno cubano debe dinero en grandísimas cantidades, y por ese motivo no puede acceder a más créditos financieros, pues no podrán obtenerlos de los mercados internacionales de capital hasta que hayan liquidado todas sus deudas pasadas.

Cuba no ha podido pedir prestado en los mercados desde 1986, cuando el país entró en default y ha sobrevivido «gracias a la generosidad de otros países como la antigua Unión Soviética y, más recientemente, Venezuela y China,» destaca Financial Times.

Cuba no es miembro del FMI ni del Banco Mundial, instituciones que normalmente estarían involucradas en ayudar a un país empobrecido a reestructurar sus deudas y resurgir en el sistema financiero internacional.

noticia relacionada: Deuda Cubana vista desde Londres

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+