2024 viene más duro que un chícharo canadiense en Cuba. Niños, entre los más perjudicados

Havana
algo de nubes
25.2 ° C
25.3 °
25.2 °
88 %
0.5kmh
20 %
Lun
34 °
Mar
33 °
Mié
31 °
Jue
31 °
Vie
32 °

El año 2024 se vislumbra como un periodo de grandes retos, donde la protección y el bienestar de los menores deberán ser una prioridad para toda la sociedad.

La llegada del año 2024 en Cuba se ha teñido de preocupación y desasosiego, especialmente entre los más vulnerables: los niños. Recientes acontecimientos en La Habana han encendido las alarmas sobre las duras realidades que enfrentan los menores en la isla.

Este 6 de enero, se reportó la presencia de cuatro niños cubanos pidiendo dinero en una autopista de La Habana. Esta noticia, difundida por Lisbet Betancourt La O en el grupo de Facebook «Madres cubanas por un mundo mejor», ilustra la creciente preocupación por la seguridad de los menores en Cuba. Estos niños, el mayor de no más de diez años, fueron vistos en un estado de vulnerabilidad extrema, solicitando dinero a los carros y creando situaciones de peligro para llamar la atención de los conductores.

Foto: Lisbet La O Betancourt / Facebook

Este incidente es un reflejo de un problema más amplio en la isla, que ya tuvo un momento tristemente viral, cuando la foto de un menor de edad en estado casi harapiento, visto cenando en un bar restaurante de La Habana conmovió a miles de internautas cubanos. El menor fue buscado luego y encontrado, y activistas cubanos están enfocados en darle atención, por cuanto se trata de uno de los cinco hijos que tiene una madre de apenas 30 años, con 4to nivel de escolaridad, que vive en situación de extrema pobreza en el municipio de San Miguel de Padrón.

Caos en repartición de juguetes.

Dos días después de ser vistos los menores pidiendo dinero en una autopista en La Habana, el 8 de enero, el humorista cubano Limay Blanco realizó una donación de juguetes y materiales escolares en un barrio pobre de La Habana.

Sin embargo, lo que se esperaba fuera un acto de generosidad se convirtió en un caos, evidenciando la grave situación económica que enfrentan muchas familias cubanas. El propio Limay resume el acto de esta manera: «¡Qué susto pasamos!»

“Repartiendo juguetes. Que susto pasamos”, escribió junto al material audiovisual.

«Un solo niño me dijo ‘Limay, que Dios te bendiga'», refirió el artista y filántropo que impulsa desde hace muchísimo tiempo una labor humanitaria en favor de los cubanos más necesitados, y que le ha llevado a repartir ya unas 30 y tantas casas entre familias vulnerables.

La dificultad para adquirir juguetes y materiales escolares, sumada a la falta de elementos básicos como zapatos adecuados para los estudiantes, refleja una realidad desgarradora.

La situación en Cuba es cada vez más difícil, especialmente para los niños, quienes se encuentran atrapados en una red de carencias económicas, sociales y de seguridad, pero el gobierno parece tener claro quién puede repartir juguetes y quién no, pues la activista Diasnurka Salcedo fue citada por los órganos de la Seguridad del Estado, debido a que visitó la familia de un preso político para hacer entrega de juguetes a sus pequeños.

La salud de los niños: otro tema preocupante.

No menos preocupante es el tema de la salud de cientos, miles de niños en la isla.

A los consabidos problemas de la falta de medicinas en el país se suma otro hecho grave que afecta no solo la salud de los niños, sino de todos en general; y es que en varias barriadas de La Habana, sus habitantes han decidido comenzar a incendiar los restos de basura que se acumulan en torno a los contenedores, pues el gobierno enfrenta serios problemas para la recogida de desechos.

En La Habana, debido a la acumulación de basura en las calles y la falta de respuesta efectiva de las autoridades, los residentes de Lawton recurrieron a la quema de desechos el 5 de enero de 2024.

Esta acción, motivada por la frustración ante la presencia abrumadora de basura y exacerbada por la escasez de combustible, llevó a las autoridades a iniciar un operativo urgente de recogida de basuras en varios municipios.

La situación en La Habana ha sido problemática durante los últimos meses, agravada por la falta de personal y equipos adecuados para la recogida de basura.

La quema de desechos es perjudicial para la salud humana y el medio ambiente. Esta práctica libera gases contaminantes nocivos, incluyendo carcinógenos peligrosos como dioxinas y furanos, y carbono negro, un contaminante climático de corta duración pero de alto impacto. La inhalación de estos gases puede causar problemas respiratorios, irritación de ojos y piel, y a largo plazo, incrementa el riesgo de enfermedades cardíacas y cáncer, y entre los más afectados están los menores que, debido a su edad, no acumulan real percepción del peligro que representa inhalar los gases tóxicos.

tal vez quieras leer: Organizan en Miami donación para niños cubanos

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+