Yordenis Ugas: «Gracias a Dios tengo mi casa propia»

Havana
nubes dispersas
23.2 ° C
23.2 °
23.1 °
78 %
4.6kmh
40 %
Sáb
26 °
Dom
27 °
Lun
28 °
Mar
30 °
Mié
24 °

«Gracias a Dios y con su bendición, mi sacrificio, dedicación y trabajo duro ahora tengo mi casa propia,» dijo en su perfil de Facebook el campeón mundial de boxeo, el cubano Yordenis Ugas.

El cubano, quien recientemente venciera en tremenda pelea a esa leyenda del boxeo nombrada Manny Pacquiao es la viva estampa de lo que se dice un «renacido» dentro del boxeo.

Muchos comparan su historia con la del boxeador norteamericano James J. Braddock, un boxeador retirado, con fracturas en sus manos, quien durante la época conocida como la Gran Depresión, se vio obligado a volver al cuadrilátero para poder alimentar a su familia. A Braddock, al igual que Yordenis Ugas, le sobraba el coraje, y a base de sacrificio y dignidad pudo volver a lo más alto de la cumbre pugilística y ser campeón mundial.

nota relacionada: Los infortunios que superó Ugás, el cubano que pelea por la libertad

Y es cierto, no hay mucha diferencia entre las historias y sobre eso habló Yordenis Ugas, quien recordó los terribles momentos que vivió cuando llegó a los Estados Unidos.

«No quería hablar de esto, me pongo emocional, pero es bueno compartirlo y espero que te motive a no rendirte y luchar duro por tus sueños. Hace 5 años vine a Las Vegas, me quede 10 dias en casa de un amigo y despues me fui a un hotel a vivir, no tenía carro y tenia que compartir uber con otras personas para ir a mi entrenamiento,» dijo el cubano parado delante de la que es ahora su casa.

«Gracias a Dios – dijo con relación a su casa – paga completa. Gracias a todos los que me apoyan. Y para los celosos, que se jodan,» terminó diciendo.

Yordenis Ugas no lo mencionó en su post, pero fue el pitcher holguinero Aroldis Chapmann quien le prestó una ayuda monetaria no muy alta, pero suficiente para «permitirle respirar» a Ugas en sus comienzos.

Agobiado por el stress, y víctima de malas decisiones de los jueces, el cubano sufrió costosas derrotas que parecían decretar su fin dentro del cuadrilátero.

Apenas había conseguido como amateur un bronce olímpico, y luego de sus sucesivas derrotas en el boxeo profesional, nadie apostaba un centavo por su futuro.

Sin embargo, Yordenis Ugas dio una lección de oro para todos. No rendirse nunca.

El boxeador cubano, debido a su posición política ha sufrido hasta ataques racistas y ninguneos desde La Habana en los últimos meses. A eso también se ha sobrepuesto.

¡Disfruta, campeón, tu casa! Si alguien la merece, ese sin dudas eres tú.

¿Quieres reportar algo?

Envía tu información a: [email protected]

Lo más leído

Quizás te interese

Envíos a CUBA desde → $1.89 x LBENVÍA AQUÍ
+