“Acumulación de desechos sólidos” el nuevo tema de Vivir del Cuento

Havana
muy nuboso
27.2 ° C
27.2 °
27 °
89 %
1kmh
75 %
Dom
30 °
Lun
29 °
Mar
30 °
Mié
31 °
Jue
31 °

Para el equipo de Vivir del Cuento la melodía que acompaña sus días no es precisamente “La vie en rose” de la francesa Edith Piaf, si no “La Vida en Fosa” y así han titulado la nueva entrega de un humorístico que no defrauda si de hacer reír a los cubanos de sus propios problemas se trata.

El mal olor inunda la casa de Pánfilo Epifanio, personaje protagónico encarnado por el actor cubano Luis Silva, al tiempo que se produce en todo el barrio una acumulación de mosquitos y moscas. Al punto que un turista llega a preguntarle a Cachita (arrendadora) si tenía las moscas de mascota.

Se trata de una fosa desbordada que, por la descripción de los vecinos reunidos en la vivienda donde suceden la mayoría de las peripecias de este talentoso equipo, parece más bien una pequeña Venecia de desechos sólidos.

El conflicto principal, como es costumbre, deja entrever otros relacionados o no con el problema central, pero no por ello menos preocupantes.

Jugando con las contradicciones de la vida, Pánfilo se encontraba estreñido y buscando sábila para ponerse a modo de supositorio, haciendo un guiño desde el audiovisual a la escasez de medicamentos en la isla.

Se trata de un capítulo donde la diversión está garantizada para los cubanos que a pesar de que la soga de las calamidades cada vez se tensa más en su cuello no pierden el poder de reír de sí mismos; y los personajes, a tono con esa realidad, bromean en torno a la situación.

Chacón, que no pierde un chance de hacer enfadar a Pánfilo, le dice que es “el propietario de la fosa y de la casa. ¿Tú no sabes que no se puede tener dos propiedades”, tocando otro delicado problema en la isla que ha sido abordado en programas anteriores: la vivienda.

Indagando sobre la fecha en que empezó a crear malestar la fosa en cuestión, los vecinos señalan sus inicios alrededor del 2008. ¡15 años parece tener la fosa!

Chacón una vez más, enfrenta a Pánfilo recordándole que hace 15 años había dicho que si no resolvía ese problema en 15 días se cambiaría el nombre y que el propio Chacón le sugirió 15 años como plazo para solventar el mal -más bien uno de ellos- que los aqueja.

Pánfilo podría llamarse Feliciano, que empieza con feliz y termina en ano, propone. Pero el simpático viejito más motivado y al parecer sin muchas ganas de cambiarse el nombre, se alista para ir a la oficina donde hace años puso la primera queja.

Se encontró con Justino, la persona que recibió su solicitud 15 años atrás. La oficina ahora se aprecia desbordada de papeles y con cajas que contienen otros tantos. ¿Qué nueva queja nos trae?, le pregunta el trabajador encargado de la atención al público para estos asuntos, al tiempo que Epifanio le aclara que se trata de la misma problemática que años atrás le manifestara.

“Si yo al día siguiente le mandé el carro. No me diga que no ha llegado”, respondió Justino. Pero aunque el carro fue, la fosa tardó tan solo una semana en desbordarse de nuevo.

En la oficina le alertaron del incremento de las quejas y que habían personas con 9 meses lidiando con salideros y filtraciones. “¡9 meses!El problema mío ya es adolescente”- responde Pánfilo.

“Mañana a las 10 am lo estoy llamando, aunque sea lo último que haga en la vida», concluye Justino.

¿Resolverá Pánfilo y sus vecinos el problema de la fosa? ¿Se cambiará el nombre Pánfilo? ¿Será resolver la queja de Epifanio lo último que hará Justino en su vida? Son interrogantes que solo en Vivir del Cuento, entre risas y análisis de las indirectas cada vez más directas, se responderán.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+