Baja el dólar y cubanos con hambre protestan por no poder sacar dinero del banco

Havana
algo de nubes
30.2 ° C
30.2 °
30.2 °
54 %
5.7kmh
20 %
Vie
31 °
Sáb
31 °
Dom
32 °
Lun
32 °
Mar
29 °

Decenas de cubanos protestaron la pasada semana frente a una sucursal bancaria en Cuba al no poder retirar sus salarios en efectivo, debido al proceso de bancarización de la economía impuesto por el régimen de la isla. Ni siquiera pueden aprovechar el bajón que ha dado, momentáneamente, la divisa en Cuba.

En videos difundidos en redes sociales, se observa a los cubanos reclamar con desesperación por la falta de liquidez, asegurando que tienen «hambre y miseria».

«No cobramos nada, sin plata, con hambre y miseria», expresó uno de los presentes.

Los ciudadanos responsabilizan a la bancarización obligatoria de sus salarios, medida implementada recientemente por el gobierno cubano.

«Oye pero hace falta la plata, estamos con hambre y con de to ́», le recriminó un hombre a un funcionario bancario.

Asimismo, una mujer declaró que «ya no hay confianza» para depositar dinero en los bancos nacionales.

Aunque las autoridades reconocen la grave escasez de efectivo, la atribuyen a otros factores y no a la bancarización. Como respuesta, el régimen ha impuesto medidas de control a la circulación de dinero en efectivo y busca frenar la devaluación del peso cubano.

Las protestas de estos cubanos se enmarcan en la profunda crisis económica que atraviesa la isla caribeña, donde la población presenta desde hace meses fuertes carencias de alimentos, medicinas y otros productos básicos.

Recientemente el portal Diario de Cuba reflejó en una nota periodística, cómo la llamada «tercera edad», en Cuba, se ha convertido en uno de los sectores más vulnerables ante la profunda crisis económica que atraviesa el país caribeño. Con pensiones cada vez más devaluadas y una reducción drástica de la canasta básica, miles de ancianos sufren hambre y precariedad.

«Yo nunca pasé hambre en mi vida como ahora», afirmó Ana a DDC, una jubilada de 74 años que sobrevive con su familia con una pensión de 1.525 pesos. Al igual que ella, son muchos los abuelos que se acuestan «con hambre» y se levantan «igual», incapaces de costear alimentos o bebidas tan básicas como el café.

La escasez generalizada golpea duramente los ingresos de esta población. Ángel Luis, de 82 años, se ha visto obligado a vender cigarros en la calle para complementar la precaria manutención familiar.

«Nunca pensé que este país se iba a poner así», lamentó.

Los comedores sociales, abastecidos irregularmente, ofrecen comida de mala calidad y sin condimentos.

«Me paso el día con hambre», reconoció Perucho, un discapacitado de 56 años. Otros, como la maestra jubilada Celia, de 62 años, han tenido que reincorporarse al trabajo para lidiar con la inflación.

Ante esta grave situación, los ancianos cubanos reclaman medidas urgentes.

«El hambre masiva tumba gobiernos», advirtió Celia.

El creciente descontento popular presiona a un régimen incapaz de resolver la compleja coyuntura.

tal vez quieras leer: No es país para viejos: tres historias de ancianos cubanos que sobreviven a  la crisis

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+