Forzados a trabajar a pesar de amenaza de tornado

Havana
algo de nubes
19.2 ° C
19.2 °
19.2 °
94 %
2.1kmh
20 %
Vie
31 °
Sáb
31 °
Dom
31 °
Lun
31 °
Mar
31 °

¿Esclavismo? ¿Trabajo forzado? ¿Nulo respeto por la vida humana? Cualquiera de estas palabras pudiera aplicar perfectamente a dos casos que, relacionados con un tornado – más bien una serie de tornados – que arrasó a Kentucky e Illinois el pasado 10 de diciembre, han salido a la luz pública en los últimos días.

Uno de los casos es el de un repartidor de Amazon; el otro involucra a 110 trabajadores en una fábrica de velas.

Los relatos, se escuchan y tal parecen sacados de un cuento de la Edad Media. Son el vivo ejemplo de la relación esclavista – esclavo. De la vulnerabilidad de los derechos laborales.

El caso de la repartidora de Amazon no es el único de su tipo relacionado con la compañía. Amazon se vio en una parrilla a 450 grados Farenheit este año cuando, en marzo, uno conductor de entregas reveló que, para poder cumplir con su norma laboral los días de trabajo se convertían en jornadas de 14 horas y sin pausas para ir al baño.

La historia la expuso James Meyers, quien trabajó como conductor para varios proveedores de servicios de entrega de Amazon en Austin, Texas, durante aproximadamente un año hasta que renunció en octubre de 2020 debido a las inmensas cargas de trabajo y las malas condiciones laborales.

Los turnos de catorce horas eran comunes porque los proveedores de servicios de entrega no permitían que los conductores devolvieran ningún paquete de sus rutas. La presión para cumplir con las tarifas de entrega obligaba a Meyers a usar una botella de plástico dentro del ban, para recoger su orine, pues no tenía tiempo de ir al baño.

No era el único que lo hacía.

«No vi ningún esfuerzo por parte de Amazon para presionar a los proveedores de servicios de entrega para que permitan que sus conductores usen el baño de manera humana normal, lo que llevó a muchos, incluido yo mismo, a orinar dentro de las botellas por temor a disminuir nuestras tasas de entrega», dijo Meyers entonces a la prensa.

Otros, como Vic, revelaron el stress de trabajar vigilados por cámaras.

«Sé que estamos en un trabajo, pero, quiero decir, tengo miedo de rascarme la nariz. Tengo miedo de quitarme el pelo de la cara, ¿sabes? Porque nos van a regañar por eso», dijo a Insider otra conductora con sede en Oklahoma con relación a este hecho de trabajar bajo vigilancia de cámaras en el interior del vehículo.

Ahora, vuelve Amazon a ser señalado.

Amazon en medio de un tornado de señalamientos.

Amazon enfrenta preguntas sobre las políticas de salud y seguridad en un almacén en el estado estadounidense de Illinois después de que seis trabajadores murieron cuando el edificio fue destruido por un tornado.

«Esto nunca hubiera sucedido si se preocuparan por la vida por encima de la productividad», comentó en las redes sociales la hermana de una de las víctimas.

La compañía dice que su equipo «trabajó rápidamente» en respuesta al tornado, para garantizar que la mayor cantidad de empleados y socios pudieran llegar al sitio de «refugio en el lugar».

Alegan que el sitio donde se encontraba el almacén, en Edwardsville, recibió advertencias de tornado entre las 20:06 y las 20:16 hora local (01:06 y 01:16 GMT) antes de que el tornado golpeara el edificio a las 20:27. Dicen que todo sucedió «increíblemente rápido».

Kelly Nantel, portavoz de Amazon, dijo en un comunicado que la compañía está «profundamente entristecida» por las muertes.

Sin embargo, los trabajadores del almacén revelaron otra historia. En esta otra versión «no había refugio». Les dijeron que se evacuaran en el baño, que parecía el sitio más seguro.

Peor aún. Varios de los trabajadores del almacén revelaron que comenzaron a recibir alertas de tornado en sus teléfonos y sin embargo el supervisor les dijo que tenían que seguir trabajando, y que el que se fuera se iria «a riesgo» de ser despedido.

Así quedó el almacén de Amazon en Edwardsville tras ser golpeado por el tornado. Seis trabajadores murieron. Foto: Getty Images.

Uno de los que murió, Clayton Cope, de 29 años, habló con su familia por teléfono poco antes de que el edificio en la ciudad de Edwardsville, Illinois colapsara por la fuerza de los vientos.

La madre de Clayton, Carla, dijo que había llamado a su hijo para advertirle de la proximidad del tornado.

«Le dijimos que parecía que la tormenta se dirigía en esa dirección y que necesitaba llegar a un refugio», dijo Carla a la estación de televisión afiliada a NBC KSDK en declaraciones recogidas por BBC.

Clayton, quien se había entrenado previamente en la Marina, le dijo a su madre que primero advertiría a sus compañeros de trabajo.

Y así lo hizo, pero su supervisor no les dio autorización para refugiarse.

Luego del escándalo, ha salido la historia de una despachadora de Amazon, quien a bordo de su van, amenazada por el tornado,luego de perder incluso la señal de radio, envió mensajes a su supervisor vía SMS y este le advirtió lo mismo: no tenían indicaciones de la compañía de que los trabajadores podían evacuar su puesto de trabajo. El supervisor le dijo que siguiera entregando paquetes.

