Cuba vence a Panamá y salva la honra en el Clásico

Havana
muy nuboso
31.2 ° C
31.2 °
31.2 °
62 %
4.6kmh
75 %
Lun
31 °
Mar
30 °
Mié
30 °
Jue
31 °
Vie
29 °

Los bates cubanos finalmente salieron del (inexplicable) letargo, y con aguacero de 21 hits mostraron algo de su potencial y salvaron la honra en el V Clásico Mundial de Béisbol, al vencer 13-4 a Panamá, lo cual mantiene a la isla con remotas pero reales posibilidades matemáticas de mantenerse. Como les dijera Germán Mesa tras caer ante Italia, parafraseando al gran Yogi Berra, “no se acaba hasta que se acaba”.

Solo dos veces se han enfrentado Cuba y Panamá en Clásicos, y en ambas el triunfo antillano ha sido crucial para seguir en el certamen. En 2006, cuando llegaron a la final ante Japón, Cuba pasó de primera ronda con un jonrón emblemático de Yulieski Gurriel (que recién firmó con los Miami Marlins) y un gran relevo de Yuniesky Maya, devenido leyenda en las ligas dominicanas.

En aquel partido, por cierto, Maya estuvo a milímetros de arruinarlo todo con un lanzamiento demasiado pegado, y que Rubén Rivera no tuvo la picardía o el valor de buscar, y conseguir un “deadball” que habría eliminado a Cuba en la ronda inicial

Ojalá esta victoria ante los canaleros en Taipei marque un giro en los acontecimientos, porque los dos reveses iniciales ante Países Bajos e Italia traían de capa caída a los cubanos, que demostraron una vez más el nivel de rezago y anacronismo que tiene la isla en materia beisbolera.

Esta vez el DT Armando Johnson hizo cambios en su alineación, abrió con Roel Santos por Yoenis Céspedes y con Ariel Martínez en reemplazo de Lorenzo Quintana. El abridor fue Ronald Bolaños, quien escapó ileso en el primer inning, pese a sus problemas de control, pero se fue del juego después que el ex-MLB Rubén Tejada le pegara un jonrón con un compañero en base, que igualó el partido a dos carreras.

Cuba marcó en el primero con tubey de Alfredo Despaigne que impulsó a Santos. En el segundo Yadil Mujica conecta extrabase que empujó a Yadir Drake. Panamá se puso arriba en el segundo, con el jonrón de Tejada y hit impulsor de Allen Córdoba: hasta ahí las clases para el istmo…

En el sexto Drake liga su tercer hit del partido para impulsar a Erisbel Arruebarrena, Ariel Martínez entra por fly de sacrificio de Mujica, y los “bigleaguers” Yoan Moncada y Luis Robert pegan indiscutibles que ponen el juego 6-4. En el “lucky seven”, Mujica impulsa con hit al “Grillo” Arruebarrena y a Yoelkis Guibert, y Moncada y Robert suman dos más con hit y rolling al cuadro, respectivamente.

En el octavo Drake remolcó a Yurisbel Gracial con su cuarto hit del choque, y Moncada empujó la décimotercera al recibir recibió boleto con las bases llenas.  

La clave de la victoria cubana fue, paradójicamente, la rebelión panameña: el relevo del derecho Luis Miguel Romero mató un potencial “rally” con dos ponches y un rodado al cuadro. Amén de la ofensiva de Mujica (cuatro impulsadas) y Drake (cuatro hits), el tercio inmaculado que pitcheó Romero fue inspirador.

Entre las deudas que aún dejan los cubanos destaca el mediocre corrido de bases, a veces torpe, a veces kamikaze.

Para Cuba se impone superar dichos problemas para derrotar al próximo rival, China Taipéi, que sin dudas tiene definido y estudiado el perfil de cada jugador de la isla, con las herramientas sabermétricas que les permitirá explotar las debilidades de cada cual. No es un secreto que los rivales conocen más a los cubanos que ellos mismos, e incluso que sus técnicos, aferrados muchos a la pelota de la vieja escuela.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.79 x LBENVÍA AQUÍ
+