Cubanos confirman que comen “bastante” carne de gato porque pasan “mucha hambre”

Havana
algo de nubes
14.2 ° C
14.2 °
14.2 °
94 %
1kmh
20 %
Mar
29 °
Mié
31 °
Jue
30 °
Vie
31 °
Sáb
31 °

Varios residentes de Guantánamo han confirmado que en el mercado informal de esa provincia cubana se vende carne de gato para el consumo humano

Así lo demostró una encuesta de ADN Cuba a algunos guantanameros, después de que Food Monitor Program denunciara el pasado mes que en grupos de Facebook como ‘Revolico Guantánamo’ es común promover la venta de esta carne.

Según reconoció un cubano a ADN Cuba, “el consumo de carne de gato se está haciendo popular aquí en la provincia de Guantánamo”. “Sí hay personas que comen gato, bastante. Por la necesidad que hay. No hay comida en la provincia”, resumió.

La misma persona subrayó que hay quienes compran la carne de gato que se vende a 100 o a 200 pesos, “según la necesidad que tenga la persona y la cantidad que puedan coger en una noche con las trampas que hacen”. 

¿“Medida desesperada” y “receta milagrosa”?

“Ya es común que en el mismo hospital el médico le diga a las personas que tienen problemas cerebrovasculares que tienen que consumir carne de gato. Se la comen en sopa, incluso la grasa. La cabeza de gato la hacen sopa también y la consumen”, detalló.

“Sí, ¿por qué no (comerla) con el hambre que se está pasando aquí en Cuba? Te lo cazan con jaula y te lo regalan si no tienes cómo comprarlo. La necesidad económica no te da para hacer nada. Hay que comer gato porque no hay otra cosa que comer. Se pasa mucha hambre”, comentó otro guantanamero.

“Hay necesidad económica. No hay carne, no hay esto, no hay lo otro. Todo está subido de precio y tú no tienes para comprar eso. Esta carne es más barata y te la aceptan”, recalcó.

Otro residente en el territorio más oriental de la isla ratificó que “mucha gente” allí ha comido gato. “Hay a quien le gusta: lo cazan, lo compran, lo crían. De cierta forma lo obtienen. Aquí se han perdido gatos y se ha opinado que es que los cogen para comer. A mí mismo se me han perdido dos o tres gatos grandes, bonitos, gordos”.

“¿Qué es lo que viene al mercado? ¿Qué es lo que viene a la bodega? ¿Qué proteína tiene la población? No es un engaño que la situación está mala e, imagínate, uno tiene que tratar de sobrevivir”, justificó.

Un entrevistado admitió que se tomó un caldo de gato que le hizo su esposa porque sentía presión en la cabeza. “Me lo hizo y de verdad me lo tomé como cosa de la vida, obligatoriamente. Me sentí tan mal que tuve que tomarme unas tres sopas de gato”, tapándose la nariz y luego pasándose “una naranja o un limón por la boca”.

Mientras la comunidad animalista cubana pide “parar este crimen”, trascendió que la carne de gato es especialmente consumida por “borrachos”, personas que “se ponen a tomar ron y por su situación económica no tienen para comprar una libra de carne, que cuesta 500 o 550 pesos y cazan un gato y hacen una sopa o cualquier otra cosa y se la comen”. 

El programa de monitoreo y denuncia de la (in) seguridad alimentaria en Cuba Food Monitor publicó también el testimonio de alguien que se dedica hace años a vender este “extraño alimento” en la ciudad de Guantánamo, donde hay quienes creen que la sopa de cabeza de gato “tiene el poder de curar enfermedades neurológicas y la artritis”.

“Todo el mundo tiene un caso: una abuela o una tía, que se puso mala un día y con una sopa de gato mejoró. Esta es una receta milagrosa”, aseguró la citada fuente.

Como en los 90

Desde la óptica de Food Monitor Program, lo anterior “recuerda las oscuras historias de la alimentación durante el Período Especial en Cuba”. 

“La carne de gato y sus consumidores son un reflejo de las carencias alimenticias que sufre el pueblo cubano y las alternativas ante el hambre. Esta medida desesperada, ciertamente, es parte de un complejo fenómeno social y, lejos de ser resolutiva, genera grandes problemas”, apuntó la organización.

“Nadie va a detener la venta de carne de gato. Para muchos es una opción más que está sobre la mesa y que tienen que tomar si quieren ingerir un plato fuerte en la comida o ayudar a algún familiar enfermo. Si el Estado no da más soluciones, la gente tiene que resolver con lo que tenga en la mano”, añadió el reporte.

“Queda ver cómo responden las autoridades y la ciudadanía a estos hechos en la provincia de Guantánamo. Aunque todo parece indicar que, aun con la intervención de los mandos, este tipo de actividades ilegales e inhumanas está lejos de terminar”, concluyó.

Cabe recordar que en febrero de 2021 fue aprobado el Decreto-Ley 31/2021 “De Bienestar Animal”, que tiene como objetivo “regular los principios, deberes, reglas y fines respecto al cuidado, la salud y la utilización de los animales para garantizar su bienestar”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+