La mujer también fue amenazada.

Según un informe de Bloomberg, que incluye capturas de pantalla de la conversación, se le dijo al conductor que si regresaba al almacén sería visto como un rechazo de ruta, «lo que en última instancia terminaría con que usted no tuviera un trabajo mañana por la mañana».

7:08 pm
Conductor: Las radios se han estado apagando.
Envío: OK. Sigue conduciendo. No podemos simplemente llamar a las personas para recibir una advertencia a menos que Amazon nos lo indique.
Conductor: Solo retransmitiendo en caso de que no lo hayan escuchado allí.

7:40 pm
Conductor: Aquí están sonando las alarmas de tornado.
Envío: siga entregando por ahora. Tenemos que esperar noticias de Amazon. Si necesitamos traer a la gente de regreso, la decisión en última instancia dependerá de ellos. Le haré saber si la situación cambia en absoluto. Estoy hablando con ellos ahora sobre eso.
Conductor: ¿Qué tal por mi propia seguridad personal? Voy a regresar. Tener las alarmas sonando a mi lado y nada más que un edificio cerrado a mi alrededor no es un refugio en su lugar. Eso es querer convertir esta camioneta en un ataúd. Hora restante del tiempo de entrega. Y si miras el radar, lo peor de la tormenta estará justo encima de mí en 30 minutos.
Conductor: Fueron sirenas reales.

Despacho: “Si decidió regresar, esa elección es suya. Pero puedo decirle que no lo considerará por su propia seguridad. La práctica más segura es quedarse exactamente donde está. Si decide regresar con sus paquetes, se considerará que rechaza su ruta, lo que finalmente terminará con no tener trabajo mañana por la mañana. Las sirenas son solo una advertencia.
Conductor: Estoy literalmente atrapado en esta maldita camioneta sin un lugar seguro a donde ir con un tornado en el suelo.
Envío: Amazon dice refugio en su lugar.
Despacho: Sabré cuando me digan algo más.
Despacho: [nombre del conductor] necesita refugiarse en el lugar. El viento acaba de atravesar el almacén y rasgó la puerta del rts y la rompió, así que incluso si regresa aquí, no puede entrar al edificio. Necesita detenerse y refugiarse en su lugar.
Conductor: De acuerdo.

En una declaración a Bloomberg, Amazon dijo que el despachador no siguió las pautas de seguridad. La compañía también dijo que está investigando el incidente y que el conductor está a salvo.

«Esta era una situación en desarrollo en una amplia área geográfica y, desafortunadamente, el despachador del socio de servicio de entrega no siguió la práctica de seguridad estándar. Este despachador debería haber indicado inmediatamente al conductor que buscara refugio cuando el conductor informó haber escuchado sirenas de tornado. Mientras se realizaba este intercambio de texto, el equipo local de Amazon se aseguraba de que cada socio de servicio de entrega hubiera indicado a sus conductores que se refugiaran en su lugar o buscaran refugio y les aconsejó que dejaran de entregar por la noche. Nos alegra que el conductor esté seguro y estamos utilizando lo aprendido de este incidente para mejorar nuestras políticas y orientación para los conductores y socios de servicios de entrega. Bajo ninguna circunstancia el despachador debería haber amenazado el empleo del conductor, estamos investigando todos los detalles de este incidente y tomaremos las medidas necesarias,»

revela el texto completo de la declaración que Amazon compartió con el medio.

Sin embargo, un video grabado por un residente en Oklahoma demuestra que este no habría sido el único despachador que dio orientaciones a sus choferes de seguir entregando paquetes.

El video muestra a otro trabajador de Amazon entregando paquetes en medio de la amenaza del tornado, con las sirenas escuchándose por toda la ciudad.

No fueron los trabajadores de Amazon los únicos que se vieron forzados a permanecer en su puesto de trabajo.

Según revelan diversos medios, trabajadores de una fábrica de velas fueron obligados a permanecer en su sitio, en medio del tornado. Incluso, con las alarmas activadas. Como consecuencia de la negligencia de sus jefes, todos vieron su vida en peligro.

Ahora los trabajadores sobrevivientes han presentado una demanda colectiva contra los dueños. La fábrica fue arrasada por el tornado en Kentucky.

A todos se les dijo, en medio del caos que serían despedidos si abandonaban el trabajo.

La producción había estado «funcionando 24 horas al día, 7 días a la semana», en parte para satisfacer la demanda de velas en la época navideña, según declaró a CNN el congresista republicano James Comer, que representa al primer distrito de Kentucky.

Ahora la empresa Mayfield Consumer Products enfrenta la demanda de los trabajadores. Estos alegan que se les dijo que tenían que quedarse en su puesto de trabajo incluso cuando se aproximaba el fenómeno meteorológico.

Uno de los tornados arrasó la fábrica de Mayfield, matando al menos a ocho personas. La tormenta formaba parte de un sistema meteorológico letal que azotó partes del Medio Oeste y del sur de Estados Unidos, dejando 85 muertos, según las autoridades estatales.

Más de 100 personas trabajaban en la fábrica de velas cuando el tornado arrasó con ella.

Noticia en Cuballama Noticias: ¡4 añitos! Así de grandes están ya los mellizos de Enrique Iglesias y Anna Kournikova

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+