Este puede ser el Premio Puskas al gol del año

Havana
algo de nubes
24.2 ° C
24.2 °
24.2 °
83 %
3.1kmh
20 %
Dom
31 °
Lun
29 °
Mar
29 °
Mié
30 °
Jue
25 °

Olvídense de cualquier cosa que haya hecho Cristiano Ronaldo, Mbappé y Lionel Messi. Olvídense de chilenas, boleas, medias boleas, recortes y bicicletas porque este, a no dudarlo, debe ser el Premio Puskas al gol del año en esta temporada.

No sucedió en Primera División ni en Segunda División, sino en la 3ra división del fútbol italiano. Así que demos por descontado que fue una «estrella» quien lo anotó.

No lo anotó un delantero, ni un medio ni un defensa. Tampoco un jugador que entró de cambio en los últimos minutos. Este sí, sucedió en los últimos minutos, más exactamente en el minuto 91. Y lo anotó un portero. Y fue un gol de campo a campo.

Lo convirtió el portero del Módena, Riccardo Gagno. Y sí, facilmente puede decirse que va siendo, hasta ahora, el candidato al Premio Puskas o gol del año.

Su equipo enfrentaba este sábado al Imolese. Faltando apenas unos minutos para que acabara el partido, y ya en tiempo cumplido, Gagno mandó el balón hacia «la olla», hacia el otro lado de la cancha a ver que pasaba. Lo pateó lo más lejos que pudo.

No tenía tiempo para ir pasando el balón entre los botines a ras de pasto, así que lo pateó a la desesperada. La pelota llegó, tocó suelo, dio un brinco que superó al portero rival, y fue derechito hacia la puerta contraria.

¡Y gol! Gol no, ¡golazo! ¡El gol del año! Estos son de los goles que nunca se ven. Sucede uno en miles de partidos.

El gol le dio la victoria a su equipo 2-1 ante el Imolese y eventualmente hasta pudiera catapultarlo hasta la 2da división.

Gagno, luego, sintió hasta pena por el arquero rival. Esta es una de esas jugadas donde, si te sucede a ti, quieres morirte. A todas luces fue un error de cálculo del portero del Imolese.

El impresionante gol de arco a arco en los últimos minutos del partido, por mucha emoción que le propinó al Módena, dejó este sabor dulce y amargo en la boca de Gagno, por su colega de posición en el equipo rival. Y es que él nunca tuvo intenciones de hacer eso; de desmoralizar al rival de esa manera. Ni siquiera entra dentro de sus funciones. La función de un portero no es anotar goles, es pararlos. Así que, claro, sintió pena por el rival.

«Lo siento por él [en relación al arquero rival], estaría muy mal si me pasara a mí. No sé ni qué palabras usar para animarlo porque solo puedo imaginar lo que está sintiendo», manifestó Gagno.

Noticia de hoy: ¡Última hora! Tiroteo en metro de Brooklyn, New York

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

30 HUEVOS para CUBA → $6.49ENVIAR AHORA