El mal negocio de Elon Musk con la compra de Twitter

Havana
algo de nubes
24.2 ° C
24.2 °
24.2 °
94 %
1kmh
20 %
Mar
33 °
Mié
32 °
Jue
30 °
Vie
32 °
Sáb
27 °

La agencia EFE reseña en un artículo que el multimillonario Elon Musk hizo el peor negocio de su vida con la compra de Twitter, pero… ¿es esto así? ¿No será que el propio Musk se arruinó así mismo con una serie de malas decisiones tomadas después de la compra de Twitter?

Primero que todo hablaremos de Elon Musk, porque para llegar a la compra de esta red social tan importante como lo es Twitter, hay un antecedente. Un antecedente importante. Uno que no puede ser soslayado.

Elon Musk, quien actualmente tiene un patrimonio neto de $180 mil millones, ocupa el segundo lugar en la lista de las personas más ricas del mundo. Su fortuna proviene principalmente de sus participaciones en Tesla y SpaceX. A pesar de que la adquisición de Twitter ha llevado a una disminución en el valor de las acciones de Tesla, SpaceX sigue creciendo, con la compañía valorada en casi $140 mil millones a principios de 2023.

Musk comenzó su carrera empresarial en 1995, cuando él, su hermano Kimbal y Greg Kouri fundaron Zip2, una empresa que desarrolló una guía de ciudad en Internet con mapas, direcciones y páginas amarillas. Compaq adquirió Zip2 por $307 millones en efectivo en 1999, y Musk recibió $22 millones por su participación del 7%.

Luego, en 1999, Musk cofundó X.com, una empresa de servicios financieros en línea y de pagos por correo electrónico. En 2002, PayPal, que se formó a partir de la fusión de X.com con el banco en línea Confinity, fue adquirido por eBay por $1.5 mil millones en acciones. Musk, que era el accionista mayoritario con el 11.72% de las acciones, recibió $175.8 millones.

En 2002, Musk fundó SpaceX con $100 millones de su propio dinero y se convirtió en su CEO y jefe de ingeniería. SpaceX ha logrado hitos significativos, como el lanzamiento exitoso de Falcon 1 en 2008 y el primer aterrizaje exitoso de la primera etapa de un Falcon 9 en una plataforma terrestre en 2015. En 2020, SpaceX lanzó su primer vuelo tripulado, el Demo-2, convirtiéndose en la primera empresa privada en colocar astronautas en órbita y acoplar una nave espacial tripulada con la Estación Espacial Internacional.

Desde 2015, SpaceX ha estado desarrollando la constelación Starlink de satélites en órbita terrestre baja para proporcionar acceso a Internet por satélite. El costo total del proyecto de una década para diseñar, construir y desplegar la constelación se estima en alrededor de $10 mil millones. Durante la invasión rusa de Ucrania en 2022, Musk envió terminales Starlink a Ucrania para proporcionar acceso a Internet y comunicación.

Elon Musk y la compra de Twitter

Con todo este «curriculum» llegó Musk a interesarse por Twitter. A querer comprarlo. Y a comprarlo finalmente.

Según una estimación de Fidelity, una firma que participó en la operación de compra, y citada por la agencia EFE en su nota, Twitter actualmente vale un tercio de los $44 mil millones que Elon Musk pagó para adquirir la red social. La valoración de Twitter que Fidelity proporciona en un documento detallando sus inversiones la sitúa en alrededor de $15 mil millones en la actualidad, una disminución significativa en comparación con su valor en el momento de la compra.

En marzo, Musk mismo estimó que el valor de Twitter había caído a alrededor de $20 mil millones, menos de la mitad de los $44 mil millones que pagó en octubre. La valoración de Fidelity, que se refiere a Twitter con el nuevo nombre de X Holdings que Musk le ha dado, precede al último gran movimiento en la empresa: el nombramiento de Linda Yaccarino como nueva directora ejecutiva. Musk, que había asumido ese puesto tras la compra, ha optado por una ejecutiva con gran experiencia en el ámbito publicitario para liderar las operaciones comerciales, mientras que él se centrará en el diseño de productos y nuevas tecnologías de la red social.

Desde que Musk adquirió Twitter con la promesa de restaurar su visión de la «libertad de expresión», ha implementado cambios importantes en la forma en que la plataforma opera.

Estas modificaciones han llevado a muchos anunciantes a retirarse o reducir su gasto publicitario en la red social, que hasta ahora ha constituido la mayor parte de los ingresos de la empresa. Adicionalmente, Musk ha realizado un gran recorte de personal en medio de advertencias de posible bancarrota si no se reducía el gasto.

Esto es lo que nos señala EFE y la conclusión parece salir de estas aseveraciones.

Digámoslo de otra manera. Tal vez la compra de Twitter no fue un mal negocio. El mal negocio llegó después, cuando Elon Musk tomó una serie de malas decisiones que han reducido el valor en bolsa de Twitter enormemente.

Así y todo, su capital – según Forbes – al parecer, le permite este tipo de tropiezos. Por mal que le está yendo a Twitter de la mano de Elon Musk, todavía el hombre tiene dinero para sostenerse. Su diversificación empresarial le ha sido ventajosa, y puede que un día decida deshacerse de Twitter; venderla por mucho menos dinero de lo que la compró y la vuelta de unos años, recuperar el dinero perdido.

¿No lo creen? Pues la historia de Travis Kalanick y la no menos sorprendente historia del Coronel Sanders, fundador de KFC, nos dicen que sí; pero de eso, les estaremos hablando en un próximo artículo.

tal vez quieras leer: Elon Musk recomienda a Miami como «un lugar donde mudarse»

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+