En Cuba existen más de 89 mil casas con piso de tierra mientras incrementan construcción de hoteles de lujo

Havana
niebla
26.2 ° C
26.2 °
25.9 °
100 %
1kmh
20 %
Dom
30 °
Lun
30 °
Mar
29 °
Mié
30 °
Jue
26 °

Cuba llega a 2022 con 89 496 casas que aún tienen piso de tierra, tanto en áreas urbanas como rurales, según reconoció Vivian Rodríguez Salazar, directora de la Vivienda del MICONS en una reunión con gobernadores e intendentes de todas las ciudades del país, reportada por el oficial Noticiero Nacional de Televisión.

A la vez, más de 10 hoteles de lujo se alzan en distintas partes de La Habana, como las dos torres localizadas en 1ra. y D, en el Vedado, frente al malecón, añadiendo 600 habitaciones al capital habitacional turístico estatal, por un valor que circunda los 80 millones de dólares.

Otros complejos hoteleros se construyen en 25 y K, también en el Vedado, y en 3ra. y 70, en la zona de Miramar. Mientras, el polo turístico de Cayo Cruz, al norte de Camagüey, proyecta para 2030 unas 26 mil 300 habitaciones.  

Este contraste se agudiza cuando se conoce que, además de estos pisos “primitivos”, Cuba muestra un alto hacinamiento habitacional, con la existencia de 8 907 ciudadelas, más comúnmente conocidas como cuarterías, en estados constructivos deficientes, como es la naturaleza de este tipo de inmueble según también reportó la funcionaria como pendientes de erradicar para 2022, cuyo plan de construcción de nuevas viviendas de unas 38 mil.

Mientras los hoteles asaltan el cielo cubano con sus moles gigantescas, Rodríguez Salazar anunció igualmente que en el pasado 2021 apenas se alcanzó el 42% del plan de construcción de casas en Camagüey, Holguín, Santiago de Cuba, Granma, Guantánamo, Villa Clara y Ciego de Ávila, y solo Cienfuegos reportó haber cumplido con el 100% de lo planificado, seguido por su vecina Sancti Spíritus, con el 97%. La Habana llegó al 59%.

Tras estas cifras frías, usuales en los reportes sistemáticos del gobierno, hay miles de personas que viven casas destartaladas de maderas podridas en los campos cubanos y en las ciudades, otras en casas antiguas de condiciones peligrosas para la vida que aguardan el recrudecimiento de la humedad para derrumbarse, o sencillamente se dan por vencidas y caen estrepitosamente, con altos precios para la vida humana.

Poco a poco se va haciendo más común conocer de derrumbes mortales en zonas como La Habana Vieja o Centro Habana, con muertes asociadas. Ya de habitantes de las propias viviendas, ya de transeúntes que la fatalidad los lleva a circular por el lugar en ese instante terrible.

Otros miles de cubanos viven en casas sobre tierra apisonada, de una manera casi primitiva, y esperan, desesperan o sencillamente se resignan a nunca tener una casa con baldosas o quizás siquiera de cemento batido, sin recursos particulares para construir “por esfuerzo” propio sus casas.

Déjanos tu opinión

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA → Desde $2.99 / LBENVIAR AQUÍ
